Archivo Situacionista Hispano

por Jon Aguirre Such




La Internacional Situacionista(IS) fue una de las organizaciones culturales más interesantes y contestatarias surgidas a mediados del siglo XX. Sus teorías han mostrado una inusitada capacidad prospectiva, hasta el punto que gran parte de ellas se mantienen vigentes hoy en día. En este sentido su influencia en el campo del arte, arquitectura o urbanismo resulta crucial. Por ello creemos necesario presentar aquí una de la páginas en castellano más interesantes dedicadas a la IS. Me refiero al Archivo Situacionista Hispano. En esta web podréis encontrar numerosa información sobre este grupo, así como una amplia selección de sus textos más destacados.

A continuación os dejo unos enlaces a los que considero más interesantes.


Además de estos documentos también podéis encontrar todos los números de la revista Internationale Situationniste (1958-1972) en la que se condensa toda el pensamiento desarrollado por la IS. Estos textos también están disponibles en tres volúmenes editados en formato literatura gris.




Creative Commons License


Esta

obra está bajo una

licencia de Creative Commons.



Agenda al día



Como cada año, la fundación COAM llevará a cabo del 6 al 12 de Octubre la Semana de la Arquitectura 2008 en la ciudad de Madrid. Las visitas y actividades propuestas para este año, en el que destacan las últimas obras terminadas en la comunidad ya están disponibles en su web.
Por otra parte, el 2º Congreso Internacional de Arquitectura tendrá lugar en las intalaciones de IFEMA el próximo 8 y 9 de Octubre. Para el tema elegido 'Construyendo la ciudad del futuro, de la escala humana al territorio' se celebrarán siete conferencia a lo largo de estos dos días con la presencia de Thom Mayne, Alejandro Zaera, Jacob Van Rijs (MVRDV) y Peter Cook entre otros.
En su web puede verse el programa en detalle y reservar con antelación una invitación para las conferencias.
Os invitamos desde el blog a disfrutar de estos eventos, que afortunadamente, son para todos y todas.

Un posible rizoma urbano

Extractos procedentes de "Rizoma" de Gilles Deleuze y Félix Guattari
Transcripción de Guillermo Acero Caballero




Lo urbano no tiene objeto ni sujeto, está hecho de materias diversamente formadas, de fechas y de velocidades muy diferentes. Cuando se atribuye la ciudad a un sujeto, se está descuidando ese trabajo de las materias, y la exterioridad de sus relaciones. La ciudad es una multiplicidad, pero todavía no sabemos muy bien que significa lo múltiple cuando cesa de ser atribuido, es decir, cuando es elevado al estado de sustantivo.

En sí misma, la ciudad tiene formas muy diversas, desde su extensión superficial ramificada en todos los sentidos hasta sus concreciones en bulbos y tubérculos. En la ciudad hay lo mejor y lo peor: la patata y la grama, la mala hierba.


Cualquier punto de la ciudad puede ser conectado con cualquier otro, y debe serlo.


Sólo cuando lo múltiple es tratado efectivamente como sustantivo, multiplicidad, deja de tener relación con lo Uno. Las multiplicidades son urbanas y denuncian las pseudomultiplicidades arborescentes. No hay unidad que sirva de pivote en el objeto que se divida en el objeto.


Una ciudad pude ser rota, interrumpida en cualquier parte, pero siempre recomienza según ésta o aquella [estructura] o según otras. Toda ciudad comprende líneas de segmentaridad según las cuales está estratificado, territorializado, organizado, significado, atribuido, etc.; pero también líneas de territorialización según las cuales se escapa sin cesar.


La ciudad no responde a ningún modelo estructural o generativo. El eje genético o la estructura profunda son ante todo principios de calco. Hacer el mapa y no el calco. El mapa es abierto, conectable en todas sus dimensiones, desmontable, alterable, susceptible de recibir constantemente modificaciones.

Lo urbano, no empieza ni acaba, siempre está en el medio, entre las cosas, inter-ser, intermezzo.

Creíamos habernos hecho un buen urbanismo, habíamos escogido el lugar, la potencia, el colectivo, y luego nada pasa, nada circula, o algo hace que eso ya no pase. Lo urbano está hecho de tal forma que sólo puede ser ocupado, poblado por intensidades. Lo urbano no es una escena, un lugar, ni tampoco un soporte en el que pasaría algo. Producción de lo real como magnitud intensiva a partir de cero. Lo urbano es el campo de inmanencia del deseo, el plan de consistencia propio del deseo(justo donde el deseo se define como proceso de producción, sin referencia a ninguna instancia externa, carencia que vendría a socavarlo, placer que vendría a colmarlo).

Cada vez que el deseo es traicionado, maldecido, arrancado de su campo de inmanencia, ahí hay un urbanista.



Creative Commons License


Esta

obra está bajo una

licencia de Creative Commons.

Cuadernos de Investigación Urbanística

El departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio de la ETSAM lleva publicando desde hace 10 años los Cuadernos Investigación Urbanística (CIU) cuyo objetivo es dar a conocer las investigaciones realizadas en el área del Urbanismo, la Ordenación Teritorial, el Medio Ambiente y la Planificación Sostenible.



ciu 14. Ramón López de Lucio (coord.)

En la web del departamento podéis encotrar un apartado en el que se resumen los contenidos de todos los Cuadernos de Investigación publicados hasta la actualidad. La página permite su amplia difusión ya que están incluidos íntegramente todos los números editados en formato .pdf y pueden decargarse, al objeto de facilitar la consulta gratuita a todos los investigadores interesados en estas materias.

LOS CUADERNOS DE INVESTIGACIÓN URBANÍSTICA difunden aquellos trabajos que por sus características, muchas veces de investigación básica, tienen difícil salida en las revistas profesionales. Están abiertos a cualquier persona o equipo investigador que desee publicar un trabajo realizado dentro de la temática del urbanismo y la Ordenación del Territorio.


ciu 53. Agustín Hernández Aja

Para más información sobre las condiciones de uso, objetivos y las normas de recepción y evaluación pinchar aquí.

