Conviene derogar la norma de las tres alturas

por Ramón López de Lucio



Extraños compañeros de cama: el PP de Esperanza Aguirre, aliado con la Plataforma por el Derecho a la Ciudad (Asociaciones de Vecinos) y con Ecologistas en Acción para mantener el arbitrario tope de 3 alturas en todos los nuevos desarrollos urbanísticos de la región.

Frente a esta extraña coalición los representantes en la Asamblea de Madrid de Ciudadanos, el PP de Cristina Cifuentes, el PSOE y Podemos pretenden derogar esa restricción generalizada que quisiera un paisaje uniforme de unifamiliares, adosados y bloquecitos de 3 plantas en medio de verdes urbanizaciones privadas. Vamos, el desideratum de cualquier postura que abogue por la compacidad, el ahorro de suelo y la sostenibilidad...


Lo que oculta este posicionamiento de vecinos y ecologistas es el apoyo a la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que paralizó algunos importantes y conflictivos desarrollos urbanos (operaciones como Mahou-Calderón, Chamartín o Campamento) basándose precisamente en esa normativa de las 3 alturas.

Con independencia del debate que pueda y deba producirse en torno a cada una de esas importantes actuaciones, lo que no es de recibo es que desde posiciones pretendidamente progresistas se quiera perpetuar una norma general tan atrabiliaria y contraproducente. Lo que no quiere decir que en determinados lugares de la ciudad o enclaves del territorio (pequeños núcleos rurales, etc) las ordenanzas municipales no deban imponer esa o similares restricciones.

¿Qué de malo tiene que al pie de la estación de Chamartín o de otros lugares de acesibilidad privilegiada en transporte público puedan aparecer edificios altos de oficinas o de apartamentos? ¿Cuál es el problema para que en los solares de la desaparecida fábrica de Mahou se configure una manzana con alturas de 6, 8 o alguna planta más? ¿O que frente al río surjan dos torres que permitan liberar suelo para prolongar el nuevo parque de Madrid-Río?

Debatamos con serenidad esos temas, mejoremos las propuestas iniciales, corrijamos los problemas puntuales que puedan detectarse, sí, pero no caigamos en argumentaciones facilonas cuando no directamente retardatarias. Y tratemos de convencer a los que las proponen de buena fe de sus negativas repercusiones.



Ramón López de Lucio es arquitecto-urbanista, catedrático de Planeamiento Urbanístico en la E.T.S. de Arquitectura de Madrid. Cuenta con una extensa práctica profesional en los terrenos del planeamiento y el diseño urbano en Madrid, Galicia y País Vasco, siendo  autor de numerosas publicaciones sobre Urbanismo.

Puedes consultar todos los artículos escritos por Ramón López de Lucio en el blog de Paisaje Transversal haciendo clic aquí.



Créditos de las imágenes:
Imagen 01: Urbanización en Las Vegas (fuente: National Geographic)

3 comentarios:

  1. Lo primero que tendría que hacer el autor de este articulo es enterarse bien de que va el Proyecto Mahou-Vicente Calderón y luego ver lo que opinan los vecinos sobre el mismo y las alternativas que planteamos desde las Asociaciones de Vecinos y mas concretamente La Asociación de Vecinos Pasillo Verde-Imperial, que está afectada en todo en ámbito que ocupa dicho proyecto.
    Nuestro correo electrónico es avpasilloverde-imperial@gmail.com

    Atentamente

    AV Pasillo Verde-Imperial

    ResponderEliminar
  2. Hola Antonio:

    Muchas gracias por tu comentario. Creemos que Ramón conoce el Proyecto Mahou-Calderón, y entendemos que su crítica a las tres alturas no supone el apoyo a dicha operación. No obstante le hacemos llegar tu comentario por si quiere responderte.

    Por otra parte, te recomendamos una par de artículos de otros autores que hemos publicado sobre el tema que pueden resultaros interesantes:

    Sobre las tres alturas:
    Ciudadanos y las cuatro alturas: ¿Jugando al LEGO o al Monopoly?. Por Francisco López Groh
    http://www.paisajetransversal.org/2015/11/Ciudadanos-y-las-cuatro-alturas-jugando-al-Lego-o-al-Monopoly-Paco-Lopez-Groh-ley-tres-alturas-comunidad-Madrid.html

    Sobre la Operación Mahou-Calderón:
    Operación Mahou-Calderón: de la destrucción creativa al reciclaje urbano innovador
    Por Emanuele Pierobon
    http://www.paisajetransversal.org/2015/06/operacion-mahou-calderon-especulacion-reciclaje-urbano-innovacion-Madrid-Emmanuele-Pierobon.html

    ResponderEliminar
  3. Evidentemente no me cabe ninguna duda del conocimiento de Ramón sobre las operaciones proyectadas o pretendidas en la Comunidad de Madrid, otra cosa es respecto a las consideraciones que hace sobre la supererogación del artículo legislativo que prohibía edificar, salvo excepciones, por encima de las tres alturas.
    Evidentemente fue un absoluto despropósito la modificación que Esperanza Aguirre introdujo en la ya mala Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid, prohibiendo edificar, de forma uniforme, por encima de tres alturas, en un supuesto "urbanismo de escala humana", una prohibición que intentaba paralizar determinados desarrollos que afectaban, o podían afectar a terrenos relacionados con ella o su familia.
    Pero un despropósito no se corrige con otro.
    Se estaba realizando un trabajo de intentar los consensos necesarios para llegar a acordar una Ley del Suelo de Madrid lo mas aceptada posible, estudio que partió de la premisa de no tomar atajos y no hacer modificaciones parciales que siguieran agujereando la actual Ley, pero Ciudadanos atendiendo a intereses de algunos, no de todos, planteó no solo la eliminación de esa prohibición, sino ademas una Disposición Adicional que intenta parar las sucesivas sentencias judiciales que paralizan operaciones como la de Mahou-Calderón y que hacen peligrar ciertamente la Operación Chamartin, renombrada como Castellana Norte.
    Desde 2007, momento de introducir la prohibición, hasta aquí se han realizado muchas mas modificaciones que una vez se da marcha atrás con lo de las alturas suponen un desproposito absoluto, como el limitar las cesiones para dotaciones y servicios a la ciudad (calles colegios, centros de salud, zonas verdes,...) a solo 30 metros cuadrados por cada 100 de edificabilidad, con la posibilidad de rebajarlos a 15 si se ponen zonas verdes en los interiores de las urbanizaciones, o la disminución de la proporción de edificabilidad que hay que destinar a viviendas para las familias con mayores problemas para acceder a ellas, por poner solo dos ejemplos de modificaciones que se realizaron para compensar a los promotores por ese urbanismo expansivo.
    Por ello totalmente de acuerdo con que se elimine la prohibición de edificar por encima de las tres alturas, pero corrigiendo lo que se ha hecho desde entonces volviendo a un equilibrio entre lo público y lo privado en los nuevos desarrollos, como han planteado el PSOE y Podemos en la Asamblea de Madrid.

    ResponderEliminar