(R)evolucionar el urbanismo para dar respuesta a los retos de las ciudades*

La complejidad de la realidad contemporánea nos lleva a repensar constantemente la manera en que hacemos las cosas. Utilizar nuevas formas de pensar para solucionar los problemas creados por las viejas formas de pensar. Por ello, para hacer evolucionar el pensamiento -y la práctica- muchas veces hay que salirse del marco (think out the box). Por lo tanto repensar la ciudad supone repensar el urbanismo.

En el caso del urbanismo, reproducimos las mismas lógicas operativas, cuando todo a nuestro alrededor nos dice que resulta necesario replantear la manera en que transformamos nuestras ciudades. Y es precisamente en este contexto donde proponemos la idea de planificación urbana integral. Un concepto que, más que cerrar, trata de ampliar nuestra mirada hacia las nuevas realidades que nos rodean.

De esa necesidad, la de dirigir la mirada hacia nuevas realidades para poder trabajar sobre ellas, surge la idea de escuchar y transformar. Una idea que se construye desde el diseño colaborativo, pero también desde esta visión integral de la que hablábamos antes, desde una perspectiva ecológica necesaria para afrontar los retos actuales y desde  las posibilidades que se abren las nuevas tecnologías vinculadas al análisis urbano. Ella define nuestra manera de entender la planificación y la innovación urbana. Es un desencadenante, una manera de mirar la práctica profesional y de entender los procesos de transformación de la ciudad que hemos ido construyendo a lo largo de diez años y en los proyectos que durante este tiempo hemos llevado a cabo.

Así los actuales retos que el desarrollo urbano sostenible ha de afrontar configuran un nuevo escenario en el que resulta necesario repensar los procedimientos e instrumentos utilizados hasta ahora. En los últimos años, desde Paisaje Transversal hemos ido desarrollando una labor teórica y práctica sobre nuevas formas de intervenir en la ciudad y el territorio desde la innovación. A través de esta conjugación entre reflexión crítica y acción propositiva hemos desarrollado diversos procesos de planificación urbana integral y participativa tanto a escala de barrio como a escala de ciudad, así como una metodología — Difusión, Colaboración, Proyecto Urbano (DCP)— y unas herramientas de trabajo —los Indicadores Participativos [InPar]— propias.

Hoy, 8 de noviembre de 2019, coincidiendo con el Día Mundial del Urbanismo, nos gustaría plantear algunas claves que nos permitan hacer evolucionar la disciplina para que pueda responder de manera eficaz y verdaderamente transformadora a los retos locales y globales a los que las ciudades se van a enfrentar en la próxima década.


El modelo de ciudad

Las ciudades que habitualmente nos resultan más atractivas suelen coincidir con aquellas que se han puesto unas metas y han trabajado para conseguirlas. Un esfuerzo que abarca por lo general varias décadas, y que constituye un trabajo colectivo en el que participan tanto los gobiernos locales —a lo largo de varias legislaturas— como la propia población, siempre bajo unos objetivos compartidos.

Pero, para ello, hacen falta nuevos instrumentos ágiles y eficaces, capaces de dar respuesta integrada a los retos ambientales, económicos y sociales, y estructurarlos a través de nuevos modelos de gobernabilidad que permitan definir y dar seguimiento a unos objetivos a largo plazo. A menudo, el desarrollo urbano ha tratado de realizar esta función a través del planeamiento general, pero los instrumentos existentes han dado claras muestras de incapacidad para afrontar la complejidad de los retos urbanos y, sobre todo, para prever la evolución futura. Unos procedimientos excesivamente rígidos y unos plazos de elaboración que hacen que, en muchas ocasiones y en momentos de cambio, los planes queden obsoletos antes incluso de su aprobación. 

Originalmente surgidos como instrumentos de planificación económica, los planes estratégicos nacen como respuesta en los años setenta a la profunda crisis en los países de Occidente y a los procesos de reconversión industrial. Sin embargo, durante este tiempo, la idea de la planificación estratégica se ha ido abriendo a modelos más integrales, capaces de dar respuesta a los diversos retos de las ciudades, establecer acciones para alcanzar los objetivos planteados y definir mecanismos de seguimiento y evaluación a largo plazo.