Para más información sobre los proyectos de investigación y actividades del Departamento de Urbanismo y Ordenación del Territorio de la ETSAM pinchar aquí.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

SpY

"La calle está condenada a la monotonía, intentos de resurrección surgen en defensa de esta muerte súbita. El arte publico se encuentra en cada esquina mimetizándose con el entorno sin crear estimulo alguno al peatón"
SpY




SpY es un artista madrileño. Sus primeras actuaciones se remontan a mediados de los ochenta. Poco después, ya consagrado como referencia en la escena del graffiti, comenzó a trabajar con otras formas de comunicación artística en la calle: carteles gigantes, publicidades modificadas, intervenciones que a principio de los noventa resultaban experimentales.

Su trabajo consiste en la reapropiación de elementos urbanos con una voluntad de juego, elementos que transforma o replica e instala en la calle. Toda su producción nace de la observación del entorno urbano, un sentido agudizado por años de experiencia como artista de graffiti. La cuidadosa atención al contexto de cada pieza y una actitud constructiva y no invasiva caracterizan inconfundiblemente sus actuaciones.

Las obras de SpY quieren ser un paréntesis en la inercia autómata del urbanita. Son pellizcos de intención que se esconden en una esquina para quien se quiera dejar sorprender. Cargados a partes iguales de ironía y un humor positivo, aparecen para contagiar una sonrisa, incitar una reflexión, favorecer una conciencia un poco más despierta.

"La ciudad es un marco privilegiado para el arte. Un espacio de contacto directo con el espectador en el que mensaje, ubicación física, contexto social y vida cotidiana se trenzan alrededor de la pieza. El encuentro fortuito del espectador con la obra es parte fundamental de ésta. Algo que la documentación gráfica no puede reproducir"

PARA MÁS INFORMACIÓN CONSULTAR:
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Nuevas conquistas del marketing

Texto: Pablo Díez
Fotos: Xavier Rivadulla


Recuerdo que, a principios de este año, acompañé a una delegación de empresarios españoles al Palm Jumeirah, el famoso complejo residencial más conocido como “la Palmera”. Llevaba apenas un par de meses en Dubai, y todavía no había conocido esta fascinante babilonia urbanística. La promotora inmobiliaria de este y otros proyectos, Nakheel, uno de los brazos inmobiliarios del emirato, nos invitó a una presentación multi-media en su cuartel general. Entre maquetas mastodónticas, suelos repulidos y apuestos galanes asiáticos sujetando tarjeteros, nos hicieron pasar a una pequeña sala de cine, donde pudimos ver el video de presentación del proyecto. En él quedaba explicado el leitmotiv estético y estructural de esta obra de inspiración zafia, cuyo atractivo reside en el hecho de que estos ramales de chalets hacinados y océano removido ostentan la forma de una palmera, vistos desde el aire.


La profecía del kitsch autorrealizada, lo más recalcitrante del interiorismo narco y las más horteras odiseas urbanísticas de Las Vegas se daban cita en ese proyecto y en ese video de presentación. Y lo que es aún más chocante: con un espíritu marcadamente laudatorio, autocomplaciente y totalizador. Palm Jumeirah recoge el espíritu de Dubai del mismo modo en que la Estatua de la Libertad es el tótem nostálgico de los inmigrantes que llegaron a Estados Unidos a principios del siglo XX. Palm Jumeirah es, como Dubai, la Visión de su emir, la utopía pretenciosa de un líder político cuyas nociones urbanísticas hunden sus raíces en el mismo principio con el que Homer Simpson diseña el coche del futuro con el que arruina la empresa de su hermano.

Foto: Xavier Rivadulla


La diferencia es que esta visión de la arquitectura sigue en pie, regocijándose en el énfasis de Dubai por alcanzar un estatus de hub internacional. La Visión consiste en ampliar Dubai mirando al mar, prolongando una eslora urbanizada a lo largo de kilómetros, y convirtiendo una ciudad de apenas un millón y medio de habitantes en un calvario en el que es necesario recorrer decenas de kilómetros en coche cada día, con los atascos y las distancias propias de una megalópolis. La idea es olvidarse del desierto inhóspito a nuestras espaldas, yuxtaponer vida y océano, exorcizar el desierto de Arabia mediante la Visión del líder.


El propio concepto de “ciudad” resulta cuando menos controvertido para definir Dubai. La vida peatonal es lo que define el espíritu urbano, la que vertebra la vida social y permite conocer las caras de tus vecinos, la que nos instruye sobre aspectos tales como el sesgo sociocultural o el índice de delincuencia de un espacio determinado. En Dubai, todas esas nociones están anuladas por la imposibilidad de transitar la ciudad a pie. El desafío a la polis clásica y a la sacralización del ágora como espacio urbano por excelencia es en Dubai más descarado y persistente que en ningún otro sitio. Aquí, la proliferación de malls sustituye a las avenidas comerciales, a las aceras donde los ciudadanos pueden verse y calibrarse los unos a los otros, constatando el efecto del progreso o la decadencia, instituyendo a pie la mismísima realidad de la ciudadanía. Aquí no hay barrios sino nódulos aislados en los márgenes del asfalto, no hay ciudadanos sino profesionales motorizados que los pueblan y que se plantean su estancia en Dubai como un periodo transitorio.


