EXPOSICIÓN TALLER DE TRABAJO

por Paisaje Transversal

Mañana, día 27 de Febrero supondrá el pistoletazo de salida a la exposición sobre el taller de trabajo "Condiciones Metropolitanas Contemporáneas". La inauguración se realizará en el Salón de Actos de la ETSAM a partir de las 12.30. En este acto se comentará con carácter general en qué ha consistido el taller y se presentarán someramente los proyectos llevados a cabo durante su transcurso. Finalmente realizaremos una visita a la exposición.

La exposición se llevará a cabo en el espacio expositivo de la ETSAM (Pabellón Nuevo) entre los días 27 de febrero y 14 de marzo de 2008.

[espacio exposiciones de la ETSAM]

INAUGURACIÓN EL 27 DE FEBRERO A LAS 12.30 EN EL SALÓN DE ACTOS DE LA ETSAM


Creative Commons License


Esta
obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

La construcción de la ciudad genérica

por Francisco Jarauta

El presente texto se propone como una introducción y complemento a la conferencia que el autor ofreció durante el taller de trabajo "Condiciones Metropolitanas Contemporáneas" (Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid, 17 de enero de 2008). Además también resulta interesante la lectura de Los Tiempos de la Arquitectura, otro artículo de Francisco Jarauta publicado en este mismo blog hace un mes, para profundizar en las cuestiones planteadas durante su charla.


El debate sobre la arquitectura contemporánea ha dejado de ser hoy un debate autorreferencial. Si en las últimas décadas la discusión había quedado limitada al círculo de tiza de la discusión posmoderna – atenta principalmente a determinados experimentos formales y estéticos –, a partir de los ’90 los problemas son otros y la arquitectura hace suyos una serie de nuevos contextos políticos, sociales y culturales, próximos a los grandes cambios que definen y caracterizan nuestra época. Estos cambios son pensados desde una dimensión globalizada que, por una parte, ha permitido superar ciertos esquemas interpretativos y críticos, y, por otra, ha forzado a la arquitectura a plantearse nuevos problemas, más próximos a las condiciones derivadas de los cambios culturales del habitar humano.

El mapa que resulta de este cambio de posición es sorprendente. La arquitectura ha pasado a ser en estos momentos uno de los laboratorios de análisis y discusión más activos con relación al debate contemporáneo sobre los grandes cambios civilizatorios que la humanidad está en proceso de realizar. Esta relación con la época atraviesa hoy en día dos frentes complementarios de cuestiones que en su articulación posibilitan un nuevo discurso y unas nuevas propuestas.

El primero de ellos tiene que ver con la emergencia de nuevos problemas, derivados principalmente del crecimiento de la población mundial y de su distribución urbana. Hemos asistido a lo largo del siglo XX a un cambio cualitativo de incalculables consecuencias. De los 1300 millones de habitantes de comienzos de siglo, se ha pasado a 5500 a finales del XX. De esta población, en 1900 sólo el 10% vivía en ciudades; en el 2000, la población urbana superaba el 50%, indicando esta tendencia un proceso irreversible que no es necesario comentar aquí, pero que anuncia una transformación radical del mapa urbano heredado del siglo XX. Sin entrar en más análisis, el factor demográfico ha sido uno de los agentes más importantes de la transformación del mundo contemporáneo. Una lectura detenida de los análisis de Paul Kennedy o del Global Urban Observatory nos permitiría situar este problema como la matriz más dinámica respecto a otros numerosos problemas que recorren por igual aspectos que tienen que ver con los flujos migratorios, la aparición de las nuevas grandes concentraciones urbanas, la depauperización de los sistemas de vida, la crisis de las identidades culturales. Bastaría recordar cómo de las 33 megapolis anunciadas para el 2015, 27 estarán situadas en los países menos desarrollados y de las cuales 19 estarán en Asia.

Este mapa humano, frente al que es difícil ser neutral, ha planteado nuevos y acuciantes interrogantes que la arquitectura contemporánea ha hecho suyos. En primer lugar, la ciudad ha pasado a ser uno de los problemas centrales de la discusión, convirtiéndolo en el espacio que mejor articula todas las variantes culturales, sociales, antropológicas con las que la arquitectura dialoga. En él convergen procesos complementarios que deciden la urgencia de un repensamiento.

Por una parte, en un proceso de desterritorialización progresiva de lo político, la ciudad pasa a ser el lugar más real políticamente hablando. La abstracción creciente que afecta a los sistemas de representación política, inscritos en la tendencia a una cada día más fuerte globalización, la defensa de lo local como espacio y marco de identificación básica adquiere una dimensión nueva que puede concretarse en todas aquellas dimensiones que definen social y culturalmente el proyecto de una sociedad determinada. Este espacio coincide con el territorio de lo local, llámese ciudad, región, etc. Pero de todas estas variantes, es la ciudad la que define mejor la particularidad específica de las formas de habitar. Nace así una complejidad nueva que, en la tensión global/local, se decanta hacia la defensa de aquellos sistemas de representación capaces de actuar como referentes funcionales de lo social, cultural y político. En la ciudad se proyecta, se construye el espacio social, se intercambian aquellos sistemas simbólicos que desde la apropiación individual hace posible una identidad cultural básica transitoria.

Pero, al mismo tiempo, la ciudad se ha convertido en el espacio por excelencia de representación y expresión de las nuevas tensiones sociales, culturales, políticas del mundo contemporáneo. Paradójicamente, a la variante primera que la convertía en el espacio más real políticamente hablando, le acompaña el efecto derivado de una nueva complejidad que problematiza el aparente efecto identitario que se le había atribuido. La ciudad es cada vez más el escenario de derivas y flujos, de encuentros y fugas producidos en el territorio que articula los sujetos que la recorren, sus formas de vida, sus necesidades y ansiedades. Las marcas, las señales de diferenciación e identidad o reconocimiento constituyen una economía de lo simbólico que Richard Sennet o Paul Virilio han identificado en su dimensión funcional. Son ellas las que articulan el difícil equilibrio – cada vez más frágil – de las nuevas complejidades sociales.

Surge así un nuevo territorio urbano que Rem Koolhaas ha definido como la ciudad genérica. Escenario de la nueva complejidad, se constituye en la forma urbana que transforma los esquemas de la ciudad histórica, su memoria y fuerza simbólica, para desplazarse hacia el lugar neutro de coexistencia de grupos sociales, culturas, géneros, lenguas, religiones… diferentes. La ciudad genérica pasa a ser el nuevo laboratorio de relaciones, miradas, tolerancias, reconocimientos que confrontan directamente el modelo heredado de la antigua ciudad, dominada por la memoria de un tiempo sobre el que se construía la historia de una identidad. El nuevo cuerpo social – como escribiera Foucault – se presenta desde las marcas de diferencias múltiples, reunidas apenas en el provisional y frágil modelo de las nuevas relaciones sociales. No se trata de una identidad construida desde el segmento dominante de los tiempos comunes, sino desde la interferencia de tiempos y voces, memorias y narraciones diferentes.

Pero, al mismo tiempo, la ciudad genérica, que se construye de acuerdo a la lógica de la expansión y acumulación, representa otro modelo de concebir y mostrar la ciudad. Al debilitamiento de una identidad dominante, le sigue la producción de una estructura urbana radial y periférica, que Pierre Bourdieu ha analizado detenidamente entendiéndola como el lugar de representación negada de lo social. La ciudad genérica produce un nuevo ser social, construido desde la materia híbrida de las diferencias, de las ausencias forzadas por la distancia del lugar de origen, de su voz suspendida, de la mirada extraviada. Este nuevo ser social irrumpe en la ciudad genérica descentrando su sistema simbólico de poder, aquel que nombra y legitima los nombres y ritos de la historia hegemónica.

