Urbanoporosis: arte geográfico al servicio de un proyecto local

Por (Sa)badall  (@sabadall)

Podemos acordar que el arte, entre otras muchas cosas y funciones, es una nueva mirada hacia el mundo, ya sea porque lo recrea o porque descubre aspectos de él que permanecían velados. El proyecto  Urbanoporosis (1) crea y descubre un mundo a partes iguales. Lo que sigue a continuación es un esfuerzo para dar a conocer nuestro trabajo siguiendo siempre una misma idea: que el imaginario que aparece es, al mismo tiempo, un paisaje urbano inédito (el paisaje modelado y construido por la fotografía), y un mundo que lo precede, ese mundo negado por las autoridades políticas y que, por eso mismo, de autoridad poco o nada les queda. Un paisaje de vacíos, ruinas y silencios; un espacio fisurado o, más bien, poroso.

De ahí el nombre del proyecto: Urbanoporosis. Porqué la ciudad, como mínimo nuestra ciudad, Sabadell, pierde densidad física, su masa arquitectónica se deteriora, se debilita. Hoy sabemos que las palabras importan; por eso es interesante dar forma a las expresiones, crear conceptos nuevos, inventar metáforas. Esto nos puede ayudar a redefinir la realidad, es decir, crear un marco común desde el cual identificar procesos urbanos originales. Con este objetivo, el colectivo (Sa)badall, formado por una fotógrafa, Berta Tiana, y dos geógrafos, Maties Serrcanat y Bernat Lladó, nos pusimos a trabajar o, lo que es lo mismo, a andar. 

En efecto, nuestro proyecto empieza por los pies. ¿Qué es lo mejor que pueden hacer los ciudadanos de una ciudad para conocerla, si no patear su ciudad? ¿Qué deberían hacer los geógrafos para comprender una ciudad, si no explorar sus calles y sus barrios? Luego vendrán todas las justificaciones teóricas que se quieran, desde los Situacionistas hasta el grupo Stalker: andar, hoy, forma parte de la institución artística (1).

Claro, como ahora todo el mundo va en coche, caminar tiene valor en el mercado del arte, es decir, es excepcional. En cualquier caso, el colectivo sale a deambular, siguiendo aquella máxima de La Cecla: “no diré que andar sea pensar con los pies, pero si que da pie a pensar”; y nos damos cuenta de la multiplicación de espacios vacíos, inutilizados, a medio construir o a medio derribar (2). Decidimos fotografiar esos espacios. No en vano la historia de las relaciones entre fotografía, paisaje y geografía vienen de lejos; como si la fotografía fuera un campo natural para el estudio del paisaje y la geografía. El mismo Alexander von Humboldt, considerado por muchos el primer geógrafo moderno, además de introducir el concepto de paisaje, promocionó el arte fotográfico en distintas expediciones como instrumento de conocimiento (3).

Después de un tiempo de explorar y documentar los espacios de la urbanoporosis, se nos presentó la posibilidad de recoger y exponer la idea y el material en la sede de la Alliance Française de Sabadell, una institución educativa y cultural de la ciudad. Salió de un encuentro con su director, Sébastien Bauer, justamente en el bar ubicado en el interior de la misma escuela. De la relevancia de estos hechos íntimamente locales hemos querido hablar en el contexto de un seminario titulado, precisamente,  “Redescobrir el paisatge des del món local” organizado por el Observatori del Paisatge de Catalunya. ¿Qué hay de más local que los encuentros y desencuentros que se dan en un bar, auténtico teatro del mundo cotidiano de las ciudades?

En los bares también se descubren los paisajes, se construye el mundo local y se organiza la sociedad civil que son, en fin, los tres campos semánticos del seminario. El proyecto Urbanoporosi es un “producto local” (nace de una pregunta sobre la ciudad: ¿qué pasa con estos paisajes?, y termina con un libro totalmente made in Sabadell). Además, emerge de la sociedad civil: nadie nos representa, tampoco representamos a nadie. Con estas premisas decimos que lo nuestro es arte geográfico, que es seguramente la expresión más sencilla para definir con pocas palabras lo que hace nuestro colectivo. Aunque también es cierto que la topocrítica de Nicolas Bourriaud o el arte contextual de Paul Ardenne se acercan muchísimo a nuestro trabajo: crítica urbana, uso de cartografías, creación de un contexto, articulación de un entorno, etc.(4)
La dimensión artística tiene, en nuestro caso, una doble lectura (complementaria y contradictoria al mismo tiempo): como discurso político por una parte; como función poética, por otra. El arte geográfico que proponemos bien podría hacer el papel que Luc Boltanski, el sociólogo del nuevo espíritu del capitalismo, atribuía a los viejos partidos políticos de izquierdas: “socializar el sentimiento de que la realidad es inaceptable”, poner de relieve realidades urbanas inadmisibles, exponer públicamente un paisaje intolerable (5). Pero para que un discurso crítico sea admitido  y expuesto debe, al mismo tiempo, buscar otra legitimidad: en este caso, su valor artístico