¿Cómo puede ser que un lugar en el que nadie aspira a echar raíces pueda perpetuarse en el tiempo? ¿Qué tienen pensado los dirigentes para reciclar el trasiego de los que se vienen y van? ¿Puede llegar a haber verdaderos dubaitíes en un espacio en el que sólo el 15% de sus habitantes son nacionales emiratíes y residentes fijos? ¿Cuál es la respuesta, la innovación con la que prorrogar esta secuencia de hábitats posmodernos? ¿Por qué no se hunde? ¿Es por el petróleo, como dicen tantos, o por el señuelo de salarios muy superiores a los europeos? La respuesta no es ninguna de ésas: todo es efecto del marketing. Basta con hacer una prueba; si introducimos la palabra “Dubai” en google y analizamos detenidamente la mayor parte de las imágenes que aparecen, veremos que éstas son maquetas, proyectos que sólo existen en el papel, insinuaciones urbanas que aún están buscando financiación y terrenos para existir. Dubai se vende a sí misma en clave de una ciencia-ficción que ninguno de sus moradores rebate. La irrealidad de su sustancia y sus hitos se reciclan año tras año, amparándose no en lo que Dubai es, sino en lo que será. Pero aquí ningún hermano mayor confiesa al pequeño que los Reyes son los padres.

Dubai pone fin al debate entre el multiculturalismo anglosajón (basado en la libre asociación de culturas divergentes que mantienen su folklore y su tradición bajo una nueva ciudadanía, sin adherirse al mainstream del nuevo país en el que viven) y al dilema integrador francés. El primero ha conseguido una victoria arrolladora, y, según parece, marcará las pautas para el futuro. Pero Dubai no es, como algunos dicen, una sociedad cosmopolita. Dubai rebosa los cauces razonables del cosmopolitismo: es uno de los primeros casos en los que los expatriados son el grueso de la sociedad, estructurados jerárquica y económicamente, según gremios, sesgos socioeconómicos y distritos residenciales. Dubai es la terminal internacional de un aeropuerto en el que todos sus expatriados aspiran a consumar un objetivo en un tiempo récord, para luego volver a su país. Los objetivos son tan diversos como las condiciones sociales de sus portadores: promocionar profesionalmente, ahorrar dinero, enviar remesas a la familia a través de Western Union, centralizar un negocio de alcance regional en el único espacio “estable” de la zona.




Foto: Xavier Rivadulla


En el aeropuerto de Dubai, la sensación de estar ahí no es especialmente intensa. La percepción sensorial es casi una prolongación respecto a la ciudad, hasta el punto en que ciudad y aeropuerto, en vez de dos entidades separadas, resultan en una suerte de conurbación, en un continuum regido por los mismos principios urbanísticos, ensamblado por las mismas caras, pavimentado por los mismos suelos bruñidos de los centros comerciales, con las mismas franquicias minoristas internacionales, las mismas esmeradas filipinas que echan el sirope en tu helado Ben & Jerry´s. Esa comunión de aeropuerto y ciudad no tiene precedentes, y hace reflexionar sobre quimeras y transformaciones en nuestras ideas sobre el modo en que es posible habitar el planeta. El estándar de vivienda es tan flexible como las múltiples direcciones que adopta la actualidad. Factores tan diversos como los movimientos de población, la dependencia económica respecto a un cluster de industrias de software, la proximidad a una fuente de agua potable, la guerra o las persecuciones religiosas contribuyen a reformar el rostro de las ciudades (y de sus derivados posmodernos). Así, del mismo modo en que los habitantes de Hong Kong aceptan la existencia de hoteles-cápsula o los habitantes de Calcuta se han habituado a los arrabales que surgen como hongos en los vertederos, es probable que en Dubai debamos asumir, aunque sea sólo de forma teórica, la posibilidad de que los aeropuertos formen parte del espacio urbano y habitable, que sean zonas residenciales a la vez que comerciales y de servicios. El aeropuerto de Dubai ofrece los mismos incentivos para la vida humana que muchos vecindarios asépticos que integran la “ciudad”.


La interacción social y peatonal que, junto a la diversidad étnica, define a una sociedad cosmopolita, no tiene lugar en Dubai. Y éste es un aspecto fundamental: Dubai es posterior al cosmopolitismo, permite que diferentes pueblos y razas vivan en armonía, en islas adyacentes pero de fronteras no porosas. De esta forma, nadie ofende al vecino en la medida en que las costumbres de éste quedan reservadas a su estricta intimidad, sin aceras que permitan manifestarse, ni galerías o bulevares en las que exhibirse. Las culturas nacionales son ejercicios cotidianos llevados a cabo en el anonimato, y éstos son precisamente la base de esa convivencia armónica de la que Dubai se jacta. No obstante, los límites de la intimidad no pueden rebasarse, o de lo contrario se toparán con los designios de una autoridad que sólo está dispuesta a tolerar en la medida en que no ve.


El “ojos que no ven, corazón que no siente” es el pilar del entendimiento intercultural de Dubai, y no podría ser de otra forma; ni siquiera el régimen más opresor podría silenciar fácilmente la cultura de los cientos de nacionalidades que aquí se congregan, y que tan indispensables resultan para engrasar el motor económico del país. Por eso, Dubai ha extremado el multi-culturalismo anglosajón, no sólo admitiendo a culturas divergentes sin sentirse inclinado a integrarlas, sino negándose a sí misma el conocimiento de los valores y ceremonias de los diversos pueblos que componen esta sociedad mutante.

La estabilidad en un área de turbulencias es uno de los principales reclamos que explican el éxito de Dubai. Separada por menos de cuatro horas en avión de los principales polos de conflicto de la Tierra, la promesa de estabilidad es una de las principales estrofas del recital de marketing que sostiene este territorio. Con mayor o menor razón, lo cierto es que Emiratos Árabes es uno de los pocos países de la zona en el que no se producen atentados terroristas de forma periódica. Esta posición de estabilidad, junto a una economía que crece en torno al 7% anual en términos reales y que está enfatizando la diversificación de sus actividades de producción más allá de la todopoderosa industria del crudo (que procede en su mayor parte de Abu Dhabi, el emirato vecino) perpetúan la promesa de esta Tierra Prometida, asentada sobre la tierra y el clima más inhóspito contra el que pueden darse unos huesos.



Foto: Xavier Rivadulla

La Tierra Prometida de Dubai no forma parte tanto de un proceso como de una galvanización al unísono de todos los factores que la componen. Dubai promete éxitos apresurados, y construye de manera igualmente estrepitosa. El régimen casi esclavista con el que trabaja la mano de obra es una de las razones que explican la reprobable competitividad del sector. La estampa de millares de obreros trabajando a destajo bajo el calor del desierto y siendo luego transportados a chamizos creados ad hoc en la periferia, es indudablemente el emblema menos honorable de esta abrumadora máquina productiva. Pero existen otros elementos notorios que invalidan la noción utópica de la arquitectura dubaití. Según gran parte de los arquitectos extranjeros afincados en Dubai, el dinero es el único incentivo para asentarse transitoriamente en este mercado, ya que, en cierto sentido, trabajar bajo el sistema de Dubai supone todo un retroceso profesional: estándares de construcción pobres, materiales de calidad dudosa, un ritmo frenético que prima la velocidad sobre la calidad y que se traduce en un paisaje con resonancias improvisadas y apocalípticas. Cada ciudad trasluce su historia y sus circunstancias a través de los panoramas que ofrece; en Dubai, la sensación es la de estar en un espacio semi-urbano que se ve obligado a acoger de la noche a la mañana a centenares de miles de exiliados.

La lección que es posible aprender de Dubai es precisamente ésa: este espacio es un apunte de aquello en lo que las ciudades podrían convertirse tras haber afrontado una verdadera debacle ecológica. Este ecosistema funciona como el corazón de un adolescente al que le hubiera tocado la Lotería, y sus acordes son la ausencia de esa vida social y peatonal que postula el modelo clásico, la histérica obstinación por los récords y por los patrones que subvierten el buen quehacer de la sintaxis urbana. Dubai ha reemplazado la complejidad por la complicación, la sencillez por la simplicidad. La oferta visual y urbana de Dubai es el resultado de una sociedad en apariencia traumatizada, abocada al corto plazo, obsesionada con los beneficios, la megalomanía, la cirugía sobre los cimientos de la vida urbana al uso. Si bien es cierto que ante los nuevos vectores de las migraciones ninguna ciudad puede permanecer impasible ni aferrada a sus cánones paisajísticos, constructivos y demográficos, Dubai marca pautas que no se ciñen a la adaptación y a la asimilación, sino que se erige de forma cotidiana en función de su propia ansiedad. Dubai funciona como un puzzle sin alma cuyo desarrollo parece fruto de una amenaza, de una epidemia, de un acontecimiento sin precedentes del que sólo cabe resguardarse. Dubai no levanta acta de un mundo cambiante, sino que monumentaliza el corto plazo, se fabrica a sí misma sin el afán de perdurar, fomentando alianzas sociales débiles, amistades no duraderas, experiencias colectivas de alcance modesto.

Sin embargo, ahí está el marketing para sostener el mito en pie. El mismo marketing que permite poner el nombre de Tiger Woods o Michael Schumacher a distintos proyectos residenciales, el mismo que estigmatizará las estaciones del futuro monorraíl con los nombres de marcas de lujo. Dubai dará lugar a retazos de conversaciones que condenan al anacronismo a la noción de ciudad como ente público, dando rienda suelta al lado más expropiador de lo privado: “Quedamos en la salida de la estación Armani, que está dos paradas después que Chanel”. El marketing como espónsor y pavimento de la urbanidad va camino de naturalizarse.


Pablo Díez es ganador del XI Premio Arte Joven de Novela de la Comunidad de Madrid y trabaja actualmente como periodista para la Embajada española en Emiratos Árabes




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Piensa Madrid, taller de arquitectura y urbanismo

Agradecimientos a Alba Rodriguez Illanes por facilitarnos el link





LA CASA ENCENDIDA organiza un taller en torno a la acción urbana y la activación de la ciudad.

del 08.10.08 al 09.10.08


interesados pinchad aquí


Madrid funcionando

¿Qué es lo que hace que la ciudad se active? ¿Cuáles son los dispositivos materiales y los sistemas tecnológicos que conectan la ciudad con centros de suministro y transformación de bienes de consumo dispersos en el territorio? Y, ¿cuáles los canales en los que los residuos son transformados y relocalizados? Todos ellos son sistemas y canales que limitan las opciones de la ciudad, al tiempo que hacen posibles las interacciones y acontecimientos que la definen. Gestores tecnológicos de energía, agua y alimentos, pero también de cultura, ideología, ficción y entretenimiento.

Urbanismo informal

Superpuesta a la planificación oficial decidida desde las estructuras del gobierno de la ciudad, existe una trama de intervenciones blandas, gestionadas desde posiciones marginadas de la vida pública que pretenden desafiarla. Actuaciones que representan intereses de pequeños colectivos, en algunos casos al margen de la legalidad o, simplemente, ajenas al planeamiento urbanístico. Más tácticas que estratégicas, en muchos casos movilizan herramientas y lenguajes alejados de los utilizados en el diseño urbano canónico, pero que contienen eficacias y riesgos nunca incluidos en éste.

Arquitecturas iconográficas

El Madrid de los monumentos arquitectónicos. Construcciones que proyectan modernidad. Que conectan la imagen de la ciudad con el mercado de las ciudades-puestasal- día. Al mismo tiempo atractores de esfuerzos, cristalizaciones del estado del arte en sus respectivas tipologías funcionales, laboratorios que elevan la referencia de calidad de la industria edificatoria y manifiestos materiales de las prioridades públicas de las sociedades urbanas.


Del 08 al 09 Octubrede 2008

INSCRIPCIÓN 40 €


Para más información pinchar aquí



Creative Commons License


Esta

obra está bajo una

licencia de Creative Commons.