Habitar la ciudad genérica conlleva situarse en el espacio abierto de las estructuras difusas que los flujos humanos que recorren la ciudad generan. Este nuevo territorio constituye hoy un desafío creciente al trabajo de proyección y urbanización que la arquitectura tiene que resolver. Los referentes desde los que pensar las respuestas están ahora condicionados tanto por las complejidades nuevas como por las posibilidades de respuesta definidas a partir de las nuevas tecnologías. Es este nuevo lugar, en el que de alguna forma convergen los problemas y las disponibilidades técnicas, el que hace que el trabajo de la arquitectura se enfrente hoy a nuevas respuestas. Posiblemente lo que ha quedado atrás es una tradición difícil de restaurar y que hallaba en los principios del humanismo las referencias programáticas para pensar el proyecto. Hoy todo ha cambiado y proyectar tiene que ver con la necesidad de interpretación y decisión política sobre el territorio emergente del mundo.

Pero entre las ideas y los hechos se abre, de nuevo, la grieta de los usos y olvidos. Cuantas veces regresamos a una nueva lectura de los ideales de la arquitectura del siglo XX, hasta la crisis del movimiento moderno, llegamos a pensar que su dificultad, por no decir fracaso, fue no haber logrado ser una eficaz herramienta para la construcción de formas políticas democráticas o teorías de la igualdad social, tal como Georges Bataille señalara ya en algunos de sus escritos del Collège de Sociologie. La ciudad, el proyecto, fueron siempre pensados desde la necesidad, no de la forma o el canon, sino desde la propia noción de libertad. Es acertadísima la opinión de Jeffrey Kipnis al insistir en la pertinencia de considerar el valor social y cultural de la libertad como una de las metas de la arquitectura, una meta siempre comprometida en el conflicto entre lo individual y lo colectivo; una abstracción que se discute sin posibilidad de resolución por teorías políticas y filosóficas, pero que se halla en la base de toda forma de civilización. No en vano, habría que volver a pensar la democracia como una forma política y su construcción como el trabajo central de un sujeto que sume la compleja determinación de las formas de vida entendidas en su sentido más amplio.

Desde esta perspectiva, la arquitectura incide de manera directa en el territorio culturalmente determinado, pensando, decidiendo el posible sistema de formas que definen el proyecto. Pero éste debe pensar inevitablemente la tensión de aquel territorio para hacer posibles libertades provisionales en situaciones concretas, libertades como las experiencias, como las sensaciones o como aquellos efectos que acompañan la experiencia. Esta frontera que recorre los extremos de la libertad como principio social, fue el territorio preferido de quienes coincidieron en la International Situacionista a finales de los años ’50. Su lucha por la conquista de la libertad en el marco privilegiado de la ciudad, pensado como el lugar natural de los conflictos socio-políticos y de los nuevos cambios sociales. Desde la dérive de Guy Debord (entendida como una técnica de tránsito fugaz a través de situaciones cambiantes) al proyecto New Babylon de Constant, crecieron una amplia serie de ideas y proyectos cuya intención principal no era otra que la de construir espacios abiertos para sujetos nómadas, cuya forma de vida siempre transitoria iba definiéndose de acuerdo a la lógica de los acontecimientos, tal como sugeriría más tarde la Walking City, proyecto realizado por Archigram en 1963.

Al igual que los componentes del movimiento Arquitectura radical, que entre 1965 y 1975 cuestionan el modelo de sociedad industrial y sus proyectos urbanos, tal como venían desarrollándose en los años ’60 en Europa. Andrea Branzi daba de ella una primera interpretación: «La arquitectura radical se sitúa en el interior de un movimiento más amplio de liberación del hombre de las tendencias de la cultura contemporánea, liberación individual entendida como rechazo de todos los parámetros formales y morales que, actuando como estructuras inhibitorias, dificultan la realización plena del individuo. En este sentido, el término “arquitectura radical” indica más que un movimiento unitario, un lugar cultural». En efecto, este lugar cultural remitía al amplio debate de ideas que recorre de forma plural las diferentes disciplinas que orientaban la construcción de una civilización industrial, base de la actual. Frente a ella se afirmaban dos dispositivos complementarios: uno, dominado por la crítica de las formas y legitimaciones que acompañaban a la instrumentalización del movimiento moderno, prisionero de aplicaciones y utilidades; otro, la búsqueda de nuevos procedimientos para construir nuevos territorios sobre los que reinventar el orden de lo cotidiano. Tanto en un aspecto como en otro coinciden unos y otros al hacer suya la crítica de una ideología de la forma, de un positivismo de la función y de la mecanización, causas principales de un proceso creciente de abstracción y homologación que dejaba la puerta abierta al abandono de las condiciones humanas del proyecto. Este conflicto entre privado y público, entre individuo y sociedad, que ya había sido planteado por los situacionistas, volvía ahora con nuevos argumentos y proyectos, enmarcado en un contexto cultural y político nuevo.

Se trataba de una crítica que ya a partir de los años ’50 recorría por igual los planteamientos del arte y la arquitectura, situados entonces en una distancia crítica que interpelará por igual los principios del movimiento moderno y de las vanguardias históricas, los nuevos humanismos o las ilusiones del socialismo utópico. Era necesario ir más allá de las confrontaciones estériles y abrir la cultura del proyecto a otros territorios, tal como los situacionistas habían interpretado. Lo que estaba en juego era la defensa de un nuevo uso social de la cultura frente al proyecto global de una nueva interpretación de lo moderno. En 1968 Archigram definía así las ideas centrales de su trabajo: «Para los arquitectos la cuestión es saber si la arquitectura participa en la emancipación del hombre o si se opone a ella al fingir un tipo de vida establecido de acuerdo a las tendencias actuales». En realidad, se trataba de planes y proyectos nuevos, de gestos liberadores frente a una situación definida a partir de los principios del movimiento moderno.

Frente a una realidad construida desde presupuestos que el movimiento moderno terminaba por legitimar, se abría un nuevo espacio utópico en el que era pensable otra historia, otra ciudad, otra forma de habitar. La tensión utópica que había atravesado las vanguardias volvía ahora en el marco crítico y radical de quienes pensaban que la arquitectura se hace con ideas y que es el pensamiento el que define las formas del espacio y la experiencia. Posiblemente lo que ellos proyectaban eran sólo sueños que, en última instancia, son la narración de un deseo que insiste y lucha contra la fatalidad; pero eran los sueños que animaron la idea de una sociedad utópica más allá de las condiciones que la época había hecho suyas.

Una mirada hacia los experimentos de los años ’60, a los que nos hemos referido aquí, cobra mayor actualidad si se piensa, como ya dijimos antes, que la arquitectura contemporánea es uno de los espacios en los que de forma más directa inciden los interrogantes acerca de la nueva civilización. Se trata, de nuevo, de definir los nuevos espacios, las nuevas ciudades, las nuevas formas de habitar, sabiendo que en esta decisión se juega una parte del destino humano, esa pequeña y gran historia que los radicales de los años ’60 eligieron como experimento y proyecto propio.

