Feliz Día Mundial del Urbanismo

Este domingo 8 de noviembre se celebra el Día Mundial del Urbanismo, impulsado por el ingeniero y catedrático argentino Carlos della Paolera y declarado oficial en 1949 por la Organización de las Naciones Unidas.

Esta fecha, celebrada en más de treinta países a lo largo de cuatro continentes, aboga por la planificación de comunidades sostenibles intentando concienciar a la sociedad de la necesidad de mantener en equilibrio entre el desarrollo de las ciudades modernas y la naturaleza.


El urbanismo es un conjunto de disciplinas, tanto técnicas como sociales, que tiene como objeto resolver la problemática de las ciudades, la población y el territorio a través de distintos enfoques y escalas.

Desde nuestra perspectiva entendemos que una ciudad es considerada sostenible cuando deja de construir, mira hacia su interior y reutiliza los edificios vacíos, identifica y resuelve los problemas de los barrios gracias a las opiniones de su tejido vecinal y otorga a sus espacios públicos más funciones. Hoy en día, muchas ciudades españolas no cumplen con estos requisitos.

Por lo tanto, desde Paisaje Transversal respaldamos la iniciativa, pues entendemos que en el presente ha de potenciarse un nuevo modo de «hacer ciudad» que sustituya a sistemas arcaicos y nocivos, adecuándose a los cambios y necesidades actuales de la sociedad incrementando la calidad de vida de los habitantes a la par que minimizando el impacto sobre el medio ambiente. Y uno de los pasos fundamentales en este proceso es acercar a la propia ciudadanía al urbanismo e implicarles en el mismo junto a los agentes técnicos, potenciando las labores de innovación, difusión y participación mediante una metodología replicable, transparente, precisa y veraz.

En definitiva, necesitamos recuperar la propia esencia del urbanismo, de la disciplina pero también de la propia palabra. Ese término que han pervertido las malas praxis basadas en el tráfico de influencias y la avaricia de gobernantes y promotores. Frente a esa realidad, causante de tantos males y enfermedades de nuestra sociedad y nuestro territorio, en los últimos tiempos nos ha dado por inventarnos adjetivaciones: urbanismo social, urbanismo participativo, urbanismo bottom-up, urbanismo táctico, etc. Incluso hemos discutido sobre qué adjetivo era más adecuado (gracias MonoD y Pla Estel, por alimentar el debate en redes). Como si con ello pudiéramos cambiar la propia disciplina, desvincularla de toda esa capa de podredumbre con la que la han cubierto aquellas élites que han llevado el Estado de Bienestar a la quiebra.

Pero ya basta. Basta de epítetos. No dejemos que nos arrebaten las palabras. Hablemos de urbanismo a secas. Recobremos su verdadero sentido e instalemos su definición como un instrumento capaz de «hacer ciudad en términos de igualdad».

Por eso, una fecha como hoy supone una inmejorable oportunidad para promover un planeamiento urbano más social y ecológico. Un momento en el que reivindicar que el urbanismo deje de ser una práctica ligada a la especulación y la corrupción, y se convierta en un sinónimo de construcción colectiva y mejora del hábitat urbano.

Porque el urbanismo es hoy en día más necesario que nunca.


Ejemplos de urbanismo

En Paisaje Transversal estamos trabajando actualmente en distintos proyectos que promueven la sostenibilidad en la ciudad. Sirvan de ejemplos Harinera (Zaragoza), la antigua fábrica de harina que en septiembre abrió sus puertas como centro cultural; el proyecto ParqueJH (Madrid), donde los ciudadanos y el ayuntamiento de Torrelodones decidirán nuevos usos para diseñar el espacio público; o el proyecto de regeneración urbana del barrio Virgen de Begoña (Madrid), donde ayuntamiento y tejido vecinal han identificado los problemas y juntos pondrán en marcha las soluciones de forma participativa. 

