Urbanismo en beta permanente*



Estamos siendo testigos de un momento histórico, nos encontramos en los albores de un ineludible cambio de época. Las crisis (económica, social, energética y ecológica) en las que vivimos inmersos son algunos de los síntomas más evidentes de ello. No obstante, debemos hacer frente a este contexto desolador desde una perspectiva optimista, viéndolo como una oportunidad para subvertir todos los antiguos paradigmas que nos han llevado a esta dramática situación.

Pero ¿cómo nos preparamos para afrontar los retos urbanos de un futuro que empieza hoy? Desde luego no podemos hacerlo recurriendo a esquemas y herramientas pretéritas; como diría Einstein, «necesitamos nuevas formas de pensar para resolver los problemas de las viejas formas de pensar».

O lo que es lo mismo: nuevos tiempos, nuevas estrategias. Ante nosotros se abre un campo de experimentación absolutamente estimulante en el que tendremos que empezar a plantear estrategias profesionales estrechamente ligadas y permeables a todas las lógicas sociales y tecnológicas que están definiendo a este incipiente siglo XXI. Los nuevos retos que se nos plantean requieren no solo de nuevas herramientas, sino de un profundo cambio en las estructuras de pensamiento. No podemos afrontar los retos del nuevo siglo con esquemas mentales y metodologías de trabajo del siglo XX.

Por este motivo tenemos que abordar este inevitable cambio de época desde una nueva lógica enraizada en el pensamiento en red y en las nuevas estrategias procedentes de la esfera digital. Nuestra capacidad de adaptación y anticipación serán determinantes a la hora de definir el devenir de nuestras ciudades. Para ello es necesario pensar que la ciudad es siempre un proceso abierto, en estado de «beta permanente», como lo denominarían los programadores de software libre. Tenemos que entender la ciudad desde la perspectiva de las licencias copyleft, mediante las cuales libera la copia de un programa informático exigiendo que quien lo use tenga que utilizar la misma licencia abierta. Entender que las soluciones que apliquemos en la ciudad solo pueden ser óptimas si surgen a raíz de la cooperación entre los individuos que la habitan.



ESTRATEGIAS URBANAS EN BETA PERMANENTE

Seguramente, el concepto «beta permanente» originario del software libre es el que más claves aporta para hacer frente a este reciclaje de las prácticas arquitectónicas y urbanísticas que hemos mencionado. Es un término que hace alusión a, entre otras muchas cosas, la reivindicación del proceso frente al objeto (lógica procesual frente a lógica objetual), a la horizontalidad del trabajo y el pensamiento en red (cerebro colmena), al desarrollo de la inteligencia colectiva ciudadana, a la apropiación comunitaria de los proyectos como estrategia para la búsqueda de soluciones óptimas, a las estructuras rizomáticas, a la colaboración y al apoyo mutuo.

Necesitamos desarrollar nuevas metodologías y herramientas de trabajo tomando como punto de partida estas cuestiones, que nos permitan construir entornos urbanos más equitativos, solidarios, sostenibles y participativos. Asimismo, tenemos que generar nuevos canales y estrategias que permitan liberar la inteligencia colectiva y generar una retroalimentación constante entre ciudadanía, administración, técnicos, empresas de servicios, etc., es decir, establecer espacios de diálogo y de negociación imparcial entre los distintos agentes que intervienen en el territorio.

TRABAJO EN RED

Uno de los factores principales de las estrategias urbanas en beta permanente es el desarrollo de dinámicas de trabajo en red. Tenemos que empezar a explotar las posibilidades que nos ofrecen Internet y las herramientas digitales. No podemos seguir limitados a nuestros espacios físicos de trabajo, tenemos que abrir el campo y establecer mecanismos que permitan implementar en los procesos creativos todas las aportaciones provenientes de la red y de nuestros contactos. Por otra parte, el que pasemos de una lógica competitiva a una colaborativa también responde al necesario cambio de paradigma en el ámbito profesional: tenemos que sustituir forzosamente la competición por la colaboración, por solidaridad y supervivencia. 