Quizá sea debido a esta ansiedad e insatisfacción o al efecto de una conciencia crítica que se ampara en el deseo de repensar la tensión y competencias que un cierto pensamiento moderno ha atribuido a la arquitectura, que una y otra vez vuelve a ser citada la breve y tajante constatación de Mies van der Rohe, escrita para el programa de la Exposición de Construcción, celebrada en Berlín en 1930 y publicada un año después en el número 7 de Die Form: «La vivienda de nuestro tiempo todavía no existe. Sin embargo, la transformación del modo de vida exige su realización». Al final, de una de las décadas más tensas y dramáticas del siglo, el joven Mies establece una relación de observación sobre los hechos – “la vivienda de nuestro tiempo no existe” –, para, contra los hechos, afirmar éticamente la exigencia de su realización. Será “la transformación del modo de vida” quien, en última instancia, precipite y afirme su existencia. Una transformación inexorable que viene decidida desde las condiciones de una historia sometida, comentará Walter Benjamín, a “los extraños vientos de lo nuevo”.

Apenas unos años más tare, Le Corbusier volvía a interrogar las condiciones del hombre moderno, su forma de habitar: «Los hombres están mal alojados. Y está en marcha un error irreparable. La casa del hombre que no es cárcel ni espejismo, la casa edificada y la casa espiritual, ¿dónde se encuentra, dónde puede verse? En ningún lado o casi en ningún lado. Es preciso, por tanto, romper el juego con toda urgencia y ponerse a construir para el hombre». La arquitectura no tiene otra razón de ser que la de construir para el hombre, una dialéctica compleja que recorre en zig-zag la historia de las ideas y los mapas del mundo. Una historia que se reescribe continuamente para emerger de acuerdo a lógicas no establecidas y que ninguna respuesta consigue inicialmente reconducir. Lo importante es la disposición que reúne el pensar, el construir, el habitar. Construir, habitar, pensar (Bauen Wohnen Denken) era el título de la conferencia pronunciada por Martín Heidegger el 5 de agosto de 1951 en el marco de las Darmstädter Gespräche. La intención heideggeriana no era otra que la de abrir una reflexión sobre el proyecto de una reconstrucción que, después de la catástrofe de la guerra, hiciera posible “habitar el mundo”. Él, siempre cercano a Platón, había hecho suya la afirmación de la Carta VII, que definía como tarea de toda filosofía la de “salvar la polis”. Dejando a los diferentes momentos de la historia definir y concretar qué se entiende pro “salvar” y qué por “polis”, lo importante aquí es volver a pensar la relación interna que rige la idea del habitar y su construcción. Toda cultura del proyecto recorre la tensión de un afuera que la historia transforma y el lugar de un pensamiento que imagina y construye la polis. Queda abierta la posibilidad de qué tipo de construcción y si ésta terminará decidiéndose en una Blurring Architecture que recorre los límites dominados por las sombras, como sugiere Toyo Ito. Un lugar, como el de nuestra época, que hace necesarias y urgentes una reflexión y la correspondiente decisión sobre las nuevas condiciones civilizatorias.


Francisco Jarauta es catedrático de Filosofía en la Universidad de Murcia

Creative Commons License


Esta
obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Charla de FRANCISCO JARAUTA

por Paisaje Transversal

El vídeo que podéis ver a continuación corresponde a la segunda parte de la charla impartida por Francisco Jarauta - catedrático de Filosofía en la Universidad de Murcia- durante la cuarta jornada del taller de trabajo "Condiciones Metropolitanas Contemporáneas", celebrada el 17 de Enero de 2008 en la ETSAM. El vídeo está dividido en seis partes.

Video 1 de 6



Video 2 de 6



Video 3 de 6



Video 4 de 6



Video 5 de 6



Video 6 de 6


Creative Commons License


Esta
obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Charla LUIS FELIPE A. TEIXIDOR

por Paisaje Transversal

El vídeo que podéis ver a continuación corresponde a la segunda parte de la charla impartida por Luis Felipe Alonso Teixidor durante la cuarta jornada del taller de trabajo "Condiciones Metropolitanas Contemporáneas", celebrada el 17 de Enero de 2008 en la ETSAM. El vídeo está dividido en seis partes.

Vídeo 1 de 6



Vídeo 2 de 6



Vídeo 3 de 6



Vídeo 4 de 6



Vídeo 5 de 6



Vídeo 6 de 6




Creative Commons License


Esta
obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Charla BASURAMA

por Paisaje Transversal


El vídeo que podéis ver a continuación corresponde a la segunda parte de la charla impartida por la asociación Basurama durante la tercera jornada del taller de trabajo "Condiciones Metropolitanas Contemporáneas", celebrada el 16 de Enero de 2008 en la ETSAM. El vídeo está dividido en cuatro partes.


Vídeo 1 de 4



Vídeo 2 de 4



Vídeo 3 de 4



Vídeo 4 de 4




Creative Commons License


Esta
obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Charla PAULA MONTOYA (Segunda parte)

por Paisaje Transversal

El vídeo que podéis ver a continuación corresponde a la segunda parte de la charla impartida por Paula Montoya-profesora titular del departamento de Proyectos en el Grupo de Exploración Proyectual- durante la tercera jornada del taller de trabajo "Condiciones Metropolitanas Contemporáneas", celebrada el 16 de Enero de 2008 en la ETSAM. El vídeo está dividido en dos partes.





Vídeo 1 de 2



Vídeo 2 de 2





Creative Commons License


Esta
obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Charla ANDRÉS PEREA

por Paisaje Transversal


El vídeo que podéis ver a continuación corresponde a la charla impartida por Andrés Perea -profesor titular del departamento de Proyectos en el Grupo de Exploración Proyectual- durante la tercera jornada del taller de trabajo "Condiciones Metropolitanas Contemporáneas", celebrada el 16 de Enero de 2008 en la ETSAM. Solo hay una parte.











Creative Commons License


Esta
obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Charla PAULA MONTOYA (Primera parte)

por Paisaje Transversal


El vídeo que podéis ver a continuación corresponde a la charla impartida por Paula Montoya-profesora titular del departamento de Proyectos en el Grupo de Exploración Proyectual- durante la tercera jornada del taller de trabajo "Condiciones Metropolitanas Contemporáneas", celebrada el 16 de Enero de 2008 en la ETSAM. El vídeo está dividido en dos partes.


Vídeo 1 de 2



Vídeo 2 de 2




Creative Commons License


Esta
obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

PETER LATZ en el taller!

por Paisaje Transversal


Gracias a la adecuada gestión de Miguel Ángel Aníbarro, Darío Gazapo y Concha Lapayese el pasado día 15 de enero pudimos contar con la presencia de Peter Latz en el taller de trabajo "Condiciones Metropolitanas Contemporáneas". Peter Latz es Catedrático de Arquitectura del paisaje y planeamiento de la TU München Weihenstephan y uno de los arquitectos-paisajistas más prestigiosos de la actualidad. Precisamente fue él el encargado de inaugurar el Congreso Internacional EURAU 08 el 16 de enero.

Entre las obras más destacadas del alemán figura el Landschaftpark en Duisburg y que él mismo nos explicó en su ponencia que podéis ver a continuación. Además el catedrático tuvo la amabilidad de pasearse por las sesiones de trabajo interesándose por los distintas propuestas que estaban desarrollando los participantes en el taller.