CIUDADES PARA UN FUTURO MÁS SOSTENIBLE



Os presentamos la Biblioteca CF+S, una plataforma digital que surge a través de una serie de profesionales y docentes con objeto de cimentar las bases teóricas para una futura prácitca del urbanismo más sostenible. Impulsada por el Ministerio de la Vivienda y la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid esta página web nace con un doble objetivo. Por una parte "reunir documentación sobre todo tipo de acciones y experiencias en las ciudades y en el territorio que mejoren [...] las condiciones de vida de las personas"; y por otra "ofrecer artículos, informes y reflexiones teóricas sobre el actual estado de las ciudades y sobre las alternativas que se plantean". La documentación que aquí se recoge viene firmada por expertos de la talla de José Fariña, Agustín Hernández Aja, Carlos Verdaguer o José Manuel Naredo y se clasifica en los siguientes grupos: Buenas Prácticas, Boletín CF+S (resumenes disponibles en los TA de la ETSAM) y Documentos.
Buceándo por la Biblioteca encontraréis muchos textos que resultan tremendamente atractivos e interesantes. Ante semejante empacho teórico os facilitamos una selección y os invitamos a que descubráis por vosotros mismos el resto de los contenidos.
Para más información consultar:

Creative Commons License
Esta
http://purl.org/dc/dcmitype/Text" dc="

EL IMPULSO DEL ARTE

La declaración que podéis leer a continuación es un extracto del artículo "Los coleccionistas están cambiando", una entrevista a Isabel Mora de José Andrés Rojo (El País, edición impresa 23-08-2008). Es un texto que hace referencia a la creación artística contemporánea. Concretamente trata de cómo el arte se ha transformado en un campo en el que confluyen múltiples disciplinas; cómo la obra de arte está pasando de ser patrimonio exclusivo del genio creador a un acuerdo común entre intereses diversos. En este sentido actúa como sustrato teórico de la noticia que publicábamos ayer sobre el proyecto multidisciplinar The Morning Line.

"Ya no valen los viejos criterios. Es necesario entender que muchos de los artistas actuales más renombrados están a la cabeza de empresas que emplean a 40 ó 50 personas, entre investigadores, ingenieros, arquitectos... Es el caso de Olafur Elliasson, Damien Hirst, Jeff Koons, por ejemplo. Y también cambian los propios coleccionistas. Ya no se limitan a comprar las obras terminadas; están también financiando muchos proyectos de los artistas que valoran o poniendo en marcha fundaciones que recojan las obras más complejas. Ahí están la propia Fundación Jumex o la Sandretto Re Rebaudengo, en Turín. Tienen edificios para instalar sus compras de manera permanente"

Isabel Mora
Asesora de arte. Actualmente trabaja junto a Samuel Keller en la Fundación Beyeler

Para ver el el artículo completo pinchar aquí.


Creative Commons License


Esta
obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Matthew Ritchie: THE MORNING LINE

Agradecimientos a Urroz Proyectos por habernos cedido la información.


The Morning Line el “anti-pabellón”, representa tres años de colaboración intensiva entre la fundación Thyssen Bornemisza Art Contemporary y el artista Matthew Ritchie, aclamado en 2001 por la revista Time como uno de los 100 innovadores para este milenio por “explorar lo impensable así como lo todavía no pensado”. The Morning Line ha sido concebido por Ritchie como una estructura esencialmente colaborativa, una intersección interdisciplinar donde converge la información especializada de artistas, arquitectos, ingenieros, físicos y músicos para crear una nueva forma: una estructura mutable con multiples expresiones y narrativas que entrelazan su estructura física con las imágenes y sonidos que acoge. Se trata no tanto un recinto cerrado sino un espacio abierto; es la conversión del lugar a un lenguaje que visualiza el pasado y el futuro como espacios indeterminados e historias de mecanismos cuánticos. Las referencias narrativas al Paraíso Perdido de John Milton revisitan las narraciones bíblicas originales del Génesis y de la Caída desde la perspectiva de Satán, Dios, Eva y Adán. El título además, alude a un término utilizado para referirse a los caballos listos para correr las carreras del día, un momento de enorme interés, algo imposible de predecir, porque el futuro que llega con cada día nunca se puede entender sino es a través del pasado.



TML_01

Para diseñar The Morning Line, Matthew Ritchie ha colaborado durante tres años con un equipo de arquitectos, músicos, científicos, programadores y animadores tan variados como Aranda/Lasch (Nueva York), Daniel Bosia (jefe de equipo de ingeniería Arup AGU), Paul J. Steinhardt (Profesor de Ciencia de la cátedra Albert Einstein de la Universidad de Princeton), Neil Turok (jefe del departamento de física matemática, Universidad de Cambridge), Bryce Dessner (miembro fundador de las bandas The National y Clogs y responsable de la estructura sonora de The Morning Line) y Florian Hecker (compositor y responsable de las piezas encargadas para The Morning Line) para crear el primer edificio basado en formas tetraédricas que se repiten y entrelazan; una estructura realizada desde el lenguaje arquitectónico que expresa directamente su contenido sobre la visión del cosmos a través de la forma. Esta estructura, que simultáneamente se genera y se destruye, incluye un sistema interactivo con su alrededor, que comprende sonidos e imágenes que varían en función del espectador y que estará instalado en la zona exterior del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo entre el 2 de octubre de 2008 y el 11 de enero de 2009.



TML_02

Gracias a su sistema de diversos módulos entrelazables, este anti-pabellón ofrece la posibilidad de realizar diversas funciones, tanto como espacio de ocio y recreo como albergar espectáculos y actuaciones entre sus partes que conforman un auditorio/paisaje/ruina a la vez que sirven de gigantesco instrumento musical al servicio de compositores y artistas del medio electro acústico. Las composiciones creadas para The Morning Line son tanto parte como complemento de la arquitectura, ideadas expresamente para su complejo sistema de audio.