De este modo también cabe considerar las redes sociales (blog, Twitter, Facebook, etc.) como ámbitos de trabajo en los que intercambiar experiencias, ideas, dudas y sugerencias para optimizar nuestros proyectos.

Con ellas podemos generar dinámicas muy interactivas en la esfera digital, para que el equipo de trabajo no se reduzca a las personas que trabajan en una oficina, sino que se pueda ampliar a toda la red de contactos que podamos tener y que quieran colaborar en nuestros proyectos, promoviendo estructuras de trabajo más abiertas y colaborativas. Así, mediante tuits o comentarios, cualquier persona que pertenezca a nuestra red puede enriquecer nuestros proyectos, aunque no participe físicamente en ellos.




EQUIPOS MEDIADORES IMPARCIALES

Otro aspecto clave en las futuras intervenciones en las ciudades es el papel destacado que debería desempeñar la ciudadanía, fomentando su participación.

Como ya sabemos, por norma general los procesos participativos impulsados por las administraciones han fracasado en su intento por promover la implicación ciudadana. Esta situación ha estado determinada principalmente por la falta de los canales adecuados a través de los que vehicular estos procesos, pero también por su propia condición jerárquica: al tratarse de estrategias cuya decisión procede de la administración, por muy bienintencionada que esta sea, gran parte de la población suele contemplar estas medidas como una imposición, generando un rechazo frontal a las mismas.

Para poder llevar a cabo todo este proceso equitativo de negociación urbana entre los distintos agentes que intervienen en el territorio y configurar espacios de debate y convergencia, consideramos necesario el establecimiento de un intermediario «neutro». A esta figura la denominamos «facilitador» o «mediador»: un equipo imparcial que haga de interlocutor y garantice la comunicación entre los actores.

Aquí la figura del facilitador aparece como la de un agente externo que promueve los procesos, resolviendo los problemas que se enquistan de manera propositiva; ha de tener la capacidad de detectar e interpretar
las protestas ciudadanas. 

Finalmente, estos mediadores tienen que  tener un conocimiento exhaustivo de las dinámicas y canales existentes en un territorio para fomentarlos y encontrar las fórmulas específicas de cada caso en las que adaptar las propuestas de la administración. 



METODOLOGÍA DCP

El establecimiento de los equipos mediadores imparciales que faciliten la participación ciudadana a los que aludíamos antes es una condición necesaria pero no suficiente. Necesitamos integrar esta figura dentro de una metodología integral que tenga como objetivo fomentar y estructurar la participación ciudadana de forma eficaz.

El proyecto urbano ha de ser complementado con estrategias de visibilización, concienciación y pedagogía, y de apropiación por parte de los ciudadanos. De nada sirve desarrollar un proyecto si en primer lugar no somos realmente conscientes de los conflictos que hemos de resolver, si no somos capaces de implicar a los ciudadanos en organizaciones lo suficientemente representativas o si no se ha desarrollado una labor de pedagogía profunda.

Para ello, establecemos una metodología que se lleva a cabo a través de los tres canales que estructuran los proyectos. Son tres estrategias paralelas en el tiempo pero transversales en el contenido: Difusión, Ciudadanía y Proyecto participativo.

(D) El canal Difusión proyecta tanto la visibilización de las propuestas a nivel local y global como su transparencia, principalmente a través de las posibilidades que ofrecen las redes sociales y las nuevas herramientas digitales de difusión, aunque sin olvidar los medios de comunicación tradicionales. En proyectos integrales, la difusión permite el intercambio de impresiones a nivel global, enriqueciendo así las propuestas.

La transparencia que ofrece la difusión se traduce en una herramienta de presión colectiva que supervisa el cumplimiento y la consecución de las propuestas.