Para más información sobre el Peter Latz podéis visitar su página web.

Quisiéramos agradecer a Alba Rodriguez Illanes su labor como traductora improvisada.


Vídeo 1 de 3



Vídeo 2 de 3



Vídeo 3 de 3





Creative Commons License


Esta
obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Charla MIGUEL ÁNGEL ANÍBARRO

por Paisaje Transversal


El vídeo que podéis ver a continuación corresponde a la charla impartida por Miguel Ángel Aníbarro -profesor titular del departamento de composición y subdirector de la ETSAM- durante la segunda jornada del taller de trabajo "Condiciones Metropolitanas Contemporáneas", celebrada el 15 de Enero de 2008 en la ETSAM. El vídeo está dividido en seis partes.

Vídeo 1 de 6
Vídeo 2 de 6

Vídeo 3 de 6


Vídeo 4 de 6


Vídeo 5 de 6


Vídeo 6 de 6


Creative Commons License


Esta
obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Nuevos paisaje metropolitanos: del paisaje figurativo al paisaje-red

por Eduardo de Santiago

El presente texto viene a sustituir el vídeo de la conferencia que el autor impartió en la jornada inaugural del taller de trabajo "Condiciones Metropolitanas Contemporáneas". Se trata del artículo en el que Eduardo de Santiago basó su intervención.



1. Una lectura espacial del territorio contemporáneo: de la estructura formal a la estructura relacional.

La ciudad ya no existe[1]. Antes pensábamos en la ciudad como conjunto, como aglomerado diferenciado y reconocible, cerrado o limitado; y tenía sentido pensar en la forma de las ciudades porque era posible distinguir nítidamente en ellas un conjunto morfológico producido por la adición sucesiva de tejidos urbanos, cada uno con su propia genética; una figura, sobre un medio o paisaje natural, un fondo. La ciudad era un paisaje figurativo[2].

Fig. 1 y2. Figura contra fondo. Paisajes figurativos. Bodegón de F. de Zurbarán y Planta de ciudad preindustrial


Carlos Martí (1999, p.57) apunta en este mismo sentido cuando afirma que “la ciudad ya es no un artefacto delimitado y concluso, un objeto autónomo circundado por la naturaleza, sino que, sometida a un proceso de expansión constante, es ahora una realidad inabarcable y mutante, cuyos límites se han hecho imprecisos y borrosos”. Veamos cuáles son las claves de las nuevas estructuras urbanas:

La primera industrialización y la concentración acelerada de población en torno a la ciudad introdujeron nuevas solicitaciones y requerimientos (tamaño, urgencia, etc.) que sólo pudieron responderse en tiempo y forma perdiendo parte de la coherencia (homogeneidad, continuidad de tramas, etc.) que había caracterizado al crecimiento sedimentado (sumativo, anular, por estratos) de épocas anteriores. Así se fueron yuxtaponiendo con violencia los nuevos tejidos requeridos por el sistema (espacios productivos, polígonos de empaquetamiento residencial, etc.) a la figura original, sustituyendo el viejo paisaje figurativo previamente existente por un collage[3] de fragmentos heterogéneos, compuesto por las antiguas piezas y las nuevas, con tamaños, formas, funciones y significados diversos; y sin embargo todavía vinculadas por el criterio de continuidad, de contigüidad. Las relaciones entre las partes dejaron de estar articuladas orgánicamente y fue la lógica de la yuxtaposición la que pasó a dotar de sentido al conjunto.



Fig. 3 y 4. La disolución progresiva de la figura y el fondo. La lógica de la yuxtaposición. Collage de Braque (1917) y fotoplano de la periferia de la ciudad de Logroño (2005)


Poco después, comenzaron a intensificarse también las dinámicas de descentralización masiva de la población y de las actividades productivas (ambas expulsadas por los precios del suelo), que fueron las causas fundamentales del crecimiento a saltos, del salto metropolitano. Así, estos saltos obligarían a alejarse aún más al observador del objeto analizado para ganar distancia, para poder entrever dentro de una misma lógica estos nuevos crecimientos dislocados. Pero con distancia suficiente, todavía era posible un entendimiento global del conjunto: el crecimiento era discontinuo, pero precipitaba sobre ciertos núcleos, estaba catalizado por perlas metropolitanas. Y, de este modo, todavía era posible encontrar una forma, entrever una figura (compuesta, eso sí), capaz de ofrecer una interpretación, una metáfora: el sistema planetario howardiano, espacialmente discontinuo pero funcionalmente integrado, un sistema además con una estructura muy fuerte, basada en férreas jerarquías y dependencias-relaciones verticales (centro-periferia, núcleo central-satélites, etc).

Pero la discontinuidad explotaría con la generalización de los procesos dispersivos, arrinconando definitivamente a la continuidad como principal criterio explicativo del crecimiento urbano, desdibujando las figuras definidas, disolviendo las estructuras yuxtapuestas, obligando al observador a alejar aún más la lente, a subir otra vez de escala para encontrar una nueva distancia suficiente que permitiera contemplar e integrar en una visión totalizadora formas yuxtapuestas, aglomerados planetarios y formas dispersivas. Y esa distancia resultante era de ya tal calibre que obligaba a considerar plenamente, a incluir en el campo de visión, no sólo el lleno, sino también el vacío: los distintos espacios y resquicios entre figuras, constelaciones de planetas, pieles de leopardo, archipiélagos dispersivos, vestigios naturales, fragmentos de ruralidad, etc.. Ofreciendo, como en el action painting, una composición de intensidad variable, concentraciones, grumos de materia sobre determinados puntos, fragmentos de figuras, drippings, silencios o rincones, amasijos de violenta concentración, etc.



Fig. 5 y 6. Todo Figura y todo fondo. Action painting de Jason Pollock (1965) y fotoplano de Disneyworld en Orlando (Florida)



Todo ello ha convertido en imposible la tarea de seguir pensando la ciudad desde la forma. Más allá del fragmento, carece ya de sentido buscar una dimensión formal para la totalidad de unas estructuras urbanas que no sólo han devenido abiertas y explosivas (mostrando infinitos bordes externos e internos, bordes en permanente crecimiento, enroscados sobre sí mismos una y otra vez -para todos los cuales resultan caducas nuestras analogías y metáforas al uso-), sino que han ido progresivamente engullendo en su crecimiento constante, integrando, a otras estructuras territoriales (urbanas o no); saltando de dimensión, provocando mutaciones estructurales infinitamente más intensas que las generadas por la mera adición en cada uno de estos saltos: de la ciudad confinada a la compacta, al área metropolitana, a la ciudad región, al territorio red. Como señalaban A. Font, C. Llop y J. Vilanova (1999, p.27), refiriéndose a Barcelona, hoy “la metrópoli (...) no es un conjunto de núcleos de ciudad compacta diferenciados del suelo libre, sino una formación urbana dispersa estructurada como un sistema, de estratos de formas discontinuas, integrado por núcleos urbanos y asentamientos de formaciones arbóreas, por paquetes y bolsas territoriales de carácter fragmentario, ligados entre sí por elementos infraestructurales de muy diverso orden, y sobre un territorio geográfico que hace patente y mantiene sus rasgos fundamentales”.

Además, de manera paralela a esta explosión, se ha producido progresivamente la intensificación de las redes previas y la reticulación del territorio. La reticulación no es sino un proceso, un salto cualitativo, una continua y dilatada transición (P. Veltz, 1999) a lo largo del tiempo entre el territorio zona (no desbordado o poco desbordado), y el territorio red (plenamente desbordado, plenamente articulado en su funcionalidad con otros territorios lejanos). Sin importar en qué momento exacto se ha producido esa transición[4], lo primordial es que el despliegue mediante líneas de flujos de la reticulación sobre ese magma de intensidad variable, ha confirmado y consolidado la anisotropía del territorio, produciendo cristalizaciones puntuales o lineales, que han generado inducciones, aglutinado en torno a sí las diferencias de potencial.




Fig. 7 y 8. Vectores y líneas de acción en el action painting y vectores de estructura red en la ciudad contemporánea.



De modo que la estructura de la ciudad, como conjunto diferenciado y reconocible, ha quedado hoy disuelta en una nueva estructura de orden superior que tupe todo el territorio: una estructura relacional y no figurativa, una estructura funcional reticular organizada sobre las redes de infraestructuras y sobre el campo rizomático, que permiten la conexión de las distintas piezas con las estructuras económicas, sociales, culturales y su funcionamiento integrado dentro de un sistema conjunto. Porque si lo urbano tiene hoy algún significado, es el de un paisaje relacional, la ciudad-proceso, la ciudad-instalación, la ciudad infraestructura. La ciudad como una infraestructura de acumulación más, integrada en la máquina de acumulación global, una red que articula ese sistema a escala planetaria-nacional-regional, y que se densifica en torno a puntos determinados, a nodos de intensidades variables: zonas borrosas-zonas luminosas (M. Santos), áreas sumergidas-archipiélagos de acumulación (P. Veltz), un sistema de “hubs & spokes” cuya coherencia conjunta sólo depende de las conexiones. “El paso ‘del aglomerado a la red’ (Dematteis) resumiría en una frase la evolución de las lógicas dominantes del crecimiento en estos últimos cincuenta años, pasando por la etapa intermedia y no agotada de la dispersión, aunque también progresivamente polarizada” (A. Font, C. Llop y J. Mª Vilanova, 1999, p.23).


Así pues, en el presente, no hay posibilidad de forma porque no hay contornos, porque no hay límites, al menos espaciales. Seguimos acostumbrados a pensar en figuras limitadas, pero el desbordamiento territorial actual encadena los territorios concretos locales a las estructuras de acumulación globales, produce un sistema multiescalar y multidimensional, una estructura que es un tejido de relaciones, un campo de acción, un soporte infraestructural para la acumulación, y que carece de límites físicos. Si existe alguna frontera, es una frontera temporal, definida en función de la densidad de la reticulación, de la velocidad de circulación, de la impedancia, de la densidad de relaciones. Pero esta densidad de relaciones ya no es una función continua, decreciente con la distancia: la anisotropía y el efecto túnel[5] producen fuertes alteraciones en el espacio-tiempo: desde agujeros negros a nodos de hiperconectividad, frente al espacio liso no polarizado.



Porque lo que hoy importa, al menos en la gran escala, no es tanto la morfología de los tejidos, de los bordes, de las figuras urbanas, ni siquiera de los fondos. Lo que importa son las relaciones, los vectores, las conexiones, los grafos, el acceso al campo rizomático. Si alguna idea borrosa de estructura persiste todavía en los iconos, en los mapas mentales compartidos colectivamente, son los canales, las líneas que permiten la movilidad a través de esa estructura infinitamente ampliable y en permanente crecimiento que es el territorio red: una estructura que es un tejido de relaciones, un campo de acción, un soporte infraestructural para la acumulación, y que carece de límites físicos. Y si alguna característica urbana es hoy omnipresente, esta es la posibilidad de acceso al campo rizomático.


Así, frente a las formas, conexiones lineales (retículos, rizomas), e hiperconexiones a través del territorio red y del campo rizomático (capas de información, campos o colour fields). Del paisaje figurativo al paisaje relacional.




Fig. 9, 10 y 11. Metáforas del paisaje relacional. Metáforas orgánicas (tejidos relacionales neuronales) y metáforas artificiales (circuito impreso de un microchip)


2. La estructura espacial como superposición del espacio de los lugares, el espacio red, y el campo rizomático.

Siguiendo la línea argumental de Weber, Geddes y Braudel recogida J. M. Naredo (2000), puede decirse que la traducción espacial de las estructuras funcionales de la acumulación actual implica la organización reticular del espacio en base a nodos, nódulos o densificaciones (que son los distintos organismos capaces de acumular: regiones, ciudades, empresas, etc.) interconectados por líneas de conexión funcional, que permiten la parasitación de los recursos necesarios allí donde se encuentran, para llevarlos a los nodos y redistribuirlos desde ellos una vez recombinados, tarea que implica la circulación o el transporte de flujos (recursos naturales o energéticos, materiales, etc.) necesarios para el metabolismo y la alquimia combinatoria que se producen en los nodos. En base a esta idea, la ciudad puede entenderse como una máquina de parasitación que extiende sus tentáculos (Geddes) depredadores a otros territorios en los cuales materializa las funciones de apropiación y vertido; para lo cual necesita también convertirse en una máquina de dominio (Weber, Braudel[6]). A ello se superpone actualmente un espacio propio para el acceso a los flujos inmateriales: el “campo rizomático”, un espacio inmanente y ubicuo, donde más que ‘circular’ residen múltiples contenidos que son accesibles desde cualquier punto mediante el uso de un sofisticado utillaje de emisión/recepción (móviles, ordenadores, antenas, etc.) que apenas precisa materializar líneas infraestructurales.

De modo que, para nosotros, la estructura espacial contemporánea que se deriva de la trasposición espacial de la lógica de la acumulación actual puede definirse por la superposición interactiva de 3 sistemas espaciales, cada uno con sus lógicas propias y provocando distintas interferencias o relaciones entre sí: el espacio de los lugares, correspondiente tanto a los espacios geográficos (al medio natural), como a los espacios rurales y urbanos tradicionales; el territorio red, y el campo rizomático.




Fig. 12.Elementos de la estructura del territorio. Ejemplo de interpretación de una sección del Valle del Río Bormida en Millesimo, Liguria, Italia. (Workshop Millesimo 2007 Universidades de Génova. Alcala, Coimbra y Grenoble)

2.1. El espacio de los lugares.


Es el espacio tradicional, accesible para las personas, dominable y apropiable por los individuos, donde la posibilidad de presencia permite (en términos kantianos) la posibilidad de coexistencia. Está basado en la geometría euclídea, la percepción fenomenológica regida por las leyes clásicas de la perspectiva, y en él funcionan los mecanismos de apropiación espacial, colonización, gradiente público-privado, etc.

Aunque cada vez es más difícil (y quizá menos operativo), todavía es posible distinguir dos grandes categorías de lugares: los territorios naturales (definidos fundamentalmente por sus características abióticas y bióticas no antrópicas- vegetación y fauna-) y los territorios antropizados, en mayor o menor grado, con un amplio gradiente que va desde las categorías tradicionales de los territorios o paisajes rurales a los distintas formas de urbanización del territorio o formas de crecimiento urbano (desde el disperso rural al núcleo histórico a los polígonos de bloque abierto o al suburbano). Para leer estos territorios antropizados en cada caso concreto se debe atender al cruce de las dinámicas morfogenéticas que los han originado con los procesos de Urbanización (entendida como definición de la red), Parcelación (entendida como definición del mosaico) y Edificación (U+P+E) establecidos por M. Solá Morales (1997).

2.2. El territorio red.

“Se define como topología de redes la estructura formal del conjunto de puntos creada por la existencia de relaciones. Los puntos, origen de las relaciones, y las líneas, signo de su materialización, conducen a la consideración de una topología propia de cada red, expresada instrumentalmente a través de la teoría de grafos” (M. Herce y F. Magrinyá, 2002, p.30). “Las redes están generadas por la existencia de relaciones entre los puntos, pero la característica reticular esencial es que las relaciones se expresen a través de los flujos, sean de transporte, de información, o de energía. Estas se manifiestan materialmente a través de las infraestructuras físicas de las redes” (op. cit, p. 29).

El espacio red es un espacio vectorial, conectivo, donde priman las características topológicas frente a la geometría euclídea, la unidireccionalidad frente a la tridimensionalidad del espacio de los lugares. Es un espacio unifuncional donde sólo se circula, en base a código pautado. Es un espacio inaccesible para las personas como tales, que sólo pueden participar en el mismo (circular) como sólidos en movimiento dentro de máquinas, con una velocidad de desplazamiento que altera los parámetros perceptivos del espacio tradicional, introduciendo nuevas reglas de visión cinética, secuencias, etc (K. Lynch).

Entre sus propiedades, destacan la tendencia hacia la homogeneidad y la isotropía; a pesar de lo cual el despliegue real de las redes sobre un territorio concreto provoca una fortísima anisotropía: primero, estableciendo diferencias trascendentales entre puntos conectados y no conectados (efecto túnel, barrera, hiperconexión, etc.), segundo, porque al desplegarse sobre un territorio no vacío (en absoluto isótropo, sino condicionado por su medio físico y su sistema de asentamientos), se adapta desde la idealidad a la concreción geográfica e histórica de un territorio, induciéndolo de forma diferencial.

Las redes del espacio red pueden agruparse en dos grandes categorías[7]:

-Las redes de nodos hiperconectores, como los aeropuertos o el metro, redes cuyas líneas conectivas son irrelevantes espacialmente y de las cuales sólo tienen trascendencia los nodos.


-Las redes de circulación, compuestas a su vez, por canales de flujos y nodos, en las que las líneas tienen una presencia importante, por un lado como barreras, por otro como polarizadoras. La función de los Canales de Flujos (en adelante CCFF) consistiría en suministrar materia, energía e información a los organismos urbanos, donde esta se almacena y consume[8] para permitir el metabolismo de estos artefactos urbanos y sobre todo sostener el funcionamiento de las máquinas de acumulación económica mediante la transformación de esos recursos materiales y energéticos, con el concurso de la información concentrada en los territorios urbanos.

Podemos dividir los CCFF en canales exclusivos y especializados de materia y energía para el metabolismo urbano, que denominamos Canales Metabólicos, y Canales de Transporte.

Los Canales Metabólicos y las Máquinas de Metabolismo urbano.

Como señalaba J. M. Naredo, los requisitos necesarios para el funcionamiento metabólico de la ciudad implican la existencia en otros territorios que actúen como ‘áreas de apropiación y vertido’ de los recursos de los cuales la ciudad carece. Estas relaciones parasitarias son reticulares y pueden entenderse en términos de líneas o canales y nodos o máquinas de metabolismo. Así podemos hablar de Generadores y Máquinas de Apropiación de materia y energía (pantanos, centrales térmicas, nucleares, parques eólicos, canteras, etc.) que actúan como extensiones tentaculares de la ciudad hacia los territorios que depreda. Por otro lado, la necesidad de manipulación de estos flujos supone también la existencia de Máquinas de Combinación, Almacén o Manipulación de materia y energía (ERM de gas, ETAP, subestaciones eléctricas,etc.); y por último, la necesidad de expulsión de los vertidos de la ciudad fuera de su entorno (sobrepasado en su capacidad de carga) se materializa en las Máquinas de Vertido, tales como los vertederos, los emisarios, las depuradoras, las plantas incineradoras, etc.

La conexión entre estas grandes máquinas de apropiación y vertido para suministrar la materia y energía requerida por el metabolismo urbano se realiza mediante canales exclusivos y especializados por los cuales sólo circulan exclusivamente flujos de un mismo tipo, como las redes de abastecimiento de agua, saneamiento, red eléctrica, gasoductos, oleoductos, etc.

Los Canales de Transporte.

Los canales de transporte como las autopistas, vías férreas, carreteras, etc., son canales versátiles, no exclusivos, en cuanto a los flujos que pueden circular por ellos (recursos humanos, materiales y energéticos), siendo especialmente significativos como soporte de la movilidad de recursos humanos y personas por el territorio, portadoras en definitiva de información y know how, inputs imprescindibles para las condiciones en que se desenvuelve actualmente la acumulación y fundamentales para la integración de los mercados de trabajo y consumo metropolitanos.

Como señala F. Ascher (2004), estos canales han sustituido el concepto de proximidad por el de accesibilidad: “la proximidad, que fue uno de los principios de la ciudad y uno de los elementos determinantes de su potencial económico y cultural, ya no precisa contigüidad”. Así, la aglomeración relacional, la tele-aglomeración o la dispersión concentrada se convierten en las claves funcionales del sistema metapolitano (F. Ascher, 2004) al permitir el funcionamiento integrado de un sistema que espacialmente es discontinuo, fragmentario y disperso.

Estos CCFF caminan conceptualmente hacia la simultaneidad (mediante la aceleración en términos de P. Virilio, que implica transformar en hiperconexiones las conexiones ya existentes) y la ubicuidad, pues la red física de canales de transporte tiende a ser cada vez más invisible (en términos conceptuales, que no visuales) ya que no puede hacerse inmaterial por su propia naturaleza. En la actualidad, los desplazamientos ‘se miden’ en términos temporales y no espaciales, anulándose el interés del desplazamiento en sí, y pretendiendo hacer desaparecer el espacio intermedio en favor de las terminales o puertas de origen y destino: el resto es ya sólo tiempo, tiempo que hay que ocupar convenientemente. El espacio se quiere hacer tiempo [9].

Los CCFF tienden también a ser convertidos en canales hiperespecializados de transporte, suprimiendo el resto de funciones no relacionadas con el transporte que puedan interferir con ésta; lo cual les diferencia radicalmente respecto de la calle corredor tradicional, soporte de múltiples funciones además del transporte. Ahora se trata de optimizar al máximo su función haciendo abstracción de todo aquello que no sea la propia lógica del itinerario: los canales son sólo espacios funcionales para llegar a algún lugar, pero no son lugares en sí mismos; apareciendo completamente desvinculados de los lugares y paisajes que atraviesan.

La forma funcional óptima de los CCFF busca una mejor circulación de los flujos y una mayor autonomía e independencia en los desplazamientos. Esta forma ya no es la de una red topológicamente jerarquizada como lo fue la red radial o radioconcéntrica de las viejas áreas metropolitanas fordistas, sino una retícula, mallada e isótropa, con una autosimilaridad fractal y una jerarquización estructurada de las líneas de conexión (canales de primer orden, de segundo, etc).

Pero paradójicamente, estas redes isótropas sólo garantizan y posibilitan la circulación homogénea de flujos por el territorio, no la isotropía de éste. La lógica del transporte incrementa las discontinuidades, y los canales suponen fuertes barreras territoriales que implican la inaccesibilidad y la falta de permeabilidad transversal, mientras que las estaciones o los puntos de parada a lo largo de los canales concentran la accesibilidad, multiplicando y polarizando el desarrollo urbano en torno a los lugares de intercambio y/o acceso, vaciando o desvalorizando los territorios intersticiales.

Por ello, el territorio es -hoy más que nunca- discontinuo o no homogéneo, sobre todo en términos significativos o cuantitativos: aparecen vacíos, intersticios junto a áreas que concentran la intensidad y absorben la mayoría de los flujos. La anisotropía es especialmente patente en cuanto a la distinta capacidad de atracción del territorio: en este sentido, la potencia atractiva de algunos canales excita al territorio sobre el cual discurre, induciendo al desarrollo de éste, fenómeno que denominamos polarización; mientras otros canales tienen un efecto repulsivo, actuando como bordes o fronteras.

De las intersecciones de los CCFF a los Intercambiadores.

Los nodos de las redes de circulación de flujos sólo resultan significativos en el caso de que permitan el intercambio de flujos (por ejemplo: un nudo de autopista, por permitir el trasvase entre una red secundaria y una primaria; o un intercambiador urbano que permite los intercambios entre autobús, metro, coche y flujos peatonales) o su manipulación, reduciéndose al papel de meras intersecciones en caso contrario (cruce de vías de tren, cruce de autopistas a distinto nivel, etc.).

Si los canales de las redes de transporte tienen capacidad de excitación sobre el territorio, ésta se multiplica en torno a los Nodos de Intercambio, terminales, entradas y salidas que permiten el intercambio modal en los desplazamientos personales, el transvase entre los distintos canales, y, sobre todo el trasbordo entre el espacio red y el espacio de los lugares, pues es aquí donde los cuerpos en movimiento de los CCFF recuperan su movilidad natural. A estos puntos - puertos, aeropuertos, estaciones de tren y metro, etc.- les denominamos intercambiadores y se han convertido en las nuevas puertas conceptuales de la ciudad con una fortísima potencialidad urbana.

2.3. El campo rizomático de los flujos inmateriales.

En los últimos años se ha extendido la cobertura del campo rizomático de los flujos inmateriales, que permite (sin apenas infrestructuras visibles, y gracias a sofisticadas tecnologías de emisión y recepción) el acceso a una serie creciente de contenidos que antes eran patrimonio exclusivo de lo urbano. Aunque en ocasiones se ha anunciado la disolución de la urbanidad al estilo de las utopías de Superstudio como consecuencia de este despliegue del campo rizomático, en realidad más allá de su evidente contribución a la dispersión, sus efectos son culturales; pues contribuyen a la extensión de lo urbano en términos de F. Choay, mediante la urbanización de la conciencia, vaciando al mismo tiempo de contenidos al espacio urbano, tradicional espacio de almacenamiento e intercambio de la información y la cultura.

2.4. Los espacios inciertos.

Los bordes, las zonas de fricción y contacto entre el espacio de los lugares, los canales y nodos del territorio red, etc. son espacios inciertos, zonas borrosas, donde las definiciones han de ser mestizas, híbridas. A pesar de esta indefinición consubstancial a su naturaleza, pueden descubrirse también varias categorías de espacios inciertos: alvéolos o espacios atrapados entre las infraestructuras, barbechos especulativos en las periferias metropolitanas, bordes y barreras lineales, intrusiones puntuales. Frecuentemente, estos espacios inciertos constituyen ámbitos privilegiados para la reinvención y el proyecto de la ciudad contemporánea.

Eduardo de Santiago Rodríguez es Doctor Arquitecto por la Universidad Politécnica de Madrid y profesor asociado en el Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Alcalá de Henares

Bibliografía citada.

Ascher, Frederic. Los nuevos principios del urbanismo. Madrid, Alianza Editorial, 2004.

Choay, Françoise. Le régne de l’urbain et la mort de la ville. París, Catálogo La Ville, Centro G. Pompidou, 1994.

Eizaguirre Garaitagoitia, Xavier. La construcción del territorio disperso. Taller de reflexión sobre la forma difusa. Barcelona, Edicions UPC, 2001.

Font, Antonio, Llop, Carles, y Vilanova, Josep María. La construcció del territori metropolitá: Morfogènesi de la regió urbana de Barcelona. Barcelona, Ed. Mancomunidad de Municipios Metropolitanos de Barcelona, 1999.

Herce, M., y Magrinyá, F. La ingeniería en la evolución de la urbanística. Barcelona, Edicions UPC, Arquitext 28, 2002.

Naredo, José Manuel. Ciudades y crisis de civilización. Revista Documentación Social, nº 119, Cáritas Española, 2000.

Solá Morales i Rubió, Manuel. Las formas de crecimiento urbano. Barcelona, Edicions de la UPC, 1997.

Veltz, Pierre. Mundialización, ciudades y territorios. Barcelona, Ariel, 1999.


------------------------------------------------------------------------

[1] O todo es ciudad. Es la misma idea de F. Choay (1994) cuando afirmaba “la ciudad ha muerto, viva el reino de lo urbano”.

[2] Vamos a proponer en este epígrafe una metáfora pictórica: del paisaje figurativo a la instalación, pasando por el action painting y los colour fields. B. Secchi hace lo mismo con una metáfora musical: “Es como si nosotros, acostumbrados a las formas musicales que nos han acompañado por tanto tiempo, con las cimas excelsas de Mozart y Bethoveen, nos encontráramos de golpe con Schöenberg o Weber, que cambian la música, y empiezan a escribirla nota por nota. Ya no se compone. No hay música ‘compuesta’ de grandes piezas que se suceden con una secuencia fácilmente comprensible’ (en X. Eizaguirre Garaigoitia, 2001, p.203).

[3] Imagen propuesta por Colin Rowe en Collage City (1978).

[4] En un proceso, como en la metamorfosis de un lepidóptero, no existen sino momentos, sucesiones. Ni siquiera es muy significativa la diferenciación formal entre estructura radioconcéntrica y mallada (y menos en un caso como el madrileño en el que la malla deriva de una estructura radial previa), aunque sí lo sea entre el sistema de relaciones y jerarquías verticales que se establecían con una estructura radial y la transversalidad-horizontalidad que introduce una retícula, aunque esté deformada por una anamorfosis.

[5] “Así, este aumento, significativo de la velocidad de comunicación crea un ‘efecto túnel’, por el que se hace posible que un nodo pueda establecer relaciones con otro nodo que esté situado a una gran distancia, sin mejorar sus conexiones con otro nodo contiguo, dando origen a relaciones traslocales frente a las tradicionales locales”. M. Herce y F. Magrinyá (2002, p.11).

[6] Herce y Magrinyá (2002, p.8) recogen así la idea de Braudel “la ciudad debía controlar una superficie agrícola periurbana, cuya importancia dependía directamente de la población urbana a que podía alimentar; la autonomía urbana no se podía asegurar más que por el dominio de la producción agrícola de los alrededores y por el control de las vías que conectaban la zona agrícola con la ciudad”.

[7] División que corresponde a dos modos distintos de inducción del territorio: los nodos hiperconectores lo inducen en torno a puntos, las redes de circulación (canales y nodos) en torno a puntos y líneas.

[8] En este sentido es importante recordar la idea introducida por F. Ascher de la ciudad como máquina de almacenamiento o concentración de bienes (b), información (i) y personas (p), lo que denomina ‘bip’.