TML_03

Matthew Ritchie: The Morning Line

Por encargo de Thyssen-Bornemisza Art Contemporary

Arquitectura en colaboración con Aranda/Lasch, Daniel Bosia & Arup AGUCosmología en colaboración con: Paul Steinhardt & Neil TurokMúsica en colaboración con Bryce Dessner, Florian Hecker,Thom Willems, Luke Dubois & David Sheppard

Animación y programación en colaboración con Nick Roth, James Case, Luke Dubois & MRC

York YOUniverse, 3ª Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Sevilla (BIACS 3)

Comisario: Peter Weibel

Co-comisarios: Marie-Ange Brayer, Wonil Rhee

Fechas: 2 de octubre 2008 -11 de enero 2009

Lugar: Centro Andaluz de Arte Contemporáneo


PIES DE FOTO / CAPTIONS
REF: TML_01, TML_02, TML_03
Matthew Ritchie, Aranda/Lasch and Arup AGU
The Morning Line, 2008
Commissioned by Thyssen Bornemisza Art Contemporary
Perspective drawings
Image: Matthew Ritchie Studio



Creative Commons License


Esta
obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

La Contaminación Ambiental del Río Bogotá

texto editado a partir del que aparece en el portal encolombia.com, para ver el documento original pinchar aquí
Agradecimientos a Ramiro González por habernos remitido el texto


El río Bogotá nace a unos 3400 metros sobre el nivel del mar (msnm) en el Alto de la Calavera, Municipio de Villapinzón al nororiente de Cundinamarca. Recorre cerca de 370 Kms. de longitud en dirección suroccidente y desemboca en el río Magdalena a una altura de 280 msnm, en el Municipio de Girardot.


Nacimiento del río Bogotá

En este recorrido la cuenca del río Bogotá drena una superficie de 599.561 hectáreas, siendo sus principales tributarios, los ríos San Francisco, Sisga, Siecha, Tibitó, Teusacá, Chicú, Juan Amarillo, Fucha, Tunjuelo, Balsillas, Soacha y Muña en la cuenca alta y, Calandaima y Apulo en su cuenca baja. Constituye así mismo el eje fundamental y principal elemento del sistema hídrico del Distrito Capital y actúa como límite occidental de la ciudad y como elemento articulador entre el área urbana y el área rural de la Sabana.

El río Bogotá es la principal fuente hídrica de la Sabana de Bogotá y el receptor de los aportes domésticos de los habitantes de Santa Fe de Bogotá y los municipios de la Sabana. El 90% de la carga contaminante del río llega a través de los ríos Salitre o Juan Amarillo, Fucha y Tunjuelo. Un 30% de este caudal proviene de la cuenca del Salitre, un 39% del Fucha y un 21% del Tunjuelo, estando compuesto el 10% restante por los aportes combinados de las subcuencas de Torca, Conejera, Jaboque, Tintal y Soacha.

Río Bogotá

Programa de descontaminación de las aguas residuales de santa Fé de Bogotá

Debido a la magnitud y trascendencia nacional de la problemática ambiental del río Bogotá y el impacto sobre la región de la sabana, el Distrito se ha comprometido con la recuperación de la cuenca media a través de un programa integral de control en la fuente, recolección y tratamiento de las aguas residuales. Con el programa más ambicioso de la historia de Bogotá se está construyendo interceptores y colectores con una inversión superior a los $200.000 millones de pesos, las obras de alcantarillado local con un costo superior a los $35.000 millones y obras en licitación por $140.000 millones adicionales, en redes troncales de alcantarillado se están construyendo obras por $49.000 millones y abriendo licitaciones por $100.000 millones adicionales.

A través del DAMA se está ejecutando una estrategia integral de saneamiento teniendo en cuenta que aproximadamente el 90% de la contaminación de Bogotá es generada por los vertimientos de las aguas residuales domésticas y el 10% por los vertimientos industriales, que generan la mayor cantidad de problemas de salubridad. Un gran esfuerzo se dirige al control en la fuente con el programa de Control y Monitoreo de Vertimientos Industriales. Paralelamente se ejecutan los proyectos de Transferencia de Tecnología a la Pequeña y Mediana Empresa – PYME y el Manejo y Conservación de las rondas de los ríos y humedales.

Estructura Ecológica de Bogotá

Para el tratamiento de las aguas residuales de Santa Fe de Bogotá se cuenta con un programa a 20 años (ver cronograma), para la construcción de tres Plantas de tratamiento en la desembocadura de los ríos Salitre, Fucha y Tunjuelo. En la primera fase de este programa se adjudicó la construcción y operación de la Fase 1 de la Planta de Tratamiento el Salitre –, el consorcio Suez Lyonnaise des Eaux de Francia es la firma contratista, mediante el contrato de concesión No. 015 del 20 de septiembre de 1994. La planta entrará en operación en septiembre del año 2000.


La ubicación de las plantas

La Financiación del programa, en particular de la planta de tratamiento El Salitre, consta de dos partes: La primera, correspondiente a la construcción de las obras, que debe ser costeada por la empresa concesionaria, para lo cual acudió a la banca internacional para gestionar el 75% de los recursos necesarios con el aval del D.C.. La segunda, constituida por los gastos en los que incurra el D.C. durante la concesión, es decir la compra de predios, estudios, interventoría y pago por metro cúbico de agua tratada, para lo cual se creó en enero de 1996 el Fondo Cuenta para la Descontaminación del Río Bogotá, cuyos recursos son manejados mediante fiducia con FiduPopular y que consta de tres fuentes: el Fondo Nacional de Regalías, el 50% del Porcentaje Ambiental del Impuesto Predial y, los Rendimientos Financieros generados por el Fondo Cuenta.


De acuerdo con los fondos existentes en el Fondo Cuenta y las proyecciones para los próximos años, los recursos alcanzaría para la compra de predios, la operación por concesión de la planta Salitre Fase I y cubrir algunos costos de operación de Salitre Fase II. Sería necesario recurrir a la transferencia a los usuarios para cubrir los costos de las plantas Fucha y Tunjuelo. Claramente el programa se encuentra desfinanciado más allá de la primera planta.