(C) El canal Ciudadanía trabaja la concienciación respecto a la participación, el espacio público o la ecología, así como la identidad comunitaria a través de la pedagogía y la información. De esta manera se consigue generar una estructura social en la que queda reforzada la identidad comunitaria respecto al espacio urbano.

Específicamente se potencia el movimiento colaborativo, los valores del espacio público, los principios de sostenibilidad y el potencial de las herramientas digitales para facilitar los procesos.


(P) El canal Proyecto participativo se centra en proponer modelos de gestión y diseños urbanos transdisciplinares y participativos a nivel local y global a través de dos fases solapables: el diagnóstico propositivo y participativo y las propuestas piloto, para concluir con la propuesta final integral. Este canal requiere de los otros dos canales para su implementación.

Frente a objetos finalistas, trabajamos mediante aproximaciones sucesivas, de bajo coste y modificables, que cristalicen en intervenciones capaces de evolucionar por sí solas. Un proceso abierto en el que las acciones emprendidas hasta el momento definen las claves para seguir actuando.


* Este artículo es una versión revisada y adaptada de «Nuevos tiempos, nuevas estrategias: Hacia una metodología urbana en beta permanente.», publicado originalmente en el nº 6 de la revista La Ciudad Viva.




Créditos de imágenes:
Imagen 01: Comparativa de los diagramas de funcionamiento interno de los servidores web IIS (izquierda) y Apache (derecha). (fuente: www.zdnet.com)
Imagen 02: Imagen de la «Fiestacción»: «Trivial Gigante de VdB». (fuente: Paisaje Transversal)
Imagen 03: Imagen del mapeo realizado en el proyecto OlotmésB (fuente: Paisaje Transversal)
Imagen 04: Metodología DCP estructurada en tres canales: Difusión (D), Ciudadanía (C) y Proyecto Participativo (P). (fuente: Paisaje Transversal)

4 comentarios:

Emanuele Pierobon dijo...

¡Apruebo señores!

Solo os hago algunos apuntes (desordenados) de pasada: 1) ojo con el analfabetismo informático, que es (por lo menos en los países ricos) un nuevo horizonte de exclusión social (…me incluyo entre los excluidos!) 2) creo que la participación desde las instituciones a menudo ha fracasado por pecar de “paternalismo” (el “os hacemos participar”) o por veleidad. En un proceso participativo en mi opinión llega siempre un punto donde hay que decidir si se reparte/redistribuye o no el poder, y ahí es donde más han claudicado las instituciones, también por razones comprensibles de auto-preservación. Así que tal vez lo que hubo no fueron fallos de “diseño técnico” de los procesos participativos, sino de “diseño político” 3) Se insiste mucho en la imparcialidad, que comúnmente se asume cómo un requisito fundamental de un buen profesional (que además quiera cobrar), pero en los ’70 estuvo de moda el llamado “Advocacy Planning”, donde los intermediarios se ponían abiertamente de la parte de los más débiles por entender necesario reequilibrar la balanza de las fuerzas en campo. Creo que los tiempos van imponiendo un poco una vuelta a esto (ejemplos recientes: mercado de Legazpi y solar de Antonio Lopez)…pero habrá que entender bien a quién se le puede cobrar! 4) En todo diseño de proceso me preocupa cada vez más dejar espacio (de expresión, también) para las cosas de naturaleza ambigua…hay cómo un exceso de “determinismo” en vuestro planteamiento que tal vez le haga perder maleabilidad. Lo ambiguo para mí son por ejemplo los que contestan “No!” cuando cabe esperarse un “Sí!”. Ambiguos son los que pintan graffiti justo por fuera de ese espacio blanco que participativamente se había consensuado reservarles para su libre expresión. Ambiguas son todas las cosas de la ciudad (y de la sociedad) que, a pesar de todos nuestros buenos propósitos, se obstinan a salir “rana”. Quizás el dilema podría resumirse en la pregunta: “como tratar lo intratable?” Para mi una respuesta (y una recomendación) parcial sería: asumir de NO tratarlo, asumir que han de existir espacios de no determinación, de incertidumbre. Es la metáfora del descampado urbano trasladada al diseño de procesos.