[9] La consideración del viaje como intervalo temporal y no como desplazamiento espacial a través de una serie de lugares, fue inaugurada por Phileas Fogg en la “La vuelta al Mundo en 80 días”, que puede considerarse como el primer viaje moderno. Como escribe Julio Verne (1873; Edición inglesa, 1994, p.35) “he was not travelling, he was merely describing a circumference. He was a solid body moving through an orbit around the terrestrial globe, in obedience to the laws of rational mechanics”. Phileas Fogg –un personaje literario- habría sido el primer habitante de la ciudad basada en el tiempo, no en el espacio.

Charla JOSÉ LUIS VALLEJO

por Paisaje Transversal


El vídeo que podéis ver a continuación corresponde a la charla impartida por el arquitecto José Luis Vallejo - integrante del estudio [ecosistema urbano] y profesor de proyectos en la ETSAM- durante la primera jornada del taller de trabajo "Condiciones Metropolitanas Contemporáneas", celebrada el 14 de Enero de 2008 en la ETSAM. El vídeo está dividido en seis partes.


Vídeo 1 de 6
Vídeo 2 de 6
Vídeo 3 de 6


Vídeo 4 de 6


Vídeo 5 de 6

Vídeo 6 de 6


Creative Commons License


Esta
obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

CONTENIDOS

#BancosAtocha #cities4youth #DebatesUrbanos #DigitalMX #EgiaMapa #InnovaciónCiudadana #Meetcommons #OlotMésB #OpenUrbanLab #P2PWikiSprint #PiensaSol #SEMGetxo #SmartcitizensCC #UrbanCommerce #Wikilovesmonuments A Coruña AC Etsam Accesibilidad Ada Colau Advocacy Planning Aldea Digital Amasté Ambilly Aprendizaje Aprendizaje colectivo Aragón Arganzuela Arquitectura Arquitectura Bioclimática Arquitectura social Arquitecturas Colectivas Arte Arte Urbano ASA Astra Gernika Attac Autobarrios Autoconstrucción Autogestión Autonomía Barcelona Basurama BAT Bernardo Secchi Bicicleta BiciMAD Bien común Bienal de Paisaje Rural Big Data Bilbao Boa Mistura Bottom up Brasil Buen Vivir Burgos C4C Cambio de época Canalejas Cartas de Navegación Urbana Cartografías y Mapas Cataluña Cañada Real CENTAC City Making Ciudad Ciudad 2.0 Ciudad Deseada Ciudad Marca Ciudad Paramétrica Ciudad sensible Ciudad Sostenible Ciudadanía digital Ciudades Emocionales Club de Debates Urbanos Cocreación Codiseño Cohousing ColaBoraBora Colectivos Comandante Tom Comercio Común Conama CONAMA 2012 Concursos Condiciones Metropolitanas Contemporáneas Conferencias Congresos Cooperación Internacional Copyleft Covivienda Creatividad Social Crisis Crowdfunding Crónicas CSOA La Morada Cultura Cultura Libre Cunctatio Cursos y formación Código Abierto Debates Democracia Descargas Diamantina Dinamización económica Diseño Diseño Colaborativo DIY DMH2013 Do It Yourself Documentos Domenico di Siena Donostia DPR Barcelona Ecología Ecología Urbana Edificio España Edificios públicos vacíos Eduardo Mangada Educación Educación Expandida Eficiencia energética Eginbook El campo de la cebada El Paseo de Jane Empoderamiento Entrevistas EQUIciuDAD Ergosfera Espacio Espacio Comunitario Espacio Público Espalet España Especulación Estados Unidos Ethel Baraona ETSAM Europa European Green Capital 2012 Euskadi Eventos Expediciones Experiencias Exposiciones Extremadura Fab Lab Fabricación digital Federico Soriano Financiación colectiva Fluxus Francia Fuenlabrada Galicia GBCe Gentrificación Geografía Georges Perec Getxo Girona Glocal Graffiti Graffitiaccion GTR Guadalmedina Género Habitabilidad básica hACERIA Hangout Herramientas Digitales Hipotecas Hiria Kolektiboa Huesca Iberoamérica ICC Idensitat IGOP Increasis Indicadores Infraestructuras Innovación Ciudadana innovación social Innovación Urbana INTA Inteligencia Ciudadana Inteligencia Colectiva Interdepartamentalidad Investigación Izaskun Chinchilla Javier Burón Joan Subirats Jordi Borja José María Ezquiaga Juanma Murua Juego Julián Salas Laboratorios Ciudadanos Laboratorios Ciudadanos Abiertos Laboratorios Urbanos Abiertos lacasinegra Lacol Las Rozas Las Vegas Latinoamérica Lavapiés Lecturas Demoscópicas Lefevbre Left Hand Rotation León 11 Locales comerciales vacíos Logística Los Pirineos Madrid Madrid Think Tank Malasaña Manu Fernández Mapeo colectivo Mappe Marea Verde Marina Blázquez Mario Gaviria Matadero Madrid MCAS Medialab-Prado Medio Ambiente Mi Ciudad AC2 Microurbanismo Miguel Jaenicke Miriam García Movilidad Movilidad urbana sostenible Murcia Málaga México Mé­xico Naquerant Espais Negociación Urbana Nociones Comunes Noticias Nueva York n´UNDO Náquera Observatorio Panamericano Okupación Olot Open Data Open Government Open Source Opensource OPPTA Ordenación del territorio P2P Paco González PAH Paisaje Paisaje Transversal Papers57 Participación Ciudadana París Patrimonio Peatón PECAM Pedagogía Urbana Periferia Peter Hall Philadelphia Piensa Madrid PKMN Planeamiento urbano Planes de Barrio PLAYday POLURB 2015 Políticas Urbanas Porfolio Privatizaciones Procesos de Negociación Urbana Procomún Producción Psicología Ambiental Publicaciones Punt Sis Ramón López de Lucio Reactivación comercial Reciclaje Recife Referencias Reflexiones Regeneración Urbana Rehabilitación Rehabitat Resiliencia Revitalización Comercial Revolución Urbana Rio Grande Rio Grande o diamante da cidade Rural Rusia Sao Paulo Saskia Sassen SEGIB Segovia Sentient city Sevilla SIG Sindicato de Arquitectos Sinergia Sostenible Sistemas de Información Geográfica Smart cities Smartcitizens Sociología Sostenibilidad Sprawl Stepienybarno Stop Depredación Storify Streaming Tabakalera Taller de Casquería Talleres de trabajo Territorio Tetuán Think Cities Think Commons TIC Todo por la Praxis Toledo Transdisciplinariedad TRANSFORMINGMADRID Triball Trujillo Tránsit Turismo TXT Espacio Público UEM UIMP Universidad Europea de Madrid UPM UPV Urbana Urbania ZH Urbanismo Urbanismo Adaptativo Urbanismo Emergente Urbanismo Inclusivo Urbanismo P2P Urbanismo participativo Urbanismo social Urbanismo Táctico URJC Valencia Valladolid VdB VIC Virgen de Begoña Vitoria-Gasteiz Vivienda Viviendas vacías Vídeos Wikimedia Wikisprint Zaida Muxí Zaragoza Zaragoza Open City 2020 Zaramari ZAWP Zinc Shower Zuloark


Este blog funciona bajo una licencia Creative Commons Reconomiento-NoComercial 3.0
Desarrollado con Blogger por Paisaje Transversal