La Ejecución de las Obras. Para la adecuada ejecución del programa de tratamiento de las aguas residuales es necesario unos requisitos como: Minimización de vertimientos industriales, Uso eficiente del agua, Control en la fuente, Control de vertimientos de sustancias de interés sanitario, Descontaminación de ríos y quebradas tributarios Río Bogotá y humedales (colectores e interceptores), Contar con los predios para la construcción de las plantas y para la disposición de los biosólidos generados en el tratamiento, Mínimo costo de tratamiento, Mínimo impacto socioeconómico y Asegurar recursos financieros.

Fase I: Tratamiento primario: remoción del 40 % de carga orgánica y el 60% de sólidos suspendidos.

Fase II: Tratamiento secundario: calidad efluente final de menos de 20 mg/l de DBO5 y menos de 30 mg/l de sólidos suspendidos.




Efecto de las Plantas sobre el Río. El efecto ambiental de las plantas se mide con base en la reducción de carga orgánica y sólidos suspendidos totales, únicos parámetros sobre los cuales existe compromiso contractual, por tratarse de plantas diseñadas básicamente para el tratamiento de vertimientos domésticos.


Un primer análisis se realizó estimando el porcentaje de reducción acumulado de aportes de carga orgánica y sólidos suspendidos de los vertimientos finales sobre el río Bogotá, en la medida que van entrando en funcionamiento las plantas, como se muestra en las siguientes gráficas.



El resultado indica que con la operación de la Planta Salitre Fase I, el impacto sobre el río Bogotá es mínimo, con una reducción del 9% de aporte de carga orgánica y 9% de aporte de sólidos suspendidos totales.

La eficiencia del sistema se reduce por las conexiones erradas y los vertimientos directos al río. Así, aunque los resultados de la reducción de aportes que se presentaría con las tres plantas operando en sus dos fases es de 69% de carga orgánica y 76% de sólidos suspendidos totales, sobre el río la reducción real de aportes es de 65% y 70% respectivamente.

Un segundo análisis de los efectos de las plantas sobre el río Bogotá se efectuó corriendo el modelo QUAL 2E de la EPA, con los datos de la CAR de un estudio hecho en 1996. Se modeló un escenario de todas las plantas funcionando con tratamiento primario y secundario, tratando los siguientes caudales en las plantas: Salitre 4 m3/s, Fucha 7 m3/s y Tunjuelo 4 m3/s.
Los resultados que se muestran en la siguiente gráfica, comparados con la norma de calidad de referencia establecida por la CAR en el acuerdo 58 de 1987, permiten concluir:
  • El río llega a las descargas de Bogotá con menos de 1 mg/l de oxígeno disuelto, debiendo tener al menos 6 mg/l

  • La planta Salitre en sus dos fases, incrementa el oxígeno disuelto hasta 1,5 mg/l, pero con las descargas posteriores provenientes del humedal de Jaboque y la planta de tratamiento del río Fucha (con tratamiento secundario), el río llega nuevamente a tener una concentración de oxígeno disuelto de 0 mg/l (pocos metros después del vertimiento), concentración que se mantiene a pesar de los vertimientos de aguas tratadas por la planta de tratamiento del río Tunjuelo (incluyendo secundario). Este resultado se presenta porque el suministro de oxígeno por el agua tratada en las plantas no es suficiente para contrarestar la demanda del Río Bogotá y rápidamente se pierde el efecto y se diluye en los mayores caudales que trae el río.

  • Las condiciones actuales del río Bogotá a la entrada de los vertimientos de la Capital (prácticamente muerto), hacen totalmente ineficaz el trabajo de las plantas del Fucha y del Tunjuelo, particularmente el de esta segunda.


La Planta del Salitre. Las obras civiles se iniciaron a finales de 1997 y desde septiembre del año 2000 la planta opera con un caudal de tratamiento de 4 m3/seg de aguas residuales.


Maqueta de la planta

Construcción de la planta

Las metas previstas para la ejecución del componente financiero del programa se asocian con el flujo de fondos del impuesto predial, principal recurso en el Fondo Cuenta.

No obstante, es necesario aclarar que se ha presentado una disminución en las fuentes de recursos del Fondo Cuenta por los siguientes motivos:

La eliminación de los recursos provenientes del Fondo Ambiental de la EAAB (los cuales fueron transferidos por una sola vez durante la vigencia de 1996 por un monto de $2,142.56 millones de pesos), cuya fuente fue eliminada del presupuesto de esta entidad, al no tener soporte jurídico frente a lo dispuesto en la Ley 99/93.

El Distrito Capital y la CAR suscribieron en 1997 un convenio para transferir directamente desde la Tesorería Distrital al Fondo Cuenta, el 50% del Porcentaje Ambiental del Impuesto Predial, lo cual se cumplió sin problemas hasta la vigencia de 1997. Para 1998, la CAR decidió no autorizar al Distrito la transferencia directa al Fondo Cuenta de los $21,500 millones correspondientes a esta vigencia, lo que incidió desfavorablemente en los rendimientos financieros del Fondo Cuenta, los cuales, colocados a una tasa anual promedio del 29%, hubieran generado recursos adicionales aproximados a $3,000 millones de pesos.

Para la vigencia de 1998 la suma no transferida es equivalente a $ 22.089.2 millones, que colocados a una tasa promedio del 19% ( tasa ponderada de 1999 ), se habían incrementado los rendimientos en aproximadamente $4.200 millones de pesos en tanto que para 1999 los rendimientos se estiman en $2.100 millones aproximadamente. En resumen se han dejado de percibir rendimientos por valor aproximado de $6.300 millones considerando el rendimiento a la tasa anteriormente anotada.


PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE LA SITUACIÓN ACTUAL DEL RÍO BOGOTÁ

Corporación Autónoma Regional

Empresa de Acueducto de Bogotá



Creative Commons License


Esta
obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

CONTENIDOS

#BancosAtocha #cities4youth #DebatesUrbanos #DigitalMX #EgiaMapa #InnovaciónCiudadana #Meetcommons #OlotMésB #OpenUrbanLab #P2PWikiSprint #PiensaSol #SmartcitizensCC #UrbanCommerce #Wikilovesmonuments A Coruña AC Etsam Accesibilidad Ada Colau Advocacy Planning Aldea Digital Amasté Ambilly Aprendizaje Aprendizaje colectivo Arganzuela Arquitectura Arquitectura Bioclimática Arquitectura social Arquitecturas Colectivas Arte Arte Urbano ASA Astra Gernika Attac Autobarrios Autoconstrucción Autogestión Autonomía Barcelona Basurama BAT Bernardo Secchi Bicicleta BiciMAD Bien común Bienal de Paisaje Rural Big Data Bilbao Boa Mistura Bottom up Brasil Buen Vivir Burgos C4C Cambio de época Canalejas Cartas de Navegación Urbana Cartografías y Mapas Cataluña Cañada Real CENTAC City Making Ciudad Ciudad 2.0 Ciudad Deseada Ciudad Marca Ciudad Paramétrica Ciudad sensible Ciudad Sostenible Ciudadanía digital Ciudades Emocionales Club de Debates Urbanos Cocreación Codiseño Cohousing ColaBoraBora Colectivos Comandante Tom Comercio Común Conama CONAMA 2012 Concursos Condiciones Metropolitanas Contemporáneas Conferencias Congresos Cooperación Internacional Copyleft Covivienda Creatividad Social Crisis Crowdfunding Crónicas CSOA La Morada Cultura Cultura Libre Cunctatio Cursos y formación Código Abierto Debates Democracia Descargas Diamantina Dinamización económica Diseño Diseño Colaborativo DIY DMH2013 Do It Yourself Documentos Domenico di Siena Donostia DPR Barcelona Ecología Ecología Urbana Edificio España Edificios públicos vacíos Eduardo Mangada Educación Educación Expandida Eficiencia energética Eginbook El campo de la cebada El Paseo de Jane Empoderamiento Entrevistas EQUIciuDAD Ergosfera Espacio Espacio Comunitario Espacio Público Espalet España Especulación Estados Unidos Ethel Baraona ETSAM Europa European Green Capital 2012 Euskadi Eventos Expediciones Experiencias Exposiciones Extremadura Fab Lab Fabricación digital Federico Soriano Financiación colectiva Fluxus Francia Fuenlabrada Galicia GBCe Gentrificación Geografía Georges Perec Girona Glocal Graffiti Graffitiaccion GTR Guadalmedina Género Habitabilidad básica hACERIA Hangout Herramientas Digitales Hipotecas Hiria Kolektiboa Huesca Iberoamérica ICC Idensitat IGOP Increasis Indicadores Infraestructuras Innovación Ciudadana innovación social Innovación Urbana INTA Inteligencia Ciudadana Inteligencia Colectiva Interdepartamentalidad Investigación Izaskun Chinchilla Javier Burón Joan Subirats Jordi Borja José María Ezquiaga Juego Julián Salas Laboratorios Ciudadanos Laboratorios Ciudadanos Abiertos Laboratorios Urbanos Abiertos lacasinegra Lacol Las Rozas Las Vegas Latinoamérica Lavapiés Lecturas Demoscópicas Lefevbre Left Hand Rotation León 11 Locales comerciales vacíos Logística Los Pirineos Madrid Madrid Think Tank Malasaña Manu Fernández Mapeo colectivo Mappe Marea Verde Marina Blázquez Mario Gaviria Matadero Madrid MCAS Medialab-Prado Medio Ambiente Mi Ciudad AC2 Microurbanismo Miguel Jaenicke Miriam García Movilidad Movilidad urbana sostenible Murcia Málaga México Mé­xico Naquerant Espais Negociación Urbana Nociones Comunes Noticias Nueva York n´UNDO Náquera Observatorio Panamericano Okupación Olot Open Data Open Government Open Source Opensource OPPTA Ordenación del territorio P2P Paco González PAH Paisaje Paisaje Transversal Papers57 Participación Ciudadana París Patrimonio Peatón PECAM Pedagogía Urbana Periferia Peter Hall Philadelphia Piensa Madrid PKMN Planeamiento urbano Planes de Barrio PLAYday POLURB 2015 Políticas Urbanas Porfolio Privatizaciones Procesos de Negociación Urbana Procomún Producción Psicología Ambiental Publicaciones Punt Sis Ramón López de Lucio Reactivación comercial Reciclaje Recife Referencias Reflexiones Regeneración Urbana Rehabilitación Rehabitat Resiliencia Revitalización Comercial Revolución Urbana Rio Grande Rio Grande o diamante da cidade Rural Rusia Sao Paulo Saskia Sassen SEGIB Segovia Sentient city Sevilla SIG Sindicato de Arquitectos Sinergia Sostenible Sistemas de Información Geográfica Smart cities Smartcitizens Sociología Sostenibilidad Sprawl Stepienybarno Stop Depredación Storify Streaming Tabakalera Taller de Casquería Talleres de trabajo Territorio Tetuán Think Cities Think Commons TIC Todo por la Praxis Toledo Transdisciplinariedad TRANSFORMINGMADRID Triball Trujillo Tránsit Turismo TXT Espacio Público UEM UIMP Universidad Europea de Madrid UPM UPV Urbana Urbania ZH Urbanismo Urbanismo Adaptativo Urbanismo Emergente Urbanismo Inclusivo Urbanismo P2P Urbanismo participativo Urbanismo social Urbanismo Táctico URJC Valencia Valladolid VdB VIC Virgen de Begoña Vitoria-Gasteiz Vivienda Viviendas vacías Vídeos Wikimedia Wikisprint Zaida Muxí Zaragoza Zaragoza Open City 2020 Zaramari ZAWP Zinc Shower Zuloark


Este blog funciona bajo una licencia Creative Commons Reconomiento-NoComercial 3.0
Desarrollado con Blogger por Paisaje Transversal