Paisaje Transversal dijo...

Gracias Emanuele por tus comentarios, como siempre tan agudos y pertinentes ;)

Por puntos:

1) Desde luego hay que tener en cuenta la "brecha digital", pero en mabos extremos. Tanto para quienes no están alfabetizados como para quienes sólo se puede acceder a través de la redes sociales (adolescentes, por ejemplo). Por lo que más adecuado sería plantear siempre estrategias híbridas entre lo físico y lo digital, combinando dispositivos de ambas naturalezas.
2) Totalmente de acuerdo, el reto es cómo convencer a las instituciones de la necesidad de ceder parcelas de poder con las que desmontar ese paternalismo. Tal vez, una serie de ejemplos de buenas prácticas o un hackeo interno. En Zaragoza, con Harinera, no ha habido problema para impulsar una cogestión de un edificio y la razón es sencilla: no hay dinero para gestionarlo desde lo público. El punto aquí es qué derechos y obligaciones adquiere la ciudadanía con ese incremento de poder decisorio
http://www.paisajetransversal.org/search/label/HarineraZGZ
3) El tema del Adovcacy Planning lo conocemos y de hecho hablamos sobre él hace un tiempo. Y efectivamente, das en el clavo: ¿cómo podemos hacer de la mediación una profesión digna? ¿Quién paga por ese trabajo?
http://www.paisajetransversal.org/2013/03/advocacy-planning-urbanismo-al-servicio.html
4) De eso trata precisamente la idea de beta permanente, de estar abiertos a las indeterminaciones y a las ambiguedades. En darle más relevancia al proceso, o por lo menos tanta como la ha tenido el objeto hasta el momento. Si entendemos los procesos urbanos como procesos en los que todo puede estar en transformación hasta alcanzar la solución óptima, podremos ir aprendiendo, testeando y reformulando esas ambigüedades de manera colectiva. Y eso supone, efectivamente, que el resultado no es siempre el que esperamos o el que nos gustaría que fuese.

Beatus dijo...

Hola.

Antes de nada quería daros las gracias por la rápida referencia que me disteis en Twitter sobre la forma de aunar Ciudad y Cultura Libre. Por lo poco que –creo que- sé de la cultura libre, me parece que el concepto de beta permanente es de gran utilidad en entornos “vivos” como la ciudad. A cualquier vecino le gusta saber que su entorno está en constante revisión y proceso de mejora.

No sé si lo que digo a continuación tiene el suficiente sentido, pero es un asunto que me preocupa viendo la “deriva” que está teniendo la ciudad hacia la Smart City, tan de moda en la política y las instituciones, e incluso en el ámbito privado.

La “beta permanente” aplicada a la ciudad bebe, como se recoge en el texto, del Software Libre, pero ¿garantiza la libertad que el propio Software Libre defiende frente a modelos híbridos como los procesos de código abierto?

No sé si es probable que se genere una situación así, pero en el caso de que se realice un proceso urbano basado en dicha “beta permanente” abierta y no libre, nos exponemos a que no sea un proceso plenamente abierto. En el mundo del software por ejemplo existen grandes plataformas de software abierto –como Android- que no garantizan a quien trabaja con el mismo que puede tener acceso y control absoluto sobre cualquier fase.

Si hacemos el esfuerzo de imaginarnos procesos similares –y abiertos en vez de libres- en planeamientos urbanos puede suceder que en ciertos procesos urbanos que deberían ser compartidos por ciudadanos y administración, para proponer nuevos usos de espacios públicos por ejemplo, aquellos vean limitada su participación por decisión del “propietario” de ese suelo que debe ser ordenado como público, común.

Espero que mi reflexión aporte algo al debate, jeje. Si tenéis más claro que yo este debate de “Abierto VS Libre” en la ciudad, disfrutaré mucho aprendiendo de vuestro punto de vista.

Un saludo.

Paisaje Transversal dijo...

Hola Beatus:

Gracias por tu comentario y reflexiones, sin duda muy pertinentes.
Desde luego hay que establecer la diferencia entre ambos términos (abierto y libre), también en lo que al urbanismo se refiere. Idealmente podríamos pensar en una aplicación del software libre, pero eso requiere de un camino complejo y largo con estadíos previos, muy básicos.

Habría que incidir primero en "abrir" el código de las ciudades y sus instituciones, para posteriormente hacerlo "libre". Pero ese proceso de apertura es algo que está en un estado muy inicial y superficial todavía. Ten en cuenta que el código de la ciudades (ordenanzas, normativas, etc.) es algo muy cerrado todavía y que requiere de grandes esfuerzos para ni siquiera abrirlo tal y como están comprobando muchas de las nuevas corporaciones.

No obstante, también es interesante las posibilidades que puede ofrecer el open data y la participación ciudadana en relación a los proyectos urbanos. Recientemente hemos desarrollado un par de experiencias en Madrid que vinculan análisis urbanos con open data y participación ciudadana híbrida (digital+ física). Tal vez pueda ser una vía para empezar a abrir el código de las ciudades:

Bases del Plan de Renovación Integral de Puente de Vallecas (Madrid, 2015-2016)

Diagnóstico integrado y participado del distrito Fuencarral-El Pardo (Madrid, 2015-2016)