Dicho de otro modo: además de un contenido, incluso de una ética, el arte geográfico debe tener cierta forma, una estética. Urbanoporosis muestra y construye un paisaje simultáneamente. Como diría Alain Roger, artializa in visu un paisaje desconocido, olvidado, negado, silenciado; es decir: construye mediante el trabajo de las imágenes una mirada “desenfocada” de la ciudad de Sabadell: sus locales comerciales vacíos, sus grandes estructuras paralizadas por el exceso especulativo o sus casas tapiadas a la espera de los-tiempos-mejores-que-vendrán (6).


La fotografía y la cartografía son, en este sentido, dispositivos visuales que pueden cumplir perfectamente esta doble función. En la medida que social y culturalmente se les atribuye un valor documental (aquello que representan, alguna vez estuvo ahí; su referente precede a la representación), por una parte; pero al mismo tiempo también comparten muchas características de orden estético (punto de vista, selección informativa, cualidades formales, colorido, marco, etc.). El valor ambivalente de la imagen fotográfica y la representación geográfica hace que sean dos medios idóneos no solo para describir la realidad urbana presente sino para proyectar, es decir, imaginar hacia adelante, el futuro de nuestra ciudad.

Urbanoporosis quiere formar parte de este proyecto desde la libertad, no en el sentido moderno y cristiano de la palabra (como voluntad individual), sino con el significado que tenía para Platón y Aristóteles: ser libre es participar en el debate público, en la construcción colectiva de la ciudad.





El colectivo (Sa)badall, formado por Berta Tiana, Bernat Lladó y Maties Serracant, pretende ser mucho más que la suma de tres individualidades. Proviniendo de campos y prácticas diversas, se agrupan con voluntad transdisciplinar, poniendo en común saberes y experiencias inéditas. Licenciados, autodidactas y testarudos: consultores, freelance o transeúntes, los miembros del grupo son esto y mucho más: ciudadanos o peatones, habitantes de una ciudad.

Este texto corresponde a la presentación del proyecto Urbanoporosis, del colectivo (Sa)badall, realizada en el Seminario Internacional “Redescobrir el paisatge des del món local”, durante los días 26 y 27 de setiembre en Olot (La Garrotxa, Catalunya). El seminario, organizado por el Observatori del Paisatge, constaba de dos bloques: el primero, titulado “Eines i iniciatives de planificació i gestió del paisatge en l'àmbit local”; el segundo, “La societat civil com a impulsora i catalitzadora d'iniciatives i projectes”. La presentación de (Sa)badall estaba incluida dentro del segundo. 


(1) CARERI, Francesco: Walkscape. El andar como práctica estética. Barcelona: Gustavo Gili, 2013.

(2) LA CECLA, Franco: “Caminant, hi ha camí i mapa”, en Barcelona Metròpolis, nº73, 2008, p. 24-26.

(3) PUDELKO, Kerstin: “Alexander von Humboldt y los inicios de la fotografia. Entrevista de Kerstin Pudelko con Hanno Beck”, en Humboldt/Goethe-Institut, nº98, 1989, p. 94-95

(4) ARDENNE,Paul: Un arte contextual. Creación artística en medo urbano, en situación, de intervención, de participación. 2006. Murcia; BOURRIAUD, Nicolas: “Topocrítica. El arte contemporáneo y la investigación geográfica”, en VV. AA., Heterocronías. Tiempo, arte y arqueologías del presente. Murcia: Cendeac, 2008, p. 17-34.

(5) BOLTANSKI, Luc: “La rebeldía no es un placer solitario”, en Viento Sur, nº103, 2009, p. 5-16.

(6) ROGER, Alain: Breve tratado del paisaje. Madrid: Biblioteca Nueva, 2007. 




Créditos de las imágenes
Imágen 01: Urbanoporosis (fuente: (Sa)badall)
Imágen 02: Urbanoporosis (fuente: (Sa)badall)
Imágen 03: Urbanoporosis (fuente: (Sa)badall)
Imágen 04: Urbanoporosis (fuente: (Sa)badall)

No hay comentarios: