A vueltas con la gentrificación

Por Emanuele «Piero» Pierobon




El propósito de este artículo es mover algunas críticas a la retórica que se suele emplear para denunciar el fenómeno de la gentrificación cómo uno de los principales problemas de la ciudad contemporánea. Las reflexiones propuestas surgen de la participación a varios debates sobre el tema que se han desarrollado en ámbitos muy diversos, del académico al vecinal. Se cree que el discurso predominante de critica a la gentrificación adolece de algunos malos entendidos tanto en su diagnostico cómo en su propuesta. Ello hace que las iniciativas que se en ocasiones se plantean para contrastar la gentrificación puedan llagar a ser contraproducentes y paradójicas.

Quien escribe estas notas comparte la idea de que la gentrificación es una amenaza para la supervivencia de la ciudad como lugar plural, diverso e inclusivo, pero también propone complementar el principio del derecho a la ciudad de Lefevre con una instancia de responsabilidad del ciudadano: la idea de un «deber hacia la ciudad», no siempre explicito en el discurso progresista. Por otro lado,  parece claro que la gentrificación es un fenómeno propio de un sistema capitalista. Mientras no se pueda abolir este último, el poder público debería por lo menos imponer reglas de juego capaces de mitigar los efectos más odiosos de la gentrificación, como la expulsión de población y la banalización del espacio urbano.


Sin embargo a  menudo es la propia acción institucional la iniciadora de procesos gentrificadores. Son ejemplo de ello tanto algunos programas de recualificación de cascos históricos o periferias, como la organización de grandes eventos lúdicos o deportivos como olimpiadas y expos.

Es opinión de quien escribe que, cuando el ciudadano es abandonado a su suerte por los poderes que deberían defenderlo de la gentrificación, tiene todo el derecho a luchar para preservar su espacio urbano. La cuestión es cómo conseguir hacerlo eficazmente y sin infligir la ley. La reflexión que aquí se propone tampoco tiene una respuesta a este dilema. Su objetivo, bastante más modesto, es prevenir a los activistas contra la gentrificación sobre algunos errores frecuentes en una cierta conceptualización del problema para evitar iniciativas que se puedan revelar perversas. 

La primera crítica mira a las consecuencias de una lectura dicotómica de la gentrificación, por la cual se tiende a una separación artificiosa entre buenos y malos. Los colores grises y las ambigüedades, sobre todo las propias, suelen ser omitidos de la narración. Los buenos están dentro (del barrio) defendiéndose, mientras que los  malos están fuera, sitiando. Por defecto, entre los buenos se tiende a incluir acríticamente a la llamada población autóctona.

Sin embargo, se detectan varias incongruencias en este argumento. Ante todo, la ciudad  es el lugar del intercambio, de la mezcla continua, de la yuxtaposición de clases, razas, culturas… ¿Hasta qué punto tiene sentido ensalzar lo autóctono y lo inamovible? Y, si se hace, hasta que generación es preciso remontarse para dar con los auténticos depositarios del derecho al espacio? En la ciudad, autóctono sería en todo caso todo aquello que consiga quedarse lo suficiente como para dejar un legado, a veces a costa de otro anterior.

Luego, aún admitiendo lo autóctono como categoría relevante para un discurso en contra de la gentrificación, todavía es preciso cuestionarse acerca de su supuesta bondad intrínseca. ¿Qué pensar por ejemplo de una familia muy asentada en un determinado barrio, pero con una larga tradición de delincuencia? Aquí es donde lo autóctono no parece ser un argumento suficiente. El debate suscitado recientemente por el Toro de la Vega ha planteado un dilema en cierto modo parecido: ¿es lo tradicional intrínsecamente bueno y legitimo? Parecería que no. 


En tercer lugar, la cohesión interna del barrio contra la gentrificación tampoco puede darse siempre por descontada; los supuestos asaltados no necesariamente son portadores de los mismos intereses y algunos pueden estar deseosos de ser «asaltados». En ocasiones son precisamente los más arraigados, como la población anciana, aquellos que ven con mayor favor determinadas acciones de transformación y mejora que pueden enmascarar en realidad otros fines especulativos. Y cabe comprenderles: por ejemplo, situaciones de infravivienda y hacinamiento, que pueden tener cómo efecto global una depresión o moderación de los valores inmobiliarios, no son nada agradables cuando toque vivirlas de muy cerca, compartiendo con ellas el mismo rellano.
 
La segunda crítica se centra en el hecho de que a menudo, en los discursos en contra de la gentrificación, se menciona a la clase obrera. Este frecuente guiño a la lucha de clase marxista se produce tal vez con la intención de fortalecer la narración de la gentrificación: en la competición por la centralidad los descendientes del proletariado, legítimos moradores del barrio,  son desplazados por la llegada de las avanzadillas rampantes de la nueva burguesía. Desde luego, la gentrificación implica una lucha de clases (o quizás la derrota de unas frente a  otras), pero esta no es necesariamente una prerrogativa de los barrios obreros.  Puede tener lugar también en barrios previamente burgueses luego caídos en desgracia (con llegada por tanto de una población más pobre), y finalmente devueltos a su antiguo esplendor (burgués), como parecería ser el caso del barrio de Chueca, en el centro de Madrid, que no surgió cómo un entorno obrero.

En cualquier caso el mismo concepto de clase obrera, si empleado como argumento de peso,  debería ser objeto de mayor reflexión y actualización. Cabe preguntarse por ejemplo: ¿quiénes son los obreros del presente? En un escenario en que el sector secundario (el propiamente obrero) ha sido fuertemente marginalizado, los nuevos obreros podrían ser tal vez los trabajadores más explotados y precarizados del terciario contemporáneo: camareros,  tele-operadores, limpiadores del hogar, becarios…, pero no parece manifestarse entre estos trabajadores la conciencia de clase ni la territorialización de instancias e identidades que caracterizó a la clase obrera de la ciudad fordista.

Así que argumentar la lucha a la gentrificación como un acto de defensa de la clase obrera requeriría cuanto menos la comprobación de la supervivencia y estado de salud de esta última. Y, si fuera cierto que los «nuevos obreros» son los trabajadores terciarios citados arriba, estos parecen más bien mudos sindicalmente, fragmentados, desvinculados del lugar urbano como hecho de identidad, y fundamentalmente consumistas en sus estilos de vida. Serían por tanto algo muy diferente a lo que llegó a ser históricamente el movimiento obrero y su modus vivendi sería en parte causa de su propia puesta en peligro dentro del espacio urbano.

Hasta aquí se han querido analizar unos argumentos de la retórica sobre la gentrificación que  se consideran falaces.  Confiar en ellos para criticar la gentrificación puede suscitar una gran adhesión emotiva, gracias quizás a cierta virtud catártica de ese tipo de narración, pero expone al riesgo de sembrar el camino de malos entendidos y promover acciones incoherentes.

Se quiere ahora poner el foco en algunas de las contradicciones que a menudo atañen a quienes son portavoces de las narrativas de la gentrificación que se han criticado. Para empezar, es necesario reconocer que la mayor parte de las personas que acuden a seminarios y debates sobre la gentrificación son, muy a su pesar, gentrificadores en potencia, inclusive quien escribe estas líneas. Asumir este hecho es doloroso, puesto que (nos) despoja del convencimiento de estar de la parte de los justos: los supuestos defensores, pasan a ser involuntarios asaltantes .
Su condición de gentrificadores potenciales no se debe en este caso a un afán especulativo/inmobiliario (su economía  a menudo no se lo permite), sino al hecho de pertenecer a un sector de población con un nivel de educación medio-alto, y por tanto con potencial de ascenso. Este dato no pasa inobservado a los ojos del mercado, que intuye una disponibilidad a pagar, a futuro, en cualquier caso superior a la de otra población de un determinado entorno que, sea o no de la clase obrera en el sentido histórico, no disfruta del mismo potencial.

Es una situación ciertamente paradójica que podría estar bien sintetizada por aquella pintada que criticaba la construcción de una nueva autovía para llegar a la sierra en estos términos: «Esta es la carretera que nos lleva a ver el paisaje que la carretera ha destrozado». El aforisma parecería captar a la perfección la contradicción que atañe a muchos de los militantes en contra de la gentrificación.  

Al potencial de ascenso citado antes se añaden otros factores, que  se acomunan por ser una proyección y visualización en el espacio urbano de apetencias y gustos singulares, no convencionales. Alguien se ha referido a ello con la expresión «la eterna búsqueda de lo autentico» que se traduciría en el gusto por los grafiti, los muebles y objetos retro, los espacios de arte alternativos, las tiendas bio, la exaltación de lo étnico y del mestizaje… y que se materializa en un sinfín de actividades singulares: cursillos de percusiones, danzas orientales, teatro experimental, cocina de fusión, etc.


Todo ello concurre a la singularización y a la híper-representación y simbolización (la coolness) del espacio en que se manifiesta, lo cual a su vez atrae a más buscadores de lo auténtico, que no suelen ser precisamente la clase obrera o el nuevo subproletariado que los anti-gentrificación quisieran defender.

Se propone un ejemplo para aclarar el funcionamiento paradójico de este mecanismo.  Supongamos que el artista Banksy hiciera en la plaza principal de un barrio amenazado por la gentrificación un grafiti con el siguiente mensaje: «¡La gentrificación es una bazofia!».  Probablemente, y muy a su pesar, Banksy también estaría contribuyendo de esta manera al fenómeno que pretende denunciar, por el simple hecho de ser al fin y al cabo un icono de fama internacional, si bien militante de muchas causas sociales. Inevitablemente hoy en día un grafiti de Banksy está destinado a incrementar la coolness del lugar en el que se emplace y muy a pesar de su posible mensaje social. Los eternos buscadores de lo autentico tendrán una razón de más para interesarse por ese lugar y su movimiento no pasará desapercibido a los ojos del mercado, por lo menos hasta cuando los bienes y servicios que esta población (fluctuante o residente que sea) demanda se pague en euros y no en conchas, besos o abrazos.

Por estas razones se cree necesario criticar también todas aquellas acciones que pretenden ser anti-gentrificación, pero que incurren precisamente en este mecanismo perverso de singularización del espacio urbano. Parecería que, en realidad, lo mejor que le puede pasar a ciertos barrios es justo lo contrario: pasar desapercibidos, pero no por ello olvidados por la administración pública.

Parece oportuno mencionar en el seno de estas reflexiones el caso de Cereal Killer, una tienda de Londres que vende cereales a precios elevados en un entorno claramente empobrecido y que en septiembre de este año (2015) fue atacada por grupos anarquistas. La acción de los anarquistas no fue un arrebato, sino una estrategia: emplear la violencia como elemento paradójicamente normalizador de ese entorno amenazado, una manera radical de trazar una raya y decir «hasta aquí».

Algo parecido pasaba por lo visto en el barrio neoyorquino de Harlem en la década de los ’80, cuando los autobuses de turistas que acudían a visitar su autenticidad (la de un gueto negro y pobre, pero cuna del jazz) eran recibidos a pedradas. Es posible que quien tiraba las piedras ignorase por completo la palabra gentrificación. También cabe que no había nada personal en contra de los incautos turistas, sino la intuición de que aquello era la punta de lanza de algo que acabaría por amenazar los equilibrios de su entorno, como finalmente pasó.

Sin querer hacer ninguna  apología de la violencia, se cree poder afirmar que la acción de los anarquistas de Londres fue objetivamente más coherente a sus fines y más exenta de contradicciones respecto a otras acciones, desde la perspectiva aquí argumentada, caen en la espiral de la simbolización e híper-representación del espacio denunciada arriba.

A modo de conclusión,  se quiere avanzar una propuesta concebida como  un antídoto, cuanto menos parcial, a la gentrificación. Cabe añadir que se trata de una propuesta institucionalista, en cuanto implica la acción y una voluntad concreta por parte del poder público, y en esto puede estar su gran límite ahí donde las voluntades de la administración vayan hacia otras direcciones

Si la singularización y la híper-representación del espacio es una de las dimensiones del problema, puede constituir una apuesta viable para su normalización una política de localización ecuánime de los usos  poco deseados/deseables de la ciudad. Es decir, buena parte  de aquellos que en los últimos 40 años de historia urbana han sido progresivamente y sistemáticamente desplazados hacia las traseras de la ciudad y las cada vez más embrutecidas periferias.

¿Cuáles son estos usos? Se hace referencia  en general a aquellos que tienden a ejercer un efecto depresivo sobre los valores inmobiliarios: cárceles, manicomios, centros para la recuperación de drogadictos, centros para inmigrantes y tantos otros espacios en los que se ejercen funciones de alguna manera molestas o hasta vergonzosas para algunos, cómo es el caso de la prostitución.

La que se ha llamado aquí la normalización del espacio urbano vendría a funcionar en un sentido opuesto a los mecanismos de la singularización y simbolización llevaría un mensaje político muy claro: la ciudad está dispuesta en todo momento a reconocer y acoger la existencia de su «patio trasero», y hace de su integración una misión constante, una praxis cotidiana.
¿Supondría este tipo de estrategia el fin de la gentrificación? Quizás esto sea imposible en una economía de libre mercado, pero podría por lo menos actuar como elemento significativo de mitigación, porque conseguiría oponer a la lógica predominante de la demanda una lógica de «anti-demanda». Cabe preguntarse también si,  bajo estas premisas, ciertos barrios acabarían siendo menos atractivos, menos cool. Probablemente sí, pero se trataría de un precio razonable a pagar si se obtuviera a cambio una ciudad mucho más incluyente y sin tapujos, sin zonificaciones y sistemáticas (e hipócritas) ocultaciones de lo indeseable.



Emanuele Pierobon es urbanista y militante de los nuevos enfoques a la planificación inspirados por el paradigma de la sostenibilidad y por la ampliación de la esfera pública. Vive y trabaja en Madrid desde 2003, habiéndose ocupado entre otros aspectos de planificación estratégica, protección del paisaje, recualificación urbana, participación ciudadana, y planes de movilidad sostenible.


Podéis encontrar más artículos y contenidos sobre gentrificiación en el siguiente enlace: http://bit.ly/Gentrificacion




Créditos de las imágenes:
Imagen 01: Pintada contra la gentrificación en una ciudad de Inglaterra: «necesitamos viviendas sociales, no pisos para pijos. Regeneración, no gentrificación» (fuente: badscentsofhumour.com)
Imagen 02: El Foro Social de Barcelona y la Ría de Bilbao. Dos ejemplos de recualificación a gran escala de iniciativa pública e con efectos gentrificadores. (fuente: Wikipedia / Antena 3)
Imagen 03: Escaparate de una agencia inmobiliaria, uno de los «malos de la película». Interpretación pictórica del asalto a Fort Álamo. (fuente: periodismohumano.com / dinosoria.com)
Imagen 04: Representación de una familia Celtíbera. Manifestación en apoyo a la población inmigrante en el barrio de Lavapiés. (fuente: rutasconhistoria.es / barriosinfronteras.vdelavapies.info)
Imagen 05: El Cuarto Estado en la pintura de Pelliza da Volpedo. Barrio obrero (con vistas…a la fábrica) de una ciudad británica en los años '60. (fuente: audiotisco.es / Un Interior Sostenible)
Imagen 06: Una típica tienda hipster: bicicletas, piercing, tatuajes... y diseño. Estantería de una tienda de tés y otras infusiones. De la eterna búsqueda de lo tradicional, lo sano, lo autentico... ¡a precio de oro! (fuente: Flickr / thejoyofcha.com
Imagen 07: Cartel de película y grafiti en Lavapiés. ¿Ejemplos de híper-representación y singularización del espacio? (fuente: Film Affinity / propia)
Imagen 08: La tienda Cereal Killer de Londres en el día siguiente a los ataques anárquicos. Protesta vecinal en Harlem. (fuente: Telegraph / charlemosbarnard.wordpress.com)
Imagen 09: La localización de los «usos indeseados«» cómo posible estrategia anti-gentrificación: baños diurnos en la plaza de Embajadores (Madrid) y la cárcel masculina de Venecia, ubicada dentro del tejido urbano. (fuente: Ayuntamiento de Madrid / Panoramio)
Imagen 10: ¿Gentrificación cómo oportunidad o cómo problema? Opuestas lecturas del fenómeno y respectivas conclusiones... (fuente: miista.com)

CONTENIDOS

#BancosAtocha #cities4youth #createdestruct #DebatesUrbanos #DigitalMX #EgiaMapa #InnovaciónCiudadana #Meetcommons #OlotMésB #OpenUrbanLab #P2PWikiSprint #PiensaSol #SEMGetxo #SmartcitizensCC #UrbanCommerce #Wikilovesmonuments 15M A Coruña AC Etsam Accesibilidad Activando Espacios Ada Colau Advocacy Planning Agora2015DSS Agricultura Agrupaciones de Arquitectos Urbanistas Airbnb Alcalá de Guadaíra Alcalá de Henares Alcobendas Aldea Digital Alfafar Alimentación Alquiler social Amasté Ambilly Análisis Análisis Urbano Andar Andrés Walliser Aprendizaje Aprendizaje colectivo Aragón Aranjuez Arganzuela Arquia Arquitectura Arquitectura Bioclimática Arquitectura social Arquitecturas Colectivas Arte Arte Urbano ASA Assemble Astra Gernika Asturias Attac Autobarrios Autoconstrucción Autogestión Autonomía Autourbanismo Auzoetxe Baleares Barcelona Basurama BAT Bernardo Gutiérrez Bernardo Secchi Bicicleta BiciMAD BID Bien común Bienal de Paisaje Rural Big Data Bilbao Blog Boa Mistura Bottom up Brasil Buen Vivir Burgos C4C Cambio climático Cambio de época Camiños Seguros Canalejas Cañada Real CarpeVia Cartagena Cartas de Navegación Urbana CARTO Cartografías y Mapas Castilla La Mancha Cataluña Cazorla CENTAC CentroCentro Circe City Making Ciudad Ciudad 2.0 Ciudad Deseada Ciudad Discreta Ciudad Marca Ciudad Paramétrica Ciudad sensible Ciudad Sostenible Ciudadanía digital Ciudades Emocionales Ciutat Orgànica Club de Debates Urbanos COAM Cocreación Código Abierto Codiseño Cogestión Cohousing ColaBoraBora Colectivos Comandante Tom Comercio Común Conama CONAMA 2012 Concursos Condiciones Metropolitanas Contemporáneas Conferencias Congresos Contaminación Cooperación Internacional CooperaGava Copyleft Córdoba LUZe Covivienda Creatividad Social Crisis Crónicas Crowdfunding CSOA La Morada Cultura Cultura Libre Cumpleaños en el bloque Cunctatio Cursos y formación Daniel Ferrer DataViz Debates Democracia Desarrollo Urbano Sostenible Descargas Desigualdad Destrucción Creativa Diagnóstico Diamantina Dinamización económica Diseño Diseño Colaborativo Diseño Urbano Diversificación DIY DMH2013 Do It Yourself Documentos Domenico di Siena Donostia DOT_Euskadi DPR Barcelona Ecología Ecología Urbana Economía Economía social Ecuador Edificio España Edificios públicos vacíos Eduardo Mangada Eduardo Serrano Educación Educación Expandida EDUSI EDUSIOlot EDUSIZGZ Edward Soja Eficiencia energética Eginbook El campo de la cebada El Escorial El Paseo de Jane Empoderamiento English Entorno Natural Entrevistas EQUIciuDAD Ergosfera Erin Johnson Espacio Espacio Comunitario Espacio Público ESPACIOS Espacios de batalla Espalet España Especulación Estados Unidos Estudio Ethel Baraona ETSAM Europa European Green Capital 2012 Euskadi Euskara Eva Morales Eventos Expediciones Experiencias Exposiciones Extremadura Fab Lab Fabricación digital Federico Soriano Financiación colectiva Fluxus Fotografía Francesco Careri Francia FRAVM Fuencarral-El Pardo Fuenlabrada Galicia Gavà GBCe Gehl Architects Género Gentrificación Geografía Georges Perec Gestión Comunitaria Getxo Girona Glocal Gobernanza Graffiti Graffitiaccion GTR Guadalmedina Habitabilidad básica Habitat Hábitat III Habitat3 hACERIA Hangout HarineraZGZ Herramientas Digitales Hipotecas Hiria Kolektiboa Holanda Huertos urbanos Huesca Iberoamérica Ibiza ICC Iconoclasistas Idensitat IGOP Imagina un Bulevar Improvistos Increasis Indicadores Indicadores Participativos Infraestructuras Innovación Ciudadana innovación social Innovación Urbana InPar Institucionalización INTA Inteligencia Ciudadana Inteligencia Colectiva Interdepartamentalidad Intermediae Internet Investigación Irekia Isabel Martin Ruíz Izaskun Chinchilla Jane Jacobs Javier Burón Javier Puldain Jazar Joan Subirats Jordi Borja Jornadas Jornet Llop Pastor José Fariña José María Ezquiaga José María Romero Juanma Murua Juego Julián Salas La Casa Invisible La Liminal Laboratorios Ciudadanos Laboratorios Ciudadanos Abiertos Laboratorios Urbanos Abiertos lacasinegra Lacol LAG_Euskadi Las Rozas Las Vegas Latinoamérica Lavapiés Lecturas Demoscópicas Lefevbre Left Hand Rotation León 11 Locales comerciales vacíos Logística Los Madriles Los Pirineos LOTP-CLM Lurraldea2040 LurraldeBizia Madrid Madrid Think Tank Málaga Malasaña Manu Fernández Manuela Carmena Mapeo colectivo Mappe Marea Verde Marina Blázquez Mario Gaviria Matadero Madrid MCAS Medialab-Prado Medio Ambiente Mercado de Legazpi Metodología Metodología DCP México Mi Ciudad AC2 Microurbanismo Mientras tanto Miguel Jaenicke MiraQueLindo Miriam García Montenoso Movilidad Movilidad urbana sostenible Mujeres Multidisciplinaridad Murcia n´UNDO Naciones Unidas Náquera Naquerant Espais Negociación Urbana Nociones Comunes Noticias Nueva Agenda Urbana Nueva York Observatorio Panamericano Ocio Okupación Olot Ontinyent ONU Open Data Open Government Open Source Opensource OPPTA Orba Ordenación del territorio Ordenanzas Oviedo P2P Paco Gómez Paco González PAH Paisaje Paisaje Transversal Paisaje Urbano Papers57 París Parque Regional ParqueJH Participación Ciudadana Participación Digital Pasear Paseos Ciudadanos Paseos-Fuencarral Patio Maravillas Patrimonio Peatón PECAM Pedagogía Urbana Pedro Bravo Periferia Perspectiva integral Perú Peter Hall Philadelphia PIAM Piensa Madrid PIER Pierobon Pinto PintoPlanCiudad PKMN Placemaking Planeamiento urbano Planes de Barrio Planes estratégicos PlanHUCA Planur-e PLAYday Políticas Urbanas POLURB 2015 Porfolio Postmetrópolis PPS Premio Privatizaciones Procesos de Negociación Urbana Procesos Participativos Procomún Producción Psicología Ambiental PTP-Bilbao Publicaciones Puente de Vallecas Puerta del Sol Punt Sis Quito Rafael Mata Ramiro Aznar Ramón López de Lucio Reactivación comercial Reciclaje Recife Red de Espacios Ciudadanos Red Viaria Referencias Reflexiones Regeneración Urbana Rehabilitación Rehabitat Renovación Integral Resiliencia Revitalización Comercial Revolución Urbana Rio Grande Rio Grande o diamante da cidade Rivas Vaciamadrid Rural Rusia Salud urbana Sant Miquel Sao Paulo Saskia Sassen SEGIB Segovia Seguridad Sentient city Seres Urbanos Sevilla SIG Sigüenza Sindicato de Arquitectos Sinergia Sostenible Sistemas de Información Geográfica Sito Veracuz Smart cities Smartcitizens SmartcitizensMX SmartZGZ Sociología Sostenibilidad Sprawl Stakeholders State of Power Stepienybarno Stop Depredación Storify Streaming Superilles Tabakalera Taller de Casquería Talleres Talleres de trabajo Tecnalia TED Terrazas Territorio Tetuán Think Cities Think Commons TIC Todo por la Praxis Toledo Torrelodones Traficantes de Sueños Transdisciplinariedad TRANSFORMINGMADRID Tránsit Triball Trujillo Turismo TXT Espacio Público UEM UIMP undoestudio Unió de Cooperadors Universidad Complutense de Madrid Universidad Europea de Madrid UPM UPV URBACT Urban Sustainable Development Urbana URBANBAT Urbania ZH Urbanismo Urbanismo Adaptativo Urbanismo Emergente Urbanismo Inclusivo Urbanismo P2P Urbanismo participativo Urbanismo social Urbanismo Táctico URJC Vacíos Urbanos Valencia Valladolid VdB Vecinos VIC Vídeos Villaverde Virgen de Begoña Visualización de datos Vitoria-Gasteiz Vivienda Viviendas vacías WebPT Wikimedia Wikisprint WSB14 Zaida Muxí Zaragoza Zaragoza Open City 2020 Zaramari ZAWP Zinc Shower Zuloark ZZZINC


Este blog funciona bajo una licencia Creative Commons Reconomiento-NoComercial 3.0
Desarrollado con Blogger por Paisaje Transversal