Calles Completas: Cuestionando la jerarquía en el espacio público

Son muchas y muy relevantes las voces que reclaman una planificación urbana más sostenible, humana y amable con las personas. Una manera de diseñar la ciudad en la que los recursos sean gestionados de manera eficiente, que gane calidad de vida para sus habitantes y que el espacio público sea equitativo para que cada persona se sienta integrada y segura en él. Si cada uno de nosotros nos paramos ahora mismo a pensar cuáles de estos requisitos se cumplen en la ciudad en la que vivimos, seguramente la respuesta sea muy negativa. Si atendemos a las problemáticas urbanas que más preocupan en la actualidad, además del impacto del turismo, podemos hablar de la contaminación, de la forma de movernos por la ciudad y de las actividades que podemos realizar al aire libre en nuestras urbes. Pero hay mucho más. 

Pero si salimos de las urgencias y miramos quién tiene espacio en las calles y quién no acabamos por ver que todo está interrelacionado. Desde hace décadas, las calles de las ciudades están pensadas para los vehículos a motor y eso hace que muchas vías ‘expulsen’ de manera tácita otras formas de movilidad –bicicletas, patinetes, peatones- e incluso a determinadas personas –ancianos, niños, personas con movilidad reducida-. Los porcentajes son abrumadores: actualmente se destina el 70% del suelo a un medios de transporte que solo lleva al 40% de los pasajeros (los coches), ¿es esto racional? ¿Por qué las plazas de antaño destinadas al paseo de los vecinos se han reducido a meras rotondas para coches? Si queremos cambiar la jerarquía de los coches sobre las personas es hora de hablar de Calles Completas


Propuestas y lecturas transversales para refrescar el verano

Comienza agosto y con él, para mucha gente y para nuestra oficina, llegan las vacaciones. Y en estos días de asueto nada como relajarse en la tumbona a orillas del mar o haciendo vivac en un ibón y, de paso, aprovechar para retomar todas aquellas lecturas pendientes que nuestro ajetreado día a día no nos deja disfrutar. Por eso, desde Paisaje Transversal –antes de tomarnos un merecido respiro hasta septiembre para recobrar fuerzas-  nos gustaría hacer balance de lo que han dado de sí estos últimos meses y recomendaros una serie de textos para amenizaros el verano. 

El curso 2017-2018 ha estado marcado por una intensa actividad en forma de proyectos, conferencias y publicaciones. Gracias a ella que hemos podido visitar buena parte de España y algunas capitales europeas. Así, a lo largo del último año hemos podido escuchar y transformar barrios y espacios públicos de ciudades como Olot, Torrelodones, Ávila, Donostia, Gavà y Viladecans. Además hemos participado en reuniones y conferencias internacionales en diferentes rincones de Europa. Y, cómo no, también ha habido ocasión de celebrar nuestro decimoprimer aniversario.