CONTENIDOS

#BancosAtocha #Churruca15 #cities4youth #createdestruct #DebatesUrbanos #DigitalMX #EgiaMapa #InnovaciónCiudadana #Meetcommons #OlotMésB #OpenUrbanLab #P2PWikiSprint #PiensaSol #SEMGetxo #SmartcitizensCC #UrbanCommerce #Vota11plazas #Wikilovesmonuments 15M A Coruña AC Etsam Accesibilidad Activando Espacios Ada Colau Advocacy Planning AGE Agora2015DSS Agricultura Agrupaciones de Arquitectos Urbanistas Airbnb Alcalá de Guadaíra Alcalá de Henares Alcobendas Aldea Digital Alfafar Alimentación Alquiler social Amasté Ambilly Análisis Análisis Urbano Andar Andrés Walliser Aprendizaje Aprendizaje colectivo Aragón Aranjuez Arganzuela Arquia arquitectespelpaisatge Arquitectura Arquitectura Bioclimática Arquitectura social Arquitecturas Colectivas Arte Arte Urbano ASA Assemble Astra Gernika Asturias Attac Autobarrios Autoconstrucción Autogestión Autonomía Autourbanismo Auzoetxe Ávila Baleares Barcelona Basurama BAT Bernardo Gutiérrez Bernardo Secchi Bicicleta BiciMAD BID Bien común Bienal de Paisaje Rural Big Data Bilbao Blog Boa Mistura Bottom up Brasil Buen Vivir Burbuja Inmobiliaria Burgos C4C Calles Completas Cambio climático Cambio de época Camiños Seguros Canalejas Cañada Real CarpeVia Cartagena Cartas de Navegación Urbana CARTO Cartografías y Mapas Casa de Campo Castilla La Mancha Castilla y León Cataluña Cazorla CENTAC CentroCentro Chamartín Circe City Making Cityfollowers Ciudad Ciudad 2.0 Ciudad compacta Ciudad Deseada Ciudad Discreta Ciudad Marca Ciudad Paramétrica ciudad real Ciudad sensible Ciudad Sostenible Ciudadanía digital Ciudades Emocionales Ciutat Orgànica Club de Debates Urbanos COAM Cocreación Código Abierto Codiseño Cogestión Cohesión Social Cohousing ColaBoraBora Colectivos Colombia Comandante Tom Comercio Común Conama CONAMA 2012 Concursos Condiciones Metropolitanas Contemporáneas Conecta3 Conectividad Conferencias Congresos Contaminación Cooperación Internacional CooperaGava Copyleft Córdoba LUZe Covivienda Creando Redes Creatividad Social Crisis Crónicas Crowdfunding CSOA La Morada Cultura Cultura Libre Cumpleaños en el bloque Cunctatio Cursos y formación Daniel Ferrer DataViz Debates Democracia Desarrollo Urbano Sostenible Descargas Desequilibrio Desigualdad Destrucción Creativa Día Mundial del Hábitat Diagnóstico Diamantina Dinamización económica Diseño Diseño Colaborativo Diseño Urbano Diversificación DIY DMH2013 Do It Yourself Documentos Domenico di Siena Donostia DOT_Euskadi DPR Barcelona Ecología Ecología Urbana Economía Economía social Ecuador Edificio España Edificios públicos vacíos Eduardo Mangada Eduardo Serrano Educación Educación Expandida EDUSI EDUSIOlot EDUSIZGZ Edward Soja Eficiencia energética Eginbook El campo de la cebada El Escorial El Paseo de Jane Empoderamiento Empresa English Entorno Natural Entrevistas EQUIciuDAD Equipo de Redacción Ergosfera Erin Johnson Espacio Espacio Comunitario Espacio Público ESPACIOS Espacios de batalla Espalet España España Creativa Especulación Estados Unidos Estudio Ethel Baraona ETSAM Europa European Green Capital 2012 Euskadi Euskara Eva Morales Eventos Expediciones Experiencias Exposiciones Extremadura Fab Lab Fabricación digital Federico Soriano Financiación colectiva Fluxus Fotografía Francesco Careri Francia FRAVM Fuencarral-El Pardo Fuenlabrada Galicia Gavà GBCe Gehl Architects Género Gentrificación Geografía Georges Perec Gestión Comunitaria Getxo Girona Glocal Gobernanza Graffiti Graffitiaccion GTR Guadalmedina Habitabilidad básica Habitat Hábitat III Habitat3 hACERIA Hangout HarineraZGZ Hécate Hécate Ingenieria Herramientas Digitales Hipotecas Hiria Kolektiboa Holanda Huertos urbanos Huesca Iberoamérica Ibiza ICC Iconoclasistas Idensitat IGOP Imagina un Bulevar Improvistos Increasis Indicadores Indicadores Participativos Índice de Necesidades de Regeneración Infraestructuras Innovación Innovación Ciudadana innovación social Innovación Urbana InPar INR Institucionalización INTA Inteligencia Ciudadana Inteligencia Colectiva Interdepartamentalidad Intermediae Internet Investigación Irekia Isabel Martin Ruíz Izaskun Chinchilla Jane Jacobs