A través de estos modelos, ciudades tan dispares como Hamburgo, Seattle, Medellín, Copenhague, Curitiba o Bilbao demuestran lo efectiva que puede resultar a medio y largo plazo una buena planificación urbana, construida sobre la base de diagnósticos realistas, contando con la participación de un espectro amplio de agentes; capaz de definir objetivos y acciones a corto, medio y largo plazo y de establecer mecanismos de seguimiento y evaluación efectivos.

Estos modelos de actuación, estratégicos, resilientes y proactivos han demostrado su utilidad tanto a escala municipal como en entornos urbanos y barrios específicos. Se trata de un planteamiento metodológico que puede aplicarse a diferentes escalas, e incluso poniendo el foco en cuestiones específicas —la actividad económica, las zonas verdes, etc.—. Casos como el de Coin Street, situado en la ribera sur de la ciudad de Londres, que desde finales de la década de 1970, y canalizando el descontento vecinal, inicia un proceso de reconversión que dura hasta nuestros días, vertebrado a través de la constitución de la Coin St. Community Builders, una empresa social creada por los propios activistas.


Más acotados en el tiempo, pero igualmente con una voluntad de revitalización estratégica, la ciudad de Bruselas dispone, desde 1999, del programa Contrats de Quartier (‘contratos de distrito’), un instrumento operativo y de financiación que se genera como acuerdo entre la Administración regional y municipal y los habitantes del distrito con el que se elabora el llamado “contrato”, un plan de actuaciones durante varios años destinada a la mejora integral de estos ámbitos urbanos. Desde su lanzamiento, han intervenido en unos 15 distritos de la ciudad, con unas inversiones que oscilan entre los 25 y los 50 millones de euros por distrito, repartidos en periodos de unos cuatro o cinco años.


Implicación ciudadana, imprescindible

El caso de Contrats de Quartier es un ejemplo de la necesidad de generar instrumentos y mecanismos capaces de canalizar la participación de la población en los procesos de transformación y mejora urbana. En este sentido, no se conciben como espacios puntuales en los que la participación se limita a un cierto contraste de propuestas ya planteadas, sino como un elemento transversal a los procesos de análisis, planificación y transformación urbana.

Se trata, en definitiva, de generar canales de diálogo eficientes y sostenidos en el tiempo, y de implementar herramientas que permitan articular esta participación y garantizar su incidencia sobre las diferentes políticas urbanas.

Este es, sin duda, un nuevo escenario, al menos en España. Regenerar, renovar y rehabilitar (las famosas 3R) la ciudad consolidada implica atender a lo ya existente y a las necesidades de las personas que la habitan. Alejados del contexto en el que la generación de nueva ciudad era la tónica dominante, resulta difícil concebir que las transformaciones urbanas próximas puedan desarrollarse sin incorporar a las personas que le dan sentido.


Integral, interdepartamental, multiescalar

El diálogo necesario para garantizar el éxito de las estrategias urbanas tiene que darse también en otros sentidos. Si bien tenemos que trabajar en la incorporación de nuevos instrumentos de participación ciudadana más dinámicos, también es cierto que existe mucho trabajo por hacer dentro de la propia Administración. 

Atendiendo a la premisa de que una estrategia de ciudad debe plantear una visión integrada de los retos y problemas urbanos, resulta necesario actualizar los mecanismos de cooperación dentro de la propia Administración desde un doble eje: en primer lugar, una cooperación vertical, que podríamos llamar interadministrativa, relacionada con un nuevo enfoque de la gobernanza y coordinación multinivel —algo sobre lo que hablaremos más en detalle en el capítulo siguiente—, capaz de integrar las escalas local, regional y nacional; y, en segundo lugar, una coordinación horizontal basada en la cooperación intersectorial de los distintos departamentos y áreas que deberían disponer de espacios y procedimientos para el trabajo conjunto, tanto en la generación de diagnósticos y la definición de objetivos como, especialmente, en la implementación de proyectos y programas.

Si bien la participación de la ciudadanía resulta en cierto sentido más sencilla —depende fundamentalmente de la voluntad política y de ciertos recursos humanos y económicos—, la cooperación interdepartamental e intradministrativa resulta, por lo general, más compleja. A los conflictos sobre las competencias de cada administración y departamento administrativo,  se unen dinámicas de trabajo muy instauradas, en las que las áreas actúan de manera independiente, y solo rinden cuentas ante los responsables políticos, con lenguajes y códigos radicalmente diferentes.

Por eso, si en ocasiones se habla de la necesidad de una pedagogía para participar, también debería pensarse en mecanismos de capacitación dentro de las propias administraciones que permitan que las estrategias integrales se conciban y se implementen de manera verdaderamente integrada. En esta línea, la creación de grupos interdepartamentales (espacios operativos de trabajo en los que participa personal técnico de distintas áreas y departamentos de una Administración) que den seguimiento a los procesos de planificación, desde los diagnósticos iniciales hasta la ejecución final de las actuaciones y proyectos, resultan esenciales para garantizar una aproximación integral y una adecuada coordinación de los esfuerzos.


Lo táctico y lo estratégico

La planificación urbana integral, y la creación de modelos de desarrollo efectivos, es sin duda un trabajo a largo plazo. Los esfuerzos tienen muchas veces su retorno años después de iniciar el proceso de implementación, y requieren a menudo inversiones elevadas. 

Esto ha hecho que, en la coyuntura actual, hayan ido apareciendo nuevas formas de intervención, enmarcadas dentro de lo que ha venido en llamarse “urbanismo táctico”. Este concepto, surgido a principios de la década de 2010 —si bien existen ejemplos bastante anteriores—, ha puesto sobre la mesa una nueva manera de hacer, que permite acompasar el proceso de pensamiento con el de ejecución. Pensar, hacer, para volver a pensar. 

Sin embargo, estos modelos también abren otras cuestiones en relación con su grado de incidencia real sobre el desarrollo de la ciudad y hasta qué punto no se convierten, en momentos de escasez de recursos, en parches para tratar de arreglar problemas de mucha mayor envergadura. En este sentido, resulta importante pensar cómo este tipo de intervenciones pueden llegar a trascender la esfera de lo meramente táctico para instalarse o combinarse con una visión-estrategia global de ciudad. 

Los proyectos impulsados por Janette Sadik-Kahn, encargada del Departamento de Transporte de Nueva York, demuestran el potencial que un conjunto de intervenciones temporales y de bajo coste puede tener en el cambio del modelo de movilidad de toda una ciudad, haciéndolo más amable con ciclistas y peatones, y visibilizando, por su carácter temporal, la condición de testeo. 



Se llega así a la idea de prototipos, entendidos como dispositivos con los que interactuar, que sirven para comprobar su capacidad de ajuste a las necesidades y expectativas, y acompasar el proceso de planificación con las intervenciones físicas. Esto permite extraer conclusiones con el objetivo de adaptar y mejorar las intervenciones posteriores, y plantear las transformaciones urbanas como procesos iterativos guiados por la lógica del "beta permanente".


La década definitiva

La Humanidad tiene que afrontar importantes retos y problemáticas globales a lo largo de los próximos diez años, derivados principalmente de la grave crisis climática que padece el Planeta. Y en ella, como reza el cliché, las ciudades jugarán un papel decisivo. Así lo recogen los diferentes documentos internacionales (Agenda 2030, Nueva Agenda Urbana, etc.), que establecen, además, que esta década que está a punto de arrancar es crucial para consolidar un cambio de modelo urbano y de desarrollo. Seguramente, la última oportunidad que tenemos.

Pero para que las ciudades se conviertan en una palanca de cambio en esta lucha por la sostenibilidad y la subsistencia de  la especie Humana, es imprescindible que también modifiquemos radicalmente la manera como las diseñamos e intervenimos en ella.

Y para lograrlo, debemos (r)evolucionar el urbanismo hacia un escenario de mayor integralidad, democracia y sostenibilidad. En este texto hemos planteado algunas ideas que pueden conformar las bases de este necesario viraje. Ideas todas ellas que provienen una reflexión crítica elaborado durante más de diez años y una experiencia práctica de más de 100 proyectos. Y a través de toda esta trayectoria hemos llegado a una conclusión que la planificación urbana integral es una de las herramientas más poderosas para ese imprescindible cambio de paradigma y que, como ya hemos apuntado en otras ocasiones, otros urbanismo no solo es necesario, sino que es posible y es mejor.


Este texto ha sido extraído y adaptado según fragmentos de nuestro libro Escuchar y transformar la ciudad. Podéis conocer más detalles sobre sus contenidos y dónde adquirirlo aquí.



Sobre el Día Mundial del Urbanismo

Desde su primera edición en 1949, el Día Mundial del Urbanismo se celebra cada 8 de noviembre en más de 30 países de cuatro continentes. Fue promovido por el urbanista e ingeniero argentino Carlos Maria della Paolera (1890-1960) con la pretensión de que en todo el planeta se reconozca y promueva la importancia de la planificación en la creación de ciudades sustentables y sostenibles.

La cita constituye, además, una oportunidad para contemplar la planificación estratégica urbanística desde una perspectiva global, ya que su celebración apela a la conciencia de los ciudadanos y autoridades de todas las naciones. Igualmente, llama a fijar políticas gubernamentales enfocadas en el cuidado del medio ambiente por las consecuencias negativas que pueden generar en el desarrollo de ciudades y territorios.




No hay comentarios:

CONTENIDOS

#BancosAtocha #Churruca15 #cities4youth #createdestruct #DebatesUrbanos #DigitalMX #EgiaMapa #EnMedios #InnovaciónCiudadana #MásÁvila #Meetcommons #OlotMésB #OpenUrbanLab #P2PWikiSprint #PiensaSol #SEMGetxo #SmartcitizensCC #UrbanCommerce #Vota11plazas #Wikilovesmonuments 15M 17 ODS A Coruña AC Etsam Accesibilidad Activando Espacios Ada Colau Adam Majó Advocacy Planning AECID AGE Agenda 2030 Agenda Urbana Española Agora2015DSS Agricultura Agrupaciones de Arquitectos Urbanistas Airbnb Alcalá de Guadaíra Alcalá de Henares Alcobendas Aldea Digital Alfafar Alimentación Alquiler social Amara Berri Amasté Ambilly Análisis Análisis Urbano Andar Andrés Walliser Anillo verde Applied Aprendizaje Aprendizaje colectivo Aragón Aranjuez ArchDaily Arganzuela Arquia Arquia/Próxima arquitectespelpaisatge Arquitectura Arquitectura Bioclimática Arquitectura social Arquitecturas Colectivas Arte Arte Urbano ASA Assemble Astra Gernika Asturias Atenas Attac Autobarrios Autoconstrucción Autogestión Autonomía Autourbanismo Auzoetxe Avanti Avanti Ávila Baleares Barcelona Barrios Vivos Basurama BAT Benidorm Bernardo Gutiérrez Bernardo Secchi Bicicleta BiciMAD BID Bien común Bienal de Paisaje Rural Big Data Bilbao Biodiversidad biopolitica Bizkaia Blog Boa Mistura Bogotá Bolivia Bottom up Brasil Buen Vivir Burbuja Inmobiliaria Burgos C4C Calles Completas Cambio climático Cambio de época Camiños Seguros Canalejas Cañada Real CarpeVia Cartagena Cartas de Navegación Urbana CARTO Cartografías y Mapas Casa de Campo Castilla La Mancha Castilla y León Cataluña Cazorla CENTAC CentroCentro Centros Históricos Chamartín Circe City Making Cityfollowers Ciudad Ciudad 2.0 Ciudad compacta Ciudad Deseada Ciudad Discreta Ciudad Marca Ciudad Paramétrica ciudad real Ciudad sensible Ciudad Sostenible Ciudadanía digital ciudades Ciudades Emocionales Ciutat Orgànica CivicWise Club de Debates Urbanos COAM Cocreación Código Abierto Codiseño Cogestión Cohesión Social Cohousing ColaBoraBora Colectivos Colombia Comandante Tom Comercio Común Conama CONAMA 2012 Concursos Condiciones Metropolitanas Contemporáneas Conecta3 Conectividad Conferencias Congresos Consol Prados Contaminación Cooperación Internacional CooperaGava Copyleft Córdoba LUZe Corredores multifuncionales Covivienda Creando Redes Creatividad Social Crisis Crónicas Crowdfunding CSOA La Morada Cultura Cultura Libre Cumpleaños en el bloque Cunctatio Cursos y formación Daniel Ferrer DataViz David Prieto debate Debates Deep Learning Democracia desarrollismo Desarrollo Urbano Sostenible Descargas Desequilibrio Desigualdad Destrucción Creativa Día Mundial del Hábitat Diagnóstico Diamantina Dimas García Moreno Dinamización económica Diseño Diseño Cívico Diseño Colaborativo Diseño Urbano Diversificación DIY DMH2013 Do It Yourself Documentos Domenico di Siena Donostia DOT_Euskadi DPR Barcelona Ecología Ecología Urbana Economía Economía social Ecosistema cultural Ecuador Edificio España Edificios públicos vacíos Eduardo Mangada Eduardo Serrano Educación Educación Expandida EDUSI EDUSIOlot EDUSIZGZ Edward Soja Eficiencia energética Eginbook El campo de la cebada El Escorial El Paseo de Jane Empoderamiento Empresa English Enrique Bardají ensanche Entorno Natural Entrevistas EQUIciuDAD Equipo de Redacción Ergosfera Erin Johnson Escuchar y Transformar Escuchar y Transformar la ciudad Espacio Espacio Comunitario Espacio Público ESPACIOS Espacios de batalla Espalet España España Creativa España vaciada especio público Especulación Estados Unidos Estudio Ethel Baraona ETSAM Europa European Green Capital 2012 Euskadi Euskara Eva Morales Eventos Expediciones Experiencias Exposiciones Extremadura F3 Arquitectura Fab City de Barcelona Fab Lab Fabricación digital Federico Soriano Feminismo Financiación colectiva Fluxus Foro de las Ciudades Fotografía Francesco Careri Francia FRAVM Fuencarral-El Pardo Fuenlabrada Galicia Gavà GBCe Gehl Architects Género Gentrificación Geografía Georges Perec Gestión Comunitaria Gestión de residuos Getxo Gijón Girona Glocal Gobernanza Graffiti Graffitiaccion Grands Voisins GrowGreen GTR Guadalmedina H2020 Habitabilidad básica Habitat Hábitat III Habitat3 hACERIA Hangout HarineraZGZ Hécate Hécate Ingenieria Henri Lefebvre Herramientas Digitales Hipnopedia urbana Hipotecas Hiria Kolektiboa Holanda Huertos urbanos Huesca Iberoamérica Ibiza ICC Iconoclasistas Idensitat IGOP Imagina un Bulevar Improvistos Increasis Indicadores Indicadores Participativos Índice de Necesidades de Regeneración infodayES Infraestructura urbana Infraestructura verde Infraestructuras Inguru Innovación Innovación Ciudadana innovación social Innovación Urbana InPar INR Institucionalización INTA Integralidad Inteligencia Ciudadana Inteligencia Colectiva Interdepartamentalidad Intermediae Intermodalidad Internet Interseccionalidad Investigación Irekia Isabel Martin Ruíz Isla de calor Izaskun Chinchilla Jane Jacobs Javier Burón Javier Puldain Jazar Joan Subirats Jordi Borja Jornadas Jornet Llop Pastor José Fariña José María Ezquiaga José María Romero Juan Murillo Juanma Murua Juego Jueves de Churruca Julián Salas La Casa Invisible La Liminal La Paz Laboratorios Ciudadanos Laboratorios Ciudadanos Abiertos Laboratorios Urbanos Abiertos lacasinegra Lacol LAG_Euskadi LandLab Las Rozas Las Vegas Latinoamérica Lavapiés Lecturas Demoscópicas LeerMadrid Lefevbre Left Hand Rotation León 11 Lezama Lisboa Locales comerciales vacíos Logística Los Madriles Los Pirineos LOTP-CLM Luis Nadal Lurraldea2040 LurraldeBizia Madrid Madrid Think Tank Málaga Malasaña Manresa Manu Fernández Manuela Carmena Mapeo colectivo Mappe Marea Verde Marina Blázquez Mario Gaviria Matadero Madrid MCAS Medialab-Prado Medina de Pomar Medio Ambiente medios de comunicación Melilla Mercado de Legazpi MesVerdBenicalap Metodología Metodología DCP México Mi Ciudad AC2 Microurbanismo Mientras tanto Miguel Jaenicke MiraQueLindo Miriam García Modelo Productivo Montenoso Movilidad Movilidad urbana sostenible Mujeres Multidisciplinaridad Murcia Museo de los Desplazados n´UNDO Nación Rotonda Naciones Unidas Náquera Naquerant Espais Naturalización de la ciudad Navarra NBS Negociación Urbana Nociones Comunes Noticias Nueva Agenda Urbana Nueva York nuevosENCUENTROS Observatorio Ciudad 3R Observatorio Panamericano Ocio Okupación Olot Ontinyent ONU ONU Hábitat Open Data Open Government Open House Open Source Opensource Operación Chamartín Operación Madrid nuevo norte OPPTA Orba Ordenación del territorio Ordenanzas Oviedo P2P Paco Gómez Paco González PAH Paisaje Paisaje Transversal Paisaje Urbano PAM PAM! Amara Berri Papers57 París Parque Regional ParqueJH Participación Ciudadana Participación Digital Pasear Paseos Ciudadanos Paseos-Fuencarral Patio Maravillas Patrick Geddes Patrimonio Peatón PECAM Pedagogía Urbana Pedro Bravo PEICH Periferia Perspectiva integral Perú Peter Hall Philadelphia PIAM Piensa Madrid PIER Pierobon Pinto PintoPlanCiudad PKMN Pla Litoral Placemaking Planeamiento urbanístico Planeamiento urbano Planes de Barrio Planes estratégicos PlanHUCA Planificación Estratégica planificación territorial Planificación Urbana Planificación Urbana Integral Planur-e PLAYday PNU Políticas Urbanas POLURB 2015 Porfolio post-car city PostCarCity Postmetrópolis PPS Pradogrande Precariedad Premio Presupuestos Participativos Privatizaciones Procesos de Negociación Urbana Procesos Participativos Procomún Producción Psicología Ambiental PTP-Bilbao Publicaciones Puente de Vallecas Puerta del Sol Punt Sis Quito Rafael Mata Rafael Suárez Muñiz Ramiro Aznar Ramón López de Lucio Raphaël Besson Reactivación comercial Reciclaje Recife Red de Espacios Ciudadanos Red Viaria Redes reequilibrio territorial Referencias Reflexiones Regeneración Urbana Regeneración Urbana Integral Rehabilitación Rehabitat Renovación Renovación Integral resilencia Resiliencia Revista FUA Revitalización Comercial Revolución Urbana Rio Grande Rio Grande o diamante da cidade Rivas Vaciamadrid Rueda y Vega Arquitectos Rural Rusia Salud urbana Samir Awad San Blas Sant Miquel Sao Paulo Saskia Sassen SEGIB Segovia Seguridad Semana de la Arquitectura Semana Europea de la Movildad Sentient city Seres Urbanos Sevilla SIG Sigüenza Sindicato de Arquitectos Sinergia Sostenible Sistemas de Información Geográfica Sito Veracuz Smart cities Smartcitizens SmartcitizensMX SmartZGZ Sociología Soluciones Basadas en la Naturaleza Sophie Maes Sostenibilidad Sprawl Stakeholders State of Power Stepienybarno Stop Depredación Storify Streaming Superilles Tabakalera Taller de Casquería Talleres Talleres de trabajo Tecnalia tecnología TED TEDxMadrid Tenerife Terceros Lugares Terrassa Terrazas Territorio Tetuán Think Cities Think Commons TIC Todo por la Praxis Toledo Torrelodones Traficantes de Sueños Transdisciplinariedad TRANSFORMINGMADRID Tránsit Transporte Travesía Madrid Triball Triple Dimensión Trujillo Turismo Turismo Sostenible Turismofobia Turistificación TXT Espacio Público UCJC UEM UIMP undoestudio Unió de Cooperadors Universidad Universidad Complutense de Madrid Universidad Europea de Madrid UPM UPV URBACT Urban Networks Urban Sustainable Development Urbana URBANBAT Urbania ZH Urbanismo Urbanismo Adaptativo Urbanismo Colaborativo Urbanismo Emergente Urbanismo feminista Urbanismo Inclusivo Urbanismo P2P Urbanismo participativo Urbanismo social Urbanismo Táctico Urbanismo Verde URJC Vacíos Urbanos Valencia Valladolid Valldaura Self Sufficient Labs VdB Vecinos VIC Vídeos Villaverde Virgen de Begoña Visiting School Terrain Lab Visualización de datos Vitoria-Gasteiz Vivienda Viviendas vacías Vulnerabilidad Wayfinding WebPT Wikimedia Wikisprint WSB14 Yakarta Zaida Muxí Zaragoza Zaragoza Open City 2020 Zaramari ZAWP Zinc Shower Zuloark ZZZINC


Este blog funciona bajo una licencia Creative Commons Reconomiento-NoComercial 3.0
Desarrollado con Blogger por Paisaje Transversal