Encuentro de #LosMadriles sobre urbanismo vecinal

El próximo 11 de noviembre a las 19.00 se celebrará en Matadero Madrid el encuentro Urbanismo Vecinal, dentro del proyecto Los Madriles, coordinado por Paisaje Transversal y donde representantes públicos, académicos y vecinales debatirán sobre la importancia de la regeneración urbana como herramienta para impulsar la sostenibilidad en la ciudad.



Créditos de las imágenes:
Imagen 01: Estudio sobre el plano de Madrid centro (fuente: Paisaje Transversal)

4 comentarios:

  1. Para muchos la palabra urbanismo sigue vinculada a las grandes intervenciones, de diseño, de construcción, etc... estructuradas. Tanto a las del s.XIX, como a las del desmán, la especulación, etc. Pero ese término no es capaz de albergar la miríada de nuevas formas de hacer. Estos nuevos "urbanismos" adjetivados conviven con el otro urbanismo (el expansivo y con mucha frecuencia, especulador).
    Además, están los arquitectos como parte del problema, que continúan situándose como únicos interlocutores capaces de gobernar el urbanismo. Desde la lógica urbanocéntrica, como si sólo existiesen ciudad y naturaleza. Un país es en escasa proporción ciudad o espacio natural. Lo híbrido lo plaga todo, y en esas áreas la ordenación debiera sí, reivindicarse. ¿Cuántos mecanismos legales/normativos no existen para regular, facilitar, dar cobertura a los desarrollos urbanísticos y/o edificatorios? Sin embargo... ¿cuántos instrumentos existen para reordenar las espacios abiertos? Ya sean naturales (raros y apartados) o productivos (activos o en desuso).
    Es necesario bajar al urbanismo del pedestal en el que se le colocó, para dejar nuevo espacio también a la ordenación, imprescindible para volver a ligar los diferentes elementos que componen el territorio. Hablar de ordenación y por lo tanto de territorio, (pienso que) permite llevar a cabo una actividad más honesta. Todo depende del lugar en donde coloquemos los límites de la ciudad.

    ResponderEliminar
  2. No sé por qué el urbanismo se ha identificado con suelo urbanizable o capacidad de crecimiento de un lugar... Cuando debemos recuperar el urbanismo que ordena y renueva la ciudad existente, debe responder a las necesidades de un territorio. Feliz día del urbanismo!

    ResponderEliminar
  3. Hola Rurban:

    Muchas gracias por tu comentario, desde luego coincidimos con tu análisis. Lo que no sabemos es si se trata de bajar el urbanismo del "pedestal" o recuperar sus esencia como instrumento para la mejora de los entonrnos urbanos y la calidad de vida de los habitantes a través de mecanismos de compensación y equidistribución de los recursos urbanos (equipamientos, vivienda social, comercio, etc.). El urbanismo nace con una componenente social que lamentablemente ha ido perdiendo por las malas praxis asociadas a la especulación y e

    Otra cuestión es la ordenación del territorio. Lamentablemente existe muy poco cultura territorial en España. Salvo excepciones como las del País Vasco (la región que más y mejor ha ordenado el territorio, aunque con margen de mejora también, nadie es perfecto) y Cataluña, el resto de regiones la ordenación del territorio ha sido en muchas ocasiones un mero trámite y muchas veces ha servido para justificar salvajadas. Aunque en eso también hay excepciones como los Planes de Ordenación del LItoral de Cantabria y Galicia.

    En gran medida una de las grandes causas sea por una parte, la falta de una carrera específica en urbanismo (como sí la hay en otros países con más cultura urbana y territorial como Francia u Holanda) y, como dices, la preponderancia de la visión arquitectónica sobre la misma que ha anulado generalmente cualquier acercamiento transversal.

    También la escaso impulso de participación e implicación de la ciudadanía es uno de lo gravámenes, es el único mecanismo capaz de transformar las relaciones de poder en el proyecto urbano y permitir construir ciudad en términos de igualdad, que diría MonoD ;)

    ResponderEliminar
  4. Gracias Unknown por tu comentario :) Totalmente de acuerdo con él!!!

    ResponderEliminar