Javier Burón Javier Puldain Jazar Joan Subirats Jordi Borja Jornadas Jornet Llop Pastor José Fariña José María Ezquiaga José María Romero Juan Murillo Juanma Murua Juego Jueves de Churruca Julián Salas La Casa Invisible La Liminal Laboratorios Ciudadanos Laboratorios Ciudadanos Abiertos Laboratorios Urbanos Abiertos lacasinegra Lacol LAG_Euskadi Las Rozas Las Vegas Latinoamérica Lavapiés Lecturas Demoscópicas Lefevbre Left Hand Rotation León 11 Locales comerciales vacíos Logística Los Madriles Los Pirineos LOTP-CLM Lurraldea2040 LurraldeBizia Madrid Madrid Think Tank Málaga Malasaña Manu Fernández Manuela Carmena Mapeo colectivo Mappe Marea Verde Marina Blázquez Mario Gaviria Matadero Madrid MCAS Medialab-Prado Medio Ambiente Melilla Mercado de Legazpi Metodología Metodología DCP México Mi Ciudad AC2 Microurbanismo Mientras tanto Miguel Jaenicke MiraQueLindo Miriam García Montenoso Movilidad Movilidad urbana sostenible Mujeres Multidisciplinaridad Murcia n´UNDO Nación Rotonda Naciones Unidas Náquera Naquerant Espais Negociación Urbana Nociones Comunes Noticias Nueva Agenda Urbana Nueva York Observatorio Panamericano Ocio Okupación Olot Ontinyent ONU Open Data Open Government Open Source Opensource Operación Chamartín Operación Madrid nuevo norte OPPTA Orba Ordenación del territorio Ordenanzas Oviedo P2P Paco Gómez Paco González PAH Paisaje Paisaje Transversal Paisaje Urbano Papers57 París Parque Regional ParqueJH Participación Ciudadana Participación Digital Pasear Paseos Ciudadanos Paseos-Fuencarral Patio Maravillas Patrimonio Peatón PECAM Pedagogía Urbana Pedro Bravo Periferia Perspectiva integral Perú Peter Hall Philadelphia PIAM Piensa Madrid PIER Pierobon Pinto PintoPlanCiudad PKMN Placemaking Planeamiento urbano Planes de Barrio Planes estratégicos PlanHUCA planificación territorial Planur-e PLAYday PNU Políticas Urbanas POLURB 2015 Porfolio post-car city Postmetrópolis PPS Pradogrande Precariedad Premio Privatizaciones Procesos de Negociación Urbana Procesos Participativos Procomún Producción Psicología Ambiental PTP-Bilbao Publicaciones Puente de Vallecas Puerta del Sol Punt Sis Quito Rafael Mata Ramiro Aznar Ramón López de Lucio Reactivación comercial Reciclaje Recife Red de Espacios Ciudadanos Red Viaria Redes reequilibrio territorial Referencias Reflexiones Regeneración Urbana Rehabilitación Rehabitat Renovación Renovación Integral Resiliencia Revitalización Comercial Revolución Urbana Rio Grande Rio Grande o diamante da cidade Rivas Vaciamadrid Rueda y Vega Arquitectos Rural Rusia Salud urbana San Blas Sant Miquel Sao Paulo Saskia Sassen SEGIB Segovia Seguridad Semana de la Arquitectura Sentient city Seres Urbanos Sevilla SIG Sigüenza Sindicato de Arquitectos Sinergia Sostenible Sistemas de Información Geográfica Sito Veracuz Smart cities Smartcitizens SmartcitizensMX SmartZGZ Sociología Sostenibilidad Sprawl Stakeholders State of Power Stepienybarno Stop Depredación Storify Streaming Superilles Tabakalera Taller de Casquería Talleres Talleres de trabajo Tecnalia TED TEDxMadrid Tenerife Terrazas Territorio Tetuán Think Cities Think Commons TIC Todo por la Praxis Toledo Torrelodones Traficantes de Sueños Transdisciplinariedad TRANSFORMINGMADRID Tránsit Triball Triple Dimensión Trujillo Turismo Turismo Sostenible Turismofobia Turistificación TXT Espacio Público UEM UIMP undoestudio Unió de Cooperadors Universidad Universidad Complutense de Madrid Universidad Europea de Madrid UPM UPV URBACT Urban Sustainable Development Urbana URBANBAT Urbania ZH Urbanismo Urbanismo Adaptativo Urbanismo Emergente Urbanismo Inclusivo Urbanismo P2P Urbanismo participativo Urbanismo social Urbanismo Táctico Urbanismo Verde URJC Vacíos Urbanos Valencia Valladolid VdB Vecinos VIC Vídeos Villaverde Virgen de Begoña Visualización de datos Vitoria-Gasteiz Vivienda Viviendas vacías Vulnerabilidad WebPT Wikimedia Wikisprint WSB14 Zaida Muxí Zaragoza Zaragoza Open City 2020 Zaramari ZAWP Zinc Shower Zuloark ZZZINC


Este blog funciona bajo una licencia Creative Commons Reconomiento-NoComercial 3.0
Desarrollado con Blogger por Paisaje Transversal