Los principios de la innovación urbana*

 Hace ya mucho tiempo que se viene hablando de nuevas prácticas y de una nueva forma de entender cómo debe ser la ciudad para que sea mejor, más sostenible, vivible e inclusiva. Estas prácticas han vivido un momento muy bueno de experimentación, donde han encontrado muchos escenarios para probar y comprobar teorías. Se trata de propuestas que nacen en contraposición al modelo urbanístico especulativo y expansivo que vivimos en décadas pasadas —auspiciado principalmente por la ley del suelo de 1997— y que tienen en la participación, la colaboración, la horizontalidad, la ecología, la perspectiva feminista y la utilización de las nuevas herramientas digitales sus principales rasgos diferenciadores.

Sería un pensamiento muy simplista pensar que el escenario de la posburbuja del ladrillo ha sido el único partícipe de este cambio de mentalidad, ya que previamente se encuentran grandes referencias de las que hay que tomar buena nota para empezar a hablar de ‘nuevo urbanismo’. Pero el objetivo de este post no es hacer un recopilatorio; es demostrar que es sumergirse en otras formas de hacer ciudad no es solo interesante, sino que cada vez es más necesario: la crisis climática, la concentración inevitable de la población en núcleos urbanos, la tensión en la convivencia, la contaminación atmosférica, sonora y lumínica, los problemas de movilidad, la desigualdad en aumento, las dificultades de acceso a la vivienda, la inseguridad, la consciencia de que distintos colectivos subalternos quedaron fuera de las políticas urbanas, etc. 

Urbanismo para un presente en crisis permanente*

En un momento histórico marcado por las crisis –económica, social, energética, política, ecológica–  en las que vivimos inmersos, surge la necesidad de hacer frente a los problemas desde una perspectiva optimista y constructiva, tomándolos como una oportunidad para subvertir los antiguos paradigmas que nos han llevado a esta situación. ¿Cómo nos preparamos para afrontar los retos urbanos de este presente en crisis permanente? 

A nuevos tiempos, nuevas estrategias, pensamos desde Paisaje Transversal. Nuestra labor es plantear nuevas estrategias profesionales estrechamente ligadas y permeables a todas las lógicas sociales y tecnológicas que están definiendo este siglo XXI. Este nuevo escenario en el que nos toca vivir requiere no solo de nuevas herramientas, sino de un profundo cambio en las estructuras de pensamiento. No podemos afrontar los grandes desafíos actuales con esquemas mentales y metodologías de trabajo del